Cálculo de instalación solar fotovoltaica autónoma

201608_diagrama_instalacion_1200

Por José Pérez de Lama

Próximamente, con Miguel Ángel López, desarrollador de la impresora 3D p-minfab, y el equipo del Fab Lab Sevilla, queremos montar una instalación de demostración con paneles fotovoltaicos que generen la energía necesaria para hacer funcionar la impresora de forma más ecológica/renovable.

Sigue un diseño y cálculo más o menos amateur de la la instalación, que de momento pensamos implementar con productos de fácil acceso y fabricación española para que sea sencilla de reproducir. El diseño y cálculo de la instalación  se ha hecho siguiendo las instrucciones publicadas en diversas webs con criterios de open source, cuyas urls se indican al final de este post [nota 0].

El objetivo para fases siguientes erá el de poder fabricar localmente parte de los componentes de la instalación, además de la propia impresora, que se ha montado en el propio fab lab, según el diseño de M.A. López.

Componentes de la instalación

Una instalación de este tipo consta de (1) los paneles fotovoltaicos que captan la energía solar y la transforman en energía eléctrica, (2) un regulador, dispositivo electrónico que modula la energía recibida en los paneles y la envía, bien a una batería para su almacenamiento y posterior utilización, bien a los dispositivos que vayan a consumir la energía directamente, en nuestro caso la p-minifab, (3) la batería para almacenar la energía, por ejemplo, si ésta se capta durante el día y se fuese a usar durante la noche, y (4) un inversor, dispositivo que transforma la corriente continua de 12V o 24V voltaje al que sería producida por una instalación pequeña como ésta, en corriente alterna a 220-230V, si fuera a ser suministrada a dispositivos convencionales. Finalmente, estarían los dispositivos que van a utilizar la energía captada, en nuestro caso, como ya se ha dicho, la impresora 3D.

Cálculo de la instalación

0/ Estimación de las necesidades (demanda) de energía

En el presente caso es relativamente sencillo, pues sólo pretendemos alimentar la impresora. Según la estimación del desarrollador su consumo en funcionamiento es de 60W. Dado que es un consumo relativamente bajo, veremos que cabría considerar montar dos impresoras en la instalación. La estimación es que se vaya a usar -en la demostración – durante un período de 6 a 8 horas. El consumo (Wh) será por tanto

60W * 8h = 480 Wh

Esta cantidad se puede mayorar por seguridad aplicando un coeficiente de rendimiento de la instalación de 0.9, con lo que obtendríamos una energía necesaria para el cálculo de:

480 / 0.9 = 533 Wh

1/ Producción de energía de los paneles fotovoltaicos; cálculo del número de paneles

1.1/ La capacidad de generación de los paneles fotovoltaicos se mide habitualmente en W-pico (potencia pico) que es la potencia (_W) que produciría el panel con una irradiación de 1.000 W/m2 (más detalles en: https://es.wikipedia.org/wiki/Potencia_pico).

1.2/ La energía captada dependerá no obstante de la radiación específica del sitio y fecha en que se vaya a montar la instalación. En nuestro caso concreto se va a calcular para el 30 de septiembre en Sevilla (Lat 37N 5E).

Los valores de la radiación pueden obtenerse de diferentes fuentes en la web. En concreto se han comparado los valores teóricos que calcula http://www.pveducation.org/pvcdrom/calculation-of-solar-insolation, con los datos observados por la Agencia Andaluza de la Energía (https://www.agenciaandaluzadelaenergia.es/Radiacion/radiacion3.php) y los estimados en la web de la Comisión Europea http://re.jrc.ec.europa.eu/pvgis/apps4/pvest.php.

Tomando los datos de la Agencia Andaluza de a energía se obtiene que el valor medio de la radiación para el 30 de septiembre, día de cálculo, para una superficie inclinada 45º y orientada al sur, entre la salida y la puesta de sol es de 5 kWh/m2 (mediana 5.7 kWh/m2). Este sería el valor total de la energía recibida a lo largo del día por metro cuadrado. Tomaremos este dato como referencia de contraste para el cálculo que se hará con otra web.

Por criterios varios se van a usar paneles de 100W-pico ultraligeros de la marca Xunzel.

Para calcular la energía se usa la aplicación de la web de la Unión Europea. Ésta da un valor de 6.42 Kwh/m2/día de energía recibida sobre una superficie de 45 grados para el mes de septiembre (algo superior al valor de la AEA), y para un panel de 100 W-pico  estima una producción de electricidad de 458.00 Wh / día. El sistema de cálculo aplica algunas reducciones por rendimiento típico de las instalaciones. (El panel elegido tiene una superficie de 0.624 m2).

Si instalamos dos paneles tendremos entonces una producción diaria (para el 30Sep)de 916 Wh según la estimación de la herramienta de la UE.

Cómo habíamos visto la energía necesaria para hacer funcionar una impresora 3D durante 8 horas era de 533 Wh, por lo que tendríamos la posibilidad de conectar dos impresoras (1066 Wh) con los dos paneles, aunque no podrían estar funcionando las dos durante 8 horas.

En el caso de que la energía se suministrara a las impresoras a 220V, lo que supondría utilizar un inversor para transformar la corriente, habría que aplicar un coeficiente de rendimiento del inversor de 0.9 (la energía que se pierde en la transformación), con lo que tendríamos:

para una impresora funcionando ocho horas: 533 Wh / 0.9 = 592 Wh

para dos impresoras: 1188 Wh, lo que supondría tener que reducir más el tiempo de uso de una de las dos impresoras.

Vemos entonces, de momento, que los dos paneles nos podrían servir para alimentar las dos impresoras, y que sería preferible hacerlo a 12V.

2/ Cálculo del regulador

Para el cálculo del regulador es necesario determinar 3 parámetros, como son, el voltaje al que funcionará el sistema (que será de 12V), y las intensidades de la corriente de entrada y de salida del regulador.

La intensidad de entrada vendrá determinada por la potencia de los paneles y el voltaje.

A = W / V;

200 W (dos paneles en serie) / 12 V = 16.67 A

  • Cabe señalar que el valor de la intensidad máxima de los paneles elegidos que parece en la hoja de datos (Impp corriente de potencia máxima) 5.68 A

Se recomienda aplicar un coeficiente de seguridad de 1.25, con lo que obtendríamos un valor de cálculo de:

16.67 * 1.25 = 20.83 A

La intensidad de salida será la correspondiente a las impresoras:

120 W / 12V = 10 A, con lo que tomamos el valor superior de la entrada.

Los reguladores se especifican con V/A; viendo los reguladores disponibles de la marca Xunzel selecciono el de 12V/20A – que quizás esté algo justo[?]

3/ Cálculo de las baterías / sistema de acumulación

El sistema de acumulación se dimensiona en función de la energía que se vaya a utilizar y los días que se estime que se necesite tener de reserva – por ejemplo en una vivienda para prevenir los días sin sol y para el uso nocturno. Las baterías se especifican en Amperios * hora (Ah).
* Conviene recordar que al hacer la instalación, lo primero que hay que conectar es la batería. Y lo última que hay que desconectar es también la batería.

Para el cálculo se usa la siguiente fórmula:

Capacidad de la batería = (energía necesaria/día * días de autonomía) / (voltaje * profundidad de descarga de la batería)

La profundidad de descarga oscila entre 0.5 y 0.8. Un valor normal puede ser 0.6.

Si fuéramos a alimentar las impresoras en corriente continua a 12V tendríamos lo siguiente y sólo para un día:

(1066 Wh (dos impresoras) * 1) / (12V * 0.6) = 148.06 Ah

  • Vimos que en realidad el consumo máximo en a la fecha de estudio sólo podrá ser de 916 Wh que es la energía que proporcionarán los paneles.

Viendo los modelos disponibles en Xunzel se podría elegir una batería Ah 210/240.

Si quisiéramos garantizar la autonomía para tres días saldría lógicamente una batería mucho mayor

(1066 * 3) / (12 *0.6) = 444.17 Ah

En el caso de que la fuésemos a alimentar a 220V en corriente alterna tendríamos lo siguiente (incluyendo la mayoración del consumo por el rendimiento del inversor); para un sólo día:

(1184 * 1) / (220 * 0.6) = 8.97 Ah

para tres días:

(1184 * 3) / (220 * 0.6) = 26.90 Ah

4/ Cálculo del inversor

Si decidiéramos alimentar las impresoras en corriente continua a 220V necesitaríamos un inversor.

La potencia del convertidor de CC/AC la tendremos que elegir en función de la suma de todas las potencias nominales de los equipos consumidores, multiplicada por el coeficiente de simultaneidad de uso de estos. (normalmente valores que van de 0,5-0,7).

Potencia: 120 W
Simultaneidad: 1
Potencia inversor = 120 W * 1 = 120W

En el catálogo de Xunzel: Inversor MJ 12V (300W)

Resumen de componentes del sistema

Como resumen de lo hasta ahora expuesto una posible configuración podría ser la siguiente:

  • Circuito general a 12V
  • Dos impresoras (60W) funcionando en torno a 14 h (suma de las horas de funcionamiento de las dos) durante un día; alimentadas a 12V.
  • Dos paneles solares de 100 Wp (SolarPower HD (ultrafinos)
  • Un regulador de 12V/20A
  • Una batería de 210/240Ah
  • Estructura  para colocación de paneles y equipos
  • Material auxiliar

En esta configuración prescindiríamos del inversor.

La instalación no sería particularmente eficiente pero tendrá el interés de plantear el aspecto de la energía en el ciclo de fabricación digital, y esperemos que pueda dar lugar en el futuro próximo a otros desarrollos de mayor interés.

Nota final

Si algún lector observa errores o cuestiones que puedan resolverse mejor, se agradecerá que lo pudiera comentar.

Referencias usadas para el diseño y el cálculo (con agradecimientos):

Para el cálculo de la radiación:

Para el diseño y cálculo del sistema:

Xunzel:

 

 

 

Save

Save

Save

Save

La Presencia de la Mujer en los Consejos de Administración: Limitados Esfuerzos Políticos y Exiguos Avances*

last1-1024x376

Hyuro, 2013, Vienna Austria 2013; for Inoperable Gallery (http://www.hyuro.es/project/vienna-austria-2013/)

Teresa Duarte

En los últimos años, se ha producido una creciente preocupación por fomentar la participación de la mujer en puestos directivos y en la sociedad en general que se ha manifestado mediante la aprobación, por parte de numerosos organismos y gobiernos, de recomendaciones y leyes encaminadas a garantizar la diversidad de género dentro de las organizaciones. En España, por ejemplo, se aprobaron las recomendaciones del Código de Buen Gobierno de la CNMV, la Ley para la Igualdad y la Ley de Sociedades de Capital; y en la Unión Europea, desde 1957 se vienen aprobando recomendaciones y Directivas (1) como la última Directiva del 14 de Noviembre de 2012, que recomienda alcanzar en 2020 una cuota del 40% de los puestos no ejecutivos en los consejos de administración para las empresas europeas cotizadas. Todas estas políticas, ciertamente, han propiciado que la participación femenina en la toma de decisiones dentro de las organizaciones se haya visto incrementada, situándose en el 17,8% en octubre de 2013, frente al 8,5% de 10 años antes, según datos de la Comisión Europea. Un crecimiento demasiado exiguo que no permitirá alcanzar el objetivo fijado para el año 2020.

Según la Comisión (2), el principal obstáculo para lograr el equilibrio entre hombres y mujeres en los puestos directivos de las empresas es la situación desigual existente en la sociedad y las causas que impiden el avance deseado derivan de los roles tradicionales de los géneros, la división del trabajo, las opciones educativas de mujeres y hombres, y la concentración de las mujeres en unos pocos sectores profesionales (el 29% de las mujeres trabajan en 6 de los 130 tipos de categorías profesionales y en sectores de la salud, trabajo social, educativo y el comercio minorista), así como de la falta de ayudas para compaginar familia y trabajo (la tasa de empleo de las mujeres disminuye con el número de hijos, teniendo un efecto negativo en sus carreras profesionales, sus remuneraciones y sus pensiones). Y, aquellas mujeres que han conseguido superar los obstáculos citados y aun estando preparadas para ocupar un puesto en un consejo de administración, se chocan, en última instancia, con trabas para su ascenso a los niveles más altos o lo que se denomina techo de cristal.

La diversidad de género en los consejos en base a principios éticos e igualitarios no están cuestionada. Y, desde un punto de vista económico, en el ámbito académico, existe suficiente evidencia empírica que relaciona positivamente la diversidad de género en los consejos y los rendimientos de la organización (Carter et al., 2003, Erhardt et al., 2003; Bonn et al., 2004; Campbell y Minguez-Vera, 2008; Nielsen y Huse, 2010; Reguera-Alvarado et al., 2015). Aunque podemos encontrar estudios que no corroboran estas conclusiones.

La Comisión no manifiesta dudas acerca de los beneficios económicos de la diversidad de género en los consejos, es más, presenta numerosos argumentos económicos a favor, tales como que la diversidad de género se traduce en ideas innovadoras, una mayor competitividad y rendimiento, en inversiones y crecimiento más sostenible y una mejor dirección de las empresas, considerándose como un signo de apertura a otros puntos de vista, entre otros.

En el ámbito empresarial, y a pesar de todos los esfuerzos políticos, académicos y sociales por avanzar en la diversidad de género, los datos nos indican que el progreso experimentado no ha sido el esperado. Veamos un sucinto análisis de los datos de las compañías cotizadas en el mercado continuo español durante el período 2007-2014.

El número total de empresas cotizadas se ha dividido en aquellas que están indexada en el IBEX35, aquellas que presentan una capitalización de más de 500 millones de euros y aquellas otras con una capitalización menor de 500 millones de euros. Observamos como el número de mujeres consejeras en las empresas cotizadas incrementa desde 2007 a 2014 en un 38% aproximadamente, es decir, que a lo largo de 7 años el número de mujeres consejeras solo ha aumentado en 50, situando este porcentaje para el año 2014 en un 13,5%.

Este crecimiento ha sido constante pero muy lento aunque se aprecia un repunte en 2013 y 2014, en concreto, de 1,6 y 1,5 puntos porcentuales respectivamente.

Screenshot from 2016-08-13 19:32:55

A pesar del crecimiento de la presencia de la mujer, estos datos no son nada alentadores si lo comparamos con la media de la UE para 2013 que era de un 17,8%.

En España, nos encontramos 5,8 puntos porcentuales por debajo de la media europea. Si además, tenemos en cuenta que según los objetivos de la UE para 2015 este porcentaje debía de situarse en 30% y en 2020 en un 40%, nuestra posición es significativamente peor en materia de igualdad con respecto a la media europea.

Evolución de los porcentajes de consejeras

Screenshot from 2016-08-13 19:33:46

Las empresas del IBEX35 son las que presentan un mayor porcentaje de mujeres (16,7%) aunque aún por debajo de la media europea, dato esperado, ya que estas compañías están sometidas a mayores exigencias normativas y control no solo por órganos reguladores sino también por los grupos de presión o stakeholders (3); estos grupos suelen exigir comportamientos éticos y responsables a las organizaciones y éstas cumplen o intentan cumplir para lograr reputación y legitimidad que les proporcionará, en última instancia, ventaja competitiva.

Analicemos estos datos en número de empresas que presentan mujeres consejeras en sus consejos.

Screenshot from 2016-08-13 19:34:16

En 2007 había solo 89 compañías de un total de 173 que tenían alguna mujer consejera y aunque la evolución desde 2007 a 2014 ha sido positiva, la mejora real ha sido ínfima, tan solo un 10%, lo que supone que en 7 años solo 9 compañías más han contratado a mujeres consejeras. Si analizamos estos datos por segmentos, observamos que han sido las compañías del IBEX35 las que han explicado este incremento. Durante el período analizado, 11 empresas más del IBEX35 han contratado a mujeres; solo Gas Natural, Sacyr y Técnicas Reunidas siguen sin presencia de mujeres en sus consejos, no obstante, este incremento ha sido neutralizado parcialmente por el decremento de empresas con mujeres consejeras en los demás segmentos.

Se observa que en aquellos segmentos con empresas de mayor capitalización, la presencia de mujer en sus consejos es significativamente superior. En 2014, para el IBEX35 el 91,4% de compañías presentan alguna mujer en sus consejos de administración, para aquellas empresas con una capitalización mayor de 500 millones la presencia baja hasta el 73,1% y para las que su capitalización es menor de 500 millones el porcentaje de empresas con consejeras desciende hasta el 58,8%.

En 2014, todavía, el 30,4% de empresas cotizadas en el mercado continuo español no tienen presencia de mujeres en sus consejos de administración.

Como hemos observado:

  1. El porcentaje de mujeres consejeras es muy reducido, supone un 13,5% en 2014 frente a la presencia de hombres que es del 86,5%.
  1. El progreso es reducido. Los mayores incrementos se produjeron en 2013 y 2014, en un 1,6 y 1,5 puntos porcentuales, respectivamente. Screenshot from 2016-08-13 19:34:54
  1. Si el progreso medio en nuestro horizonte temporal ha sido de 0,86 puntos porcentuales y suponemos que seguimos la misma tasa de crecimiento medio, en 2020 alcanzaríamos el 18,66% de mujeres en los consejos; si fuéramos muy optimistas y estimáramos que la presencia de la mujer crecerá como en 2013, es decir 1,6 puntos porcentuales cada año, la presencia de la mujer en los consejos se situaría en un 23,1%. En ambos casos estaríamos muy alejados del 40%. Por tanto, parece que, con una alta probabilidad, en 2020 no se alcanzarán los objetivos marcados por la agenda de la Comisión, teniendo en cuenta los datos de partida y el ritmo medio de avance.
  1. A pesar de los esfuerzos por parte de la UE, los acuerdos no vinculantes parecen no tener el efecto esperado y quizás sería necesario plantear un acuerdo vinculante, que como se ha comprobado en países como Noruega y Francia (han introducido leyes formales que requieren la representación femenina en los consejos de administración) son significativamente más efectivos.

 

#NotasyReferencias

(*) Este post está dentro de la línea de investigación en la que estoy trabajando con la profesora Aurora V. Pérez López y bajo el paraguas del proyecto ECO2015-65058-R: Las Mujeres en los Puestos de Toma de Decisiones Empresariales. ¿Símbolos o Poder Efectivo? financiado por el Ministerio. Aunque con nuestra investigación tratamos de testar que la probabilidad de quiebra empresarial se reduce con la presencia de mujeres en los consejos de administración, las teorías de género son básicas para cualquier análisis en esta línea.

(1) La Comisión había emitido directivas anteriores relativas a la discriminación de sexo, a la representación de la mujer en órganos de la propia Comisión pero la primera de mayor repercusión fue la de 2004, seguida por la de 2006 y la comunicación de 2010 y 2012.

(2) Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones. El equilibrio entre hombres y mujeres en la dirección de las empresas: una contribución a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. (Texto en inglés)Brussels, 14.11.2012 COM(2012) 615 final

(3) Freeman definió stakeholder como cualquier “grupo o individuo que puede afectar o ser afectado por los logros de la organización” (1984: 46).

Bonn, I. Yoshikawa, T. y Phan, P.H., 2004. Effects of board structure on firm performance: A comparison between Japan and Australia. Asian Business & Management, 3, 105-125.

Campbell, K. y Mínguez-Vera, A., 2008. Gender diversity in the boardroom and firm financial Performance. Journal of Business Ethics, 83(3): 435-451.

Carter, D. A., Simkins, B. J. y Simpson, W. G., 2003. Corporate governance, board diversity, and firm value, The Financial Review, 38: 33–53.

Erhardt, N. L., Werbel, J. D. y Shrader, C. B., 2003. Board of director diversity and firm financial performance. Corporate Governance: An International Review, 11(2): 102–111.

European Commission

Propuesta de DIRECTIVA DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO destinada a mejorar el equilibrio de género entre los administradores no ejecutivos de las empresas cotizadas y por la que se establecen medidas afines.Bruselas, 14.11.2012 COM(2012) 614 final

European Commission – Directorate General for Justice. “Women in economic decision-making in the EU: Progress report”. March 2012

Comisión Europea: “Compromiso relativo a la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas europeas”. Marzo 2011

Nielsen, S. y Huse, M., 2010. The Contribution of Women on Boards of Directors: Going Beyond the Surface. Corporate Governance: An International Review, 18: 136-148.

Pelled, L.H. Eisenhardt, K.M. y Xing, K.R. 1999. Exploring the black box: An analysis of work group diversity, conflict, and performance. Administrative Science Quarterly, 44(1):1-28.

Reguera-Alvarado, N, Laffarga, J. y Fuentes, P., 2015. Does Board Gender Diversity Influence Financial Performance? Evidence from Spain. Journal Business Ethics, (publicado online: 01 de Julio de 2015).

 

 

 

Save

Save

Anna Tsing sobre investigación y academia: las setas al final del mundo

Anna Tsing es una de las investigadoras más destacadas de la actualidad sobre el llamado Antropoceno, que podríamos describir como la era geológica del cambio climático. En uno de sus libros más conocidos escribe unas líneas bastante críticas sobre la investigación en las universidades actuales, que traduzco y comento.

chart1_matsutake_grading_sm
Clasificación de matsutakes; fuente: http://mushroom-collecting.com/

José Pérez de Lama

Cita de Anna Tsing, 2015, The Mushroom at the End of the World. On the Possibilities of Life in the Capitalist Ruins, Princeton University Press, Princeton y Oxford; pp. 285-286:

Uno de los más extraños proyectos de privatización y mercantilización del principio del siglo 21 ha sido el movimiento para mercantilizar el estudio y la investigación. Dos versiones han resultado sorprendentemente poderosas. En Europa, los administradores imponen prácticas de evaluación que reducen el trabajo de los investigadores a un número, una suma total para una vida de intercambio intelectual. En los Estados Unidos, se pide a los investigadores que se conviertan en emprendedores, produciéndonos a nosotros mismos como marcas, persiguiendo el estrellato desde el principio de nuestros días de estudio, cuando aún no sabemos nada. Ambos proyectos me parecen estrafalarios __ y asfixiantes. Mediante la privatización de lo que es necesariamente un trabajo colaborativo, estos proyectos tienen el objetivo de extraer la vida de la investigación.

Cualquiera que se preocupe por las ideas se ve forzado, entonces, a crear escenarios que escapen a la “profesionalización”, esto es, a las técnicas de control y vigilancia de la privatización. Esto significa diseñar investigaciones que requieran de grupos de juego y clusters colaborativos: no sumas de individuos calculando costes y beneficios, sino más bien investigaciones que emergen a través de su colaboración. Pensar a través de las setas (*), de nuevo, puede ser de ayuda. ¿Qué pasaría si imagináramos la vida intelectual como un bosque rural, (una dehesa diríamos quizás en nuestro entorno, n. del t.), una fuente de muchos productos útiles que emergen de un diseño no intencionado? La imagen invoca a su contrario: En las prácticas de evaluación, la vida intelectual es una plantación; en el emprendimiento investigador, la vida intelectual es puro robo, la apropiación privada de productos comunes. Ninguna de las dos es atractiva. Consideremos, en su lugar, los placeres del bosque. Allí hay muchos productos de utilidad, desde frutos y setas, a leña, vegetales silvestres, hierbas medicinales, incluso madera para carpintería. Un recolector puede elegir qué recoger y puede aprovechar los manchas (parche sería el término técnico, del ámbito de la ecología, usado por Tsing) de bosque de riqueza inesperada. Pero el bosque requiere de un trabajo continuado, no para convertirlo en un jardín, sino más bien para mantenerlo abierto y disponible para una gama diversa de especies. La poda, el ganado pastando y el fuego mantienen esta arquitectura; otras especies se congregan para hacerlo suyo. Para el trabajo intelectual esto parece muy adecuado. El trabajo en común crea las posibilidades para que se den proezas particulares de investigación individual. Estimular el potencial desconocido de los avances en el conocimiento _ como con los tesoros inesperados de un grupo de setas – necesita del mantenimiento del trabajo común del bosque intelectual.

***

Comentario: El libro que Tsing que comento se dedica a estudiar los ecosistemas o ecologías y economías políticas globales en torno a unas curiosas setas llamadas matsutake, especialmente estimadas en la cultura japonesa. Se da la circunstancia de que estas setas crecen sobre todo en bosques arruinados, destruidos por la sobre-explotación capitalista, y que lo hacen como parte de agenciamientos simbióticos con determinados árboles, suelos, paisajes y poblaciones. En torno a ellos ha emergido una economía global, informal, que en determinado momento se conecta con el sistema mercantil capitalista. Tsing la interpreta como una economía del naufragio, un anticipo de las formas en que será posible sobrevivir en las ruinas del capitalismo… Este salvage capitalism, que traduzco como capitalismo del naufragio, es uno de los conceptos propuestos por la autora, y describiría el sistema en el que los capitalistas se especializan en convertir en mercancía los restos producidos autónomamente por comunidades que sobreviven distribuidas por todo el planeta, estableciendo interfaces capaces de traducir entre unos y otros entornos, sin la necesidad de organizar ni controlar los procesos concretos de producción.

El paralelismo con el mundo de la investigación me pareció bastante sugerente; además del duro juicio que hace sobre el actual sistema de investigación hegemónico. Tsing ha recibido recientemente una beca de la universidad de Aarhus, de cinco millones de dólares, para continuar con sus investigaciones.

De vuelta a casa

john_everett_millais_ophelia_detail_face

Ophelia, 1851-52; Sir John Everett Millais; Tate Britain, London.

 

Teresa Duarte

De vuelta después de una larga temporada ausente… os traigo un post sobre la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad en la gestión empresarial durante la crisis, pero antes, me gustaría disculpar mi desaparición temporal, no se si podría o no justificarla. Últimamente, reflexiono sobre la frugalidad de la vida y cómo la vivimos; cómo dejamos a un lado aquello que más nos gusta y divierte, por otras que hacen replantearse el amor por tu profesión. Intento explicar un poco esta reflexión.

Como casi todxs sabéis (o no, y os lo cuento ahora) me dedico a la docencia, a la investigación y a la gestión en la universidad. Alguien ajeno a nuestra profesión podría pensar que es un trabajo cómodo y en el que el estrés no se deja ver… pues bien, siento (sobre todo por mí) deciros que no es así. Nosotrxs, lxs profes a lxs que nos gusta construir conocimiento en las aulas y fuera de ellas, dedicamos una parte importante de nuestro tiempo laboral a trabajar las clases de grados, de máster, cursos… también a dirigir los trabajos de fin de grados y máster que nos asignan… añadimos a esto, todo el trabajo administrativo que esta parcela docente genera, que no es poco… podríamos decir que en los últimos años este trabajo administrativo nos asfixia, provocando en la mayoría de nosotrxs esa sensación de… ¿por qué tengo que dedicarme a tareas que nada aportan a la sociedad y me deja sin ganas ni tiempo para realizar otras que generan, que construyen conocimiento útil para progresar como persona, colectivo, País… ?; pasamos a la faceta investigadora, la gran desconocida por la sociedad y sin embargo tan básica y crucial en la universidad. Podría errar un poco en el porcentaje medio del tiempo laboral que una/un profe dedica a la investigación –puede oscilar significativamente según la persona y el área de conocimiento en el que desarrolla su actividad en la universidad- pero me arriesgo a fijarlo en torno al 50%. Todxs lxs profes en la universidad, hay raras excepciones, dedican horas y horas a la investigación y producción científica que debe concluir, según nuestro sistema de promoción neoliberal (1), en su difusión en revistas indexadas y de alto impacto… y os preguntaréis ¿y eso es útil? Bueno, según en qué áreas… pero desde mi punto de vista, y en pocas palabras, una investigación es realmente útil cuando ese avance en el conocimiento mejora la calidad de vida de las personas. Esta parcela que suele ocupar la mayor parte de nuestras horas laborales y las que deberíamos dedicar al ocio, también incluye la transferencia del conocimiento, es decir, conferencias, ponencias, presentaciones de artículos en fase de trabajo (working papers) en congreso, workshop, así como elaborar proyectos de investigación para la UE, Ministerio y Junta de Andalucía (2)… a estas alturas, estoy segura de que estáis aburridos, pero no desesperéis que ya solo queda la gestión y aunque bajo el paraguas de la gestión existen multitud de actividades, a modo de ejemplo os cito: ocupar un cargo de director/ra de departamento, responsable de la gestión económica de un departamento, ser claustral en la universidad o rector/ra.

Pues bien, ahora os preguntaréis y ¿por qué nos ha relatado este rollo? porque quiero explicar con un ejemplo qué es la autoexplotación. No penséis que lxs profes somos las únicas víctimas de este sistema, no. Somos víctimas pero nos las únicas…

Para que nos hagamos una idea, pongo un ejemplo de la mayoría de las actividades que realizamos en la práctica durante un curso académico: impartimos docencia en ambos cuatrimestres en distintos grados y másters, dirigimos trabajos fin de grado y máster, tesis doctorales,  presentamos trabajos de investigación en congresos nacionales e internacionales, enviamos artículos a revistas para ser evaluados, evaluamos artículos de otrxs compañerxs, participamos en proyectos del ministerio, de la Junta…, impartimos cursos, por ejemplo en polígono sur, asistimos a diferentes jornadas y eventos, elaboramos informes como por ejemplo, la memoria de Responsabilidad Social de la US, podemos asumir una responsabilidad en la gestión de la universidad como la de ser claustral y durante este curso el claustro ha elegido rector y ha debatido la norma de elección a rector/ra en la US. Al margen de la actividad estrictamente académica, además nos podemos dedicamos a organizar y poner en marcha debates sobre temas como universidad y sociedad, que supone un espacio de reflexión no solo para académicos sino que pretende ser inclusivo y abierto a otros agentes de la sociedad cuyas aportaciones son y serán valiosas para construir pensamiento y acción.

Todas las actividades laborales antes mencionadas y aquellas otras que no he citado -por no aburrir más-, deben ser compaginadas con la vida personal. El problema no es conciliar… si fuera realizable, porque conciliar tu vida, tu única vida, en la que existe el ámbito laboral y el personal se antoja inalcanzable. Si incluimos otro ingrediente a este cóctel que llamamos vida, como es la igualdad en los cuidados… la palabra imposible se queda corta. El cambio necesario para alcanzar la igualdad, en general, y en los cuidados, en particular, sea posible es tan profundo que parece irrealizable.

Por tanto, si eres mujer trabajadora y con familia lo tienes difícil, no imposible pero sí muy difícil. Estamos siempre en ese impasse en el que nunca es suficiente el tiempo que le dedicas a tu trabajo (que puede llegar a ser indecente y a deshoras) porque quieres demostrarte a ti misma y al mundo entero que eres buena y te sientes culpable porque tu familia te necesita y crees no atenderles adecuadamente.

En el trabajo, quizás me equivoque, pero según mi experiencia que es amplia no tanto en años como en intensidad, las mujeres tenemos que demostrar que somos muy buenas, mejores que nuestros compañeros… porque siempre lo que dice un hombre resulta más interesante que lo que pueda decir una mujer, salvo que haya demostrado a lo largo de su carrera que es la mejor de forma indiscutible. Además, cuando llegamos lejos, profesionalmente hablando, siempre somos cuestionadas a nivel profesional o a nivel personal… El techo de cristal existe y a veces parece que está blindado por esta estructura de sociedad que nos perjudica desde que nacemos y deciden o quieren decidir cómo tenemos que vivir nuestras vidas.

Esta autoexplotación hace que te pierdas aquellas cosas que realmente te interesan, para dedicarte a aquellas otras que el sistema de una forma u otra impone -imaginaros un hámster en una rueda de la que no es capaz de salir. A eso le añades ser mujer…

#NOTAS

(1) El asalto neoliberal que están sufriendo las universidades, como lo llama Noam Chomsky, es un tema que necesita un post y que lxs editorxs de este blog debemos y escribiremos próximamente.

(2) Los investigadores en la universidad debemos captar financiación para nuestras investigaciones y unas de las vías más utilizadas y valoradas (en el mundo académico y, por tanto, para la promoción) es la solicitud de proyectos en distintos ámbitos: europeos, nacional y regional.

McKenzie Wark – A Hacker Manifesto – Education / traducción

McKenzie Wark es en mi opinión uno de los principales pensadores actuales sobre tecnlogías y política. He traducido aquí uno de los capítulos de A Hacker Manifesto (2004), el dedicado a la educación, _ que me ha llamado la atención por su mezcla de furia y teoría crítica. Wark describe en alguna ocasión la obra de Debord como criptomarxismo, un calificativo que también pienso que sería adecuado para su obra.

lenin_3dprinted
Engineer3D, Busto de Lenin impreso en 3D. Fuente: http://www.shapeways.com/product/57KUTZJ6S/lenin

McKenzie Wark, 2004, A Hacker Manifesto, Harvard University Press, Cambridge

Traducción en proceso de J. Pérez de Lama / 29/07/2015

Notas del traductor: Como se trata del cuatro o quinto capítulo del texto, conviene introducir algunos de sus términos/conceptos: hackers y clase hacker serían aquellos que trabajan con información, y en particular, los/as que generan nuevas abstracciones, que actualizan nuevas virtualidades. En su nomenclatura, las ruling classes – que he traducido como clases dominantes – a lo largo de la historia las denomina: pastoral class, la vinculada al mundo agrícola-gandero; capitalist class, para el mundo moderno, y vectoral o vectoralist class, las nuevas clases dominantes que se basan en el poder sobre los medios para generar valor a partir de la información.

Educación

[048] La educación es esclavitud. La educación encadena la mente y la hace un recurso para el poder de clase. La naturaleza de la esclavitud reflejará, en el propio aparato educativo, el estado de la lucha de clases por el conocimiento..

[049] La clase pastoralista se resiste a la educación, salvo la consistente en la indoctrinación para la obediencia. Su interés en la educación se limita a los pastores que vigilan la moral ovejoide que instila en el rebaño humano que cuida sus cosechas – y ovejas.

[050] Cuando el capital necesita de “manos” para hacer su trabajo sucio, la educación meramente ejercita manos útiles para atender las máquinas, y cuerpos dóciles concebidos para aceptar como natural el orden social en el que se encuentran. Cuando el capital necesita de cerebros, para hacer funcionar sus operaciones crecientemente complejas y para dedicarse al trabajo de consumir sus productos, se necesita pasar más tiempo en la casa-prisión de la educación para poder ser admitido a las jerarquías de la clase trabajadora retribuida. Cuando el capital descubre que muchas tareas pueden ser llevadas a cabo por empleados eventuales con escasa formación, la educación se separa en un sistema mínimo pensado para enseñar servilismo a los trabajadores más pobres, y un sistema competitivo que ofrece a los trabajadores más brillantes un camino ascendente por la resbaladiza pendiente que lleva a la seguridad y el consumo. Cuando la clase dominante predica la necesidad de una educación, invariablemente quiere decir una educación en la necesidad. Sigue leyendo McKenzie Wark – A Hacker Manifesto – Education / traducción

#ITertulia #ArquitecturaContable

Un comentario de lo que, según mi criterio, deparó la I Tertulia Arquitectura Contable, que tuvo lugar el 1 de junio pasado…

img-26_syria_reclus

Imagen: Mapa 96. Cartografía General de Anatolia, (hacia 1905), de la obra de Elisee Reclus, geógrafo, educador y miembro de la Comuna de París. Fuente: http://books.openedition.org/enseditions/574

David Patiño Rodríguez

Con algún retraso, un grupo de compañerxs y sin embargo amigxs, nos reunimos para debatir sobre el papel que debe tener la universidad en la sociedad actual y española en particular. De este modo cumplíamos nuestro plan de trasladar al mundo real la filosofía que tratamos de impregnar en nuestro blog. En concreto, nos pudimos reunir los tres editores, @tduarte, @osfa_11 y yo mismo @davidpati y otrxs compañerxs, todxs ellxs universitarixs @charochg, @natacharena, @currovillarejo y Manuel González en un ambiente muy relajado y agradable.

Después de dar gracias a los amigos que nos ayudan a seguir adelante con proyectos como éste, comenzó Jose poniéndonos en situación mediante un resumen crítico del texto que habíamos elegido para orientar el diálogo que, si aún no habéis leído, lo tenéis en este post.

La conversación se inició aceptando la idea de Garcés de que la universidad ya no cumple su papel de agente emancipador de los individuos. Remarcamos que el tipo de conocimientos que se enseña en las universidades se ha ido limitando a un cúmulo de técnicas que únicamente permiten, en el mejor de los casos, favorecer la incorporación en el mercado de trabajo, pero que no permite adoptar la capacidad crítica que implica la emancipación. La infantilización o banalización de los conocimientos que se enseñan en la universidad se apuntaron como una causa en la búsqueda de ciudadanos acríticos y sumisos. Se apuntó al proceso mercantilizador que viene experimentando la universidad y que ha transformado la totalidad de la institución. Esa transformación incluye lo que hacen los profesores, lo que investigan y los métodos que emplean lo que les ha infantilizado también y les dirige hacia investigaciones acríticas y conservadoras, en un sentido amplio de la palabra. Se apuntó al proceso de Bolonia como responsable del proceso, aunque hubo cierto consenso de que la dinámica trasciende a una concreta reforma universitaria. En realidad estamos ante un proceso universal presente en todas las realidades y que además, lejos de ser novedoso se viene gestando desde hace tiempo como muestra la cita de Ferrer-i-Guàrdia del texto analizado.

Se apuntó el proceso que ha llevado a la universidad a un progresivo, y en este momento total, alejamiento de los sectores sociales más dinámicos. La innovación social no se produce en las universidades en este momento. Los investigadores no generan un conocimiento que revoluciona el mundo, sin embargo el mundo se está revolucionando totalmente al margen de la universidad. La universidad ha montado un sistema produce una docencia e investigación mercantilizada e inútil, que no interesa al resto de la sociedad. Obviamente urge que los profesores modifiquen ese sistema y hubo una reflexión sobre las pautas que se necesitan para poder hacerlo desde abajo. Durante un tiempo estuvimos reflexionando cómo se puede casar la vida diaria en una universidad mercantilizada con la función social que tiene el profesor de universidad y con la apertura a otros sectores de la sociedad.

Igualmente se reflexionó sobre la situación de los estudiantes integrados en la universidad actual. Los estudiantes no se emancipan tras su paso por la universidad pero además, el sistema se ha diseñado de modo que los estudiantes no buscan eso en la universidad. El sistema se ha diseñado para que los estudiantes busquen en la universidad conseguir una inserción laboral rutinaria. Ello ha llevado a que la universidad se haya trasformado en un sitio dónde se obtiene un diploma válido para encontrar trabajo y ello implica una universidad-academia que prepara la superación de exámenes. Pero además, desde hace tiempo la universidad ya no es efectiva en la consecución de favorecer la inserción laboral con lo que vislumbramos una insatisfacción por la desaparición de función alguna, aunque fuera una con base tan poco sólida.

La última parte de la tertulia la dedicamos a reflexionar sobre cómo conseguir que la universidad actual evolucione hacia otra, engranada con el resto del entorno, que sea un generador de conocimientos útiles para mejorar la realidad que viven las personas. Especialmente analizamos el modelo brasileño de transferencia a la sociedad. @natacharena describió el sistema que originalmente se establecido en Brasil en los tiempos de Lula. Los universitarios tienen la obligación de devolverles a la sociedad la inversión que ésta ha realizado en ellos, por lo que están obligados a dedicar parte de su tiempo a realizar transferencia a la sociedad. La transferencia a la sociedad es entendida como realización de actividades que redundan en la mejora del bienestar social de modo directo. Los presentes en la tertulia consideramos que el primer paso para transformar la universidad y convertirla en vanguardia social debe empezar por un compromiso con la sociedad similar a los principios que inspiran el sistema brasileño. Y el esfuerzo de resolver problemas concretos de la sociedad, a su vez, posibilitará que la sociedad se acerque también a la universidad. Incluso aunque el cambio de actitud no sea mayoritario, o siquiera generalizado, en la universidad se consideró que debería formar parte del cúmulo de actuaciones rutinarias de los universitarios, o al menos de los que quisieran constituir la élite de una institución que genere cambios sociales relevantes.

Para finalizar tuvimos una llamada de atención para nosotros mismos al ser conscientes de que constituíamos un grupo de profesores reunidos en un seminario de una facultad. Entre risas, nos dimos cuenta de que habíamos caído en el mismo aislacionismo con tufillo académico que estábamos criticando duramente. Como propósito de enmienda nos emplazamos a desarrollar actuaciones en la línea planteada y en concreto a dar continuidad a la tertulia, tratando de integrar nuevos temas y nueva gente, especialmente procedentes de sectores alejados de la academia y poner así las bases para conseguir el melting pot que reclamábamos.

Los árboles y el bosque y el horizonte: algunas notas sobre trabajo, buen vivir y capitalismo

Discutimos apasionadamente sobre pactos, partidos, políticos y a veces incluso programas con hipotéticas medidas legislativas y de gobierno… Pero me da la sensación de que a veces perdemos de vista cuales son las razones de fondo para este tratar de reorganizar la vida en común y el mundo… Siguen unas breves reflexiones sobre cuales podrían ser algunos de estas razones que, tal vez, no deberíamos dejar de perder de vista como referencia para orientar estos conflictos y debates… Y de camino establecer las pautas de la investigación y la innovación tecno-científica, social y política…

Google-Crabot
¿Un futuro robótico, pero para qué? Hmm… Imagen: En 2015 se publicó que el nuevo campus de Google, un proyecto en proceso de los estudios de Bjarke Ingels y Thomas Heatherwick, se construirá con la ayuda de sistemas robóticos – crabots los llaman – que facilitarán la construcción,  favoreciendo la precisión y la calidad de la puesta en obra… Fuente de la imagen: http://www.equipmentworld.com/a-team-of-robotic-cranes-or-crabots-will-help-google-build-its-new-hq/

José Pérez de Lama / 03/07.2016

The best we can do is to aim for “good-enough” worlds, where “good-enough” is always imperfect and under revision.

Anna Tsing, 2015. The Mushroom at the End of the World. On the Possibility of Life in Capitalist Ruins

Quizás se echan de menos reflexiones más sencillas sobre lo que necesitaría el mundo y lo que necesitaríamos sus habitantes y por qué no está bien lo que hay ahora. Algo así como el “pan-techo-trabajo” de las Marchas de la dignidad, o las 11 reivindicaciones del levantamiento zapatista de 1994 [0]… La gente escribe larguísimos y complejos libros sobre lo que pasa y qué habría que hacer. Parecería que hay que ser un tremendo intelectual simplemente para saber qué podríamos desear… Y por otra parte las discusiones y luchas apasionadas se centran en torno a soluciones muy precocinadas – comunismo, socialdemocracia, libre mercado… – o incluso en cosas mucho más concretas como la ley tal o la medida económica cual, olvidándonos de lo que serían quizás los objetivos en el fondo de todas estos debates.

Piensa uno a veces que igual la cosa tendría que ser mucho más sencilla. O por lo menos, que de vez en cuando habría que pararse un poco a mirar con detenimiento aquello por lo que luchamos o debatimos con tanta apasionada intensidad.

Si tomamos como referencia el capitalismo en su forma actual como sistema que organiza el mundo, los problemas principales podrían ser bastante sencillos de identificar. Se me ocurre enunciarlos así: por un lado a nivel de la vida personal y social, tendríamos (0) que existe la necesidad de producir las cosas que nos hacen falta para vivir bien, producción en torno a la cual se organiza gran parte de la sociedad y (1) cómo se organiza el acceso a estas “cosas” que necesitamos, acceso que para la mayoría se produce a través del dinero obtenido como retribución del trabajo, __ el cual ocupa una gran parte de nuestras vidas, esfuerzo y preocupación. En otro nivel tal vez más general estaría (2) la cuestión del consumo de los recursos limitados del planeta, que nos lleva a deteriorar el propio entorno en el que vivimos, con la posibilidad de que acabemos más pronto que tarde por hacerlo inhabitable – para los humanos y para el resto de seres vivos con quienes compartimos la Tierra… Esta cuestión está ligada a la necesidad de crecimiento permanente del sistema socio-económico con que se viene resolviendo la producción de bienes desde hace aproximadamente 200-300 años, el sistema económico capitalista-industrial. [1]

El nudo del trabajo asalariado
Durante el siglo 20, pensadores tan poco sospechosos de radicalismo como Keynes o Galbraith – dos de los economistas implicados en los gobiernos más poderosos del mundo, – el primero en el Reino Unido entre 1915 y 1945, y el segundo en Estados Unidos entre 1940 y 1970 -, imaginaron un mundo en el que producción y trabajo llegarían a transformarse profundamente, para hacer la vida de la mayoría del planeta mucho más llevadera, incluso para que desde el punto de vista material tod*s tuviéramos asegurada una buena vida. Especialmente Galbraith, en The Affluent Society, reconocía que las sociedades avanzadas producían ya mucho más de lo que realmente se necesitaba para vivir bien – y que buena parte de las cosas que se seguían produciendo lo eran, ya no por necesidad, sino para mantener un sistema económico que no funciona sino mediante el continuo crecimiento.

Keynes y Galbraith pensaban que todo lo necesario para el buen vivir de toda la población se podría producir con la ayuda de las tecnologías, – la automatización, etc. – con mucho menos trabajo humano, y que en consecuencia cabía imaginar un mundo en el que todos tuviéramos, por un lado, acceso mucho más fácil a lo que necesitamos para un buen vivir, y por otro, que lo tendríamos trabajando mucho menos – 15 horas a la semana, especulaba Keynes -, y que así dispondríamos de mucho más tiempo para dedicar a actividades más libres que las del trabajado asalariado, relacionadas con la vida social, la experimentación, los cuidados, la cultura o las artes. Keynes se atrevía a sugerir, incluso, que en ese mundo futuro que imaginaba, la gente demasiado preocupada por ganar dinero o hacer negocios sería considerada con un cierto desdén.

Teóricamente, como vienen señalando muchos otros autores, – a mí como ya sabéis me gusta recordar a Félix Guattari –, esto ya debería ser posible hoy. Y en realidad hay una cierta parte de la población que vive así desde siempre: parte de las aristocracias, celebrities, rentistas, artistas, incluso cabría decir que los profesores universitarios que no se dejan llevar por el espejismo productivista… Aquí cabe señalar que frente a la idea de no trabajar, que a muchos plantea la duda de qué es lo que haría la gente, mi perspectiva es más bien la de William Morris: se trataría de recuperar un trabajo vivo autónomo, no esclavizante, no alienante, etc. a través del cual la gente pueda dar también un cierto sentido a su existencia.

Para mí, esto debería ser uno de los objetivos prioritarios de la investigación y la innovación, y no el desarrollo de nuevos productos que en realidad no se necesitan, de fármacos para hacer tolerable una vida que no nos hace felices o de nuevas armas para matar mejor, por citar tres ejemplos sin demasiada reflexión. Una investigación que tendrá que ver, entonces, tanto con cuestiones científico-técnicas – automatización, optimización de procesos, logística… – como seguramente con mayor importancia con cuestiones de organización social, innovación institucional, cooperación, comunicación, convivencialidad de los sistemas…

La cuestión ecológica
Sobre la tercera cuestión que señalaba, y que aún no he tratado, la de los recursos y la preservación de la vida en el planeta, se han hecho extraordinarios avances respecto de los tiempos de Keynes y Galbraith. Diría con bastante certidumbre que ya están planteadas las soluciones tecnológicas para que las actividades humanas sobre el planeta pudieran resolverse de manera que en lugar de seguir consumiendo recursos limitados y continuar con la degradación del planeta, nuestras actividades pudieran ser beneficiosas para el mundo. A este respecto, la imagen de McDonough y Braungart me parece muy ilustrativa: casas como árboles y ciudades como bosques. Para esto es necesario rediseñar la mayoría de materiales y procesos industriales, sustituir los combustibles fósiles por energías renovables, etc. Todo esto, que está en muchos aspectos en avanzado proceso de desarrollo, debería ser el otro gran objetivo de las sociedades, de nuevo, con un papel fundamental en la investigación y la innovación. [2]

Participar en la transformación del mundo en este sentido sería desde luego algo mucho más emocionante, que discutir si Pablo Iglesias debe o no ser el líder del partido de izquierdas, o si es el partido de los de abajo y no de la izquierda, o si el Partido Socialista Obrero Español es efectivamente socialista, obrero o incluso de izquierdas. Los obstáculos son grandes, y no hace falta siquiera comentarlos, pero estimo que no está mal tener estas ideas o deseos en nuestro horizonte…

#notas

[0] En el documento que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, publicó acompañando el levantamiento de 1994, la llamada Primera Declaración de la Selva Lacandona, los zapatistas enunciaban sus “sencillas” reivindicaciones: trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz. Puede verse aquí: http://www.nodo50.org/pchiapas/chiapas/documentos/selva.htm#marca1

[1] Una vez que producimos, como conjunto de los humanos, lo suficiente para vivir bien, la necesidad del crecimiento es en realidad mucho más arcana de lo que parece. Está inscrita en “las instrucciones de funcionamiento” de la máquina capitalista-financiera, pero muy bien podría no estarlo. Me aventuro a decir que se parece más al papel de Dios en la Edad Media que a una necesidad “real”. El debate planteado entre otros por los decrecentistas – Serge Latouche y compañía – va en esta línea.

[2] Cabe señalar que en el modelo optimista de McDonough y Braungart, que ahora viene caracterizándose como economía circular, la abundancia o superproducción ya no sería un problema, ya que las materias primas y auxiliares serían permanentemente reutilizadas o recicladas. Su modelo es el de la propia naturaleza…

#referencias

John K. Galbraith, 1999 (edición original de 1958), The Affluent Society, Penguin, Londres

Félix Guattari, 2000 (edición original en francés 1989), Las tres ecologías, Pre-Textos, Valencia

John Maynard Keynes, 1930, Economic Possibilities for our Grandchildren, en: J.M. Keynes, 1963, Essays in Persuasion, New York: W.W.Norton & Co., pp. 358-373; disponible online en: http://www.econ.yale.edu/smith/econ116a/keynes1.pdf

William McDonough, Michael Braungart, 2013, Upcycle. Beyond Sustainability – Designing for Abundance, North Point Press, Nueva York

Anna Tsing, 2015, The Mushroom at the End of the World. On the Possibility of Life in Capitalist Ruins, Princeton University Press, Princeton

Otros:
Nancy Caldwell Sorel, 1996, When JK Galbraith met JM Keynes, en: http://www.independent.co.uk/arts-entertainment/when-jk-galbraith-met-jm-keynes-1341178.html | accedido 03.07.2016

Save

Save

Save

Save

Save