Todas las entradas por arquitecturacontable

Acerca de arquitecturacontable

Personalidad colectiva compuesta por Teresa Duarte, David Patiño y José Pérez de Lama, amigos, profesores, activistas

Sobre autopoiesis, simpoiesis, bacterias y más cosas, al hilo de “¿Qué es la vida?” de Lynn Margulis

Unas modestas notas por parte de un lector profano acerca del libro What is Life? de Lynn Margulis y Dorion Sagan, en las que se tratan de presentar algunas de las ideas de los autores sobre la simbiosis / simpoiesis (el hacer/producir juntos) en la aparición, la evolución, la actual forma de la Vida, – y quizás el futuro – sobre el planeta Tierra. Conecta muy directamente con El apoyo mutuo. Un factor de evolución de Kropotkin, con Donna Haraway y con el último texto de Bateson aquí reseñado; – entre otras cosas. Desde el punto de vista de la Arquitectura y el medio ambiente, todas estas cosas constituyen en mi opinión una importante referencia para repensar las relaciones entre el mundo que construimos y el medio que contribuye a producir y del que forma parte, en el actual contexto de crisis planetaria; – crisis desde el punto de vista de los humanos, como dice Margulis…

Imagen tomada microscopio de transmisión de electrones mostrando parte de un cloroplasto de una hoja de Anémona Sp.. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Chloroplast_in_leaf_of_Anemone_sp_TEM_85000x.png

Sobre autopoiesis, simpoiesis, bacterias y más cosas, al hilo de “¿Qué es la vida?” de Lynn Margulis

Por José Pérez de Lama; dedicado a Agustín Antúnez, in memoriam

Life is something edible, lovable, and lethal.
La vida es algo que se come, que se ama y que puede matar
James Lovelock, citado por Margulis y Sagan

Selección del glosario final de What is Life?

Autopoiesis: la producción continúa de sí misma por parte de la vida. El comportamiento autopoiético, característico de toda la materia viva, se refiere a las actividades químicas (metabolismo) de los seres orgánicos para mantenerse a sí mismos. Sin éste (comportamiento) no estarían vivos. (Margulis, 1995: 256)

Autótrofos: organismos que producen su propio alimento a partir del dióxido de carbono (del aire) y derivan su propia energía de la luz o de químicos inorgánicos mediante fotosíntesis o quimiosíntesis. (1995: 256)

Heterótrofos: organismos que no son capaces de producir su propio alimento ni de usar la luz o la energía química inorgánica; obtienen su energía, carbono, nitrógeno y otros elementos esenciales a partir de compuestos orgánicos generados por productores primarios (quimiosintetizadores o fotosintetizadores). (1995: 259)

Cianobacterias: bacterias fotosintéticas productoras de oxígeno de pigmentación verdosa (oxigénicas, foto-autotrófas). A veces aún llamadas plantas o “algas azul-verdosas”, no son ninguna de las dos cosas. Aparecieron en el proceso evolutivo cuando sus predecesoras, las bacterias fotosintéticas púrpuras o rojas que ya empleaban el singular sistema clorofílico, mutaron de forma que podían a obtener el hidrógeno a partir del  del agua. Han sido catalogados más de diez mil tipos. Se cree que fueron las que liberaron el oxígeno que transformó la atmósfera de la Tierra. (1995: 257)

Hasta aquí las citas del glosario.( La traducción es del autor de este post).

La vida es un verbo
Estos días leí el libro de Lynn Margulis [1] y (su hijo) Dorion Sagan titulado What is Life? – (¿Qué es la vida?). Desde hace tiempo el nombre Margulis me era familiar. Primero probablemente como co-autor(a) con James Lovelock de la Teoría de Gaia [2] – aunque por aquella época curiosamente pensaba que Margulis era un hombre. Más adelante, por ser mencionada por Agustín Antúnez, amigo malagueño del entorno del grupo Rizoma y la Casa Invisible, fallecido en 2015, cuando proponía con apasionamiento conceptos como el de simbiodiversidad

Finalmente, en un registro parecido al de Agustín, Donna Haraway (Staying With the Trouble. Making Kin in the Chthulucene, 2015) la cita como alguien tras cuya obra se hace necesario pensar – o que nos permite pensar – la vida sobre la Tierra, las relaciones entre humanos, otros seres vivos, tecnologías y biosfera de una manera diferente. Así que tras leer este último libro de Haraway del cual también dejé otra breve reseña en este blog, no tuve más remedio que buscar algo para aproximarme al pensamiento de Margulis, dando con este What is Life? Diría que se trata de un libro divulgativo, aunque tampoco demasiado fácil. No es fácil porque las ideas que plantea son bastante diferentes de los patrones que tenemos habitualmente en nuestras cabezas (al menos yo); no tanto porque sea difícil de entender lo escrito. Sea como fuere, el libro me ha resultado fascinante.

Como siempre, lo mejor será leerlo… pero comento algunas de las cosas que más me han llamado la atención, a ver si así animo a algunos amigos-simbiontes a leerlo, o si ya lo hubieran leído, a comentarlo y pensar juntos. Cuando a uno le encanta un libro, le gustaría que sus amig*s, o cualquiera, también lo leyeran… Aunque también comprendo que para meterse con esto, sin ser biólogo o similar, hay que tener gustos un poco extravagantes… O no.

Intenté hacer una especie de resumen pero me ha sido imposible: el argumento no siendo en exceso complejo si que es rico en detalles y son estos  los que lo hacen convincente, a la vez que se ofrecen como un vasto mundo de (nuevas, para mí) sugerencias para pensar y hacer de otros modos. Van, entonces, algunas cuestiones más o menos sueltas:

Simbiosis, vida, evolución
Probablemente la cuestión principal que hace que Donna Haraway recurra a Margulis es su hipótesis de que es la simbiosis – simbiogénesis, endosimbiosis… –, y no la competencia, el principal factor que impulsa el proceso evolutivo. Simbiosis que sigue siendo, hoy, la que hace posible la vida sobre la Tierra.

El argumento evolutivo desarrollado por Margulis para mí no deja de tener un intenso sabor a ciencia ficción; un sabor que me gusta. Las principales pruebas que Margulis aporta para fundamentar sus hipótesis se encuentran en las formas de la vida contemporánea- aunque también en los fósiles.

En la fisiología celular de los seres vivos actuales se encontrarían la memoria material de los primeros seres vivos, incluso de las condiciones de vida del hipotético mundo primigenio: por ejemplo, los cloroplastos, como desarrolla en algo de detalle, los orgánulos de las células vegetales que llevan a cabo la fotosíntesis, serían una evolución de las bacterias que empezaron a realizar este proceso. Este tipo de procesos por el que un ser vivo previamente autónomo deviene órgano de otro ser más complejo es lo que Margulis llama endosimbiosis [3], y constituye una de sus principales contribuciones reconocidas a la Biología.

A escala media, la de nuestros cuerpos, como se va haciendo cada vez más conocido, nosotros mismos somos bacterias en un 50% de nuestro peso; millones de bacterias simbiotizadas con nuestras propias células, de tal manera que si las bacterias no fueran parte de nosotros mismos no podríamos llevar a cabo el metabolismo que nos mantiene vivos.

Citando de memoria, escriben Margulis y Sagan que en nuestra boca recién cepillada hay tantas bacterias como habitantes en Manhattan, y que esta es la condición saludable de nuestra boca. De entre los múltiples ejemplos expuestos por los autores, me ha llamado la atención el caso de las bacterias cuyo hábitat es la parte final del intestino de las termitas, que son las que les permiten a las termitas digerir la lignina, para poder comer madera, materia que constituye una parte fundamental de su dieta y del modo de vida de ciertas termitas.

En la genealogía de Margulis los seres pluricelulares como los animales (como nosotros mismos) serían resultado de la evolución de las colonias de seres unicelulares habituados a vivir simbióticamente, especializándose en los que devendrían tejidos con funciones diferentes. Esta condición simbiótica habría sido ventajosas para la supervivencia y la autopoiesis: la obtención y gestión de la materia y la energía, la perpetuación, la reproducción. Esta imagen algo descabellada, así sin más argumentos, me hace pensar no obstante en las ciudades, en las que vivimos asociados miles y en ocasiones millones de hombres y mujeres, aceptando múltiples interdependencias a cambio de una mayor facilidad para la supervivencia; llegando a encontrar gozo en esta interdependencia; pensando, incluso, que los beneficios de este vivir en común constituyen una parte fundamental de una buena vida.

A escala macro, finalmente, el mantenimiento de la atmósfera o la producción del suelo sobre el que crecen las plantas de las que a su vez nos alimentamos los animales es el resultado del trabajo metabólico de las bacterias y algas fotosintéticas (en el caso del oxígeno en colaboración con las plantas), y del “trabajo” conjunto de reciclaje de bacterias y sobre todo de los miembros del reino fungi (hongos), que son quienes devuelven a los ciclos de la materia los cuerpos de los seres vivos que mueren, – plantas, animales -, sin lo cual tampoco existiría la biosfera y por tanto la vida sobre la Tierra tal como la conocemos.

Terraformación
En esta línea, efectivamente, la creación de la biosfera, siempre según la hipótesis de Margulis, se debería a las bacterias en múltiples aspectos. El primer de ellos, el de la creación de una atmósfera con un 20% de oxígeno, oxígeno que habría sido producido por las cianobacterias [4] alcanzándose la actual composición hace unos 2.400 millones de años, a partir de la transformación de una atmósfera similar a la de las actuales de nuestros planetas vecinos, Marte y Venus, con un 90% de CO2. En este proceso también contribuían a fijar – y continúan fijando – el carbono (del CO2) de aquella atmósfera, que también sería beneficioso en subsiguientes períodos para la proliferación de la vida. En paralelo a la actividad fotosintética, otras bacterias, en el desarrollo de sus procesos metabólicos, descomponían las rocas primigenias transformándolas en minerales más aptos para la futura vida. Los desechos metabólicos de las cianobacterias, y de otras bacterias, serían pues el origen de la biosfera y la vida tal como la conocemos. La capacidad terraformadora del genio bacteriano, biohistórica y actual, según explica Margulis, sigue siendo incomparablemente superior a la del hombre del Antropoceno.

Una vida sin humanos
Me produce una cierta inquietud humanista, – y aquí este adjetivo funcionaría como algo entre pacato y pequeño-eco-burgués -, la actitud a la que lleva este planteamiento a la autora. Diría que Margulis se muestra más partidaria de la vida, del impulso autopoiético abstracto, y mucho menos de los humanos. La vida continuará, aunque desaparezcan los humanos, y esto no parece entristecerle ni un poco. Nos recuerda que las grandes extinciones de especies se han sucedido a la lo largo de la biohistoria del planeta. “Los humanos no son especiales e independientes sino parte del continuo de vida que rodea y abraza el planeta” (1995: 246). En su visión, imagina uno que perviviríamos como memoria viva, como pervive la memoria de las mitocondrias en nuestras células o como continúan viviendo en nosotros los procesos ontogénicos de nuestros antecesores. No se si eso os satisface o no. Yo me lo estoy pensando.

Staying with the Trouble
En el marco de este pensamiento, entiendo, es en el que Donna Haraway titula su último libro Staying with the Trouble. Frente a los planteamientos apocalípticos como los del Antropoceno o el Capitoloceno, Haraway nos propone seguir habitando las dificultades, seguir sobreviviendo como parte del continuo de la vida, tratando de entenderlo y quizás incluso amarlo, explorando y reforzando las alianzas y parentescos (kin), dice ella, con los otros seres vivos, – bacterias, fungi, plantas, animales…- con los que, juntos, hacemos y somos la biosfera. Simpoiesis, dice Haraway: hacer-producir juntos. La autopoiesis de Gaia, – el devenir organismo vivo de la biosfera que proponían Margulis y Lovelock -, sería simpoiesis de los seres individuales que la componen. La interpelación de los devenires deleuzianos-guattarianos una vez más.

*
*    *

#notas

[1] La entrada de Margulis en la wikipedia en inglés me parece que está bastante bien: https://en.wikipedia.org/wiki/Lynn_Margulis

[2] La hipótesis de Gaia en wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%B3tesis_Gaia

[3] Endosimbiosis en wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Endosimbiosis

[4] Cianobacterias, en wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Cyanobacteria

*

#referencias

Lynn Margulis & Dorion Sagan, 1995, What is Life?, University of California Press, Berkeley

*

Donna Haraway, 2015, Staying With the Trouble. Making Kin in the Chthulucene, Duke University Press, Durham

Piotr Kropotkin, 2016 (ediciones originales de 1902, 1920), El apoyo mutuo. Un factor de evolución, Pepitas de Calabaza, Logroño

Anuncios

Mujeres en los Consejos de Administración en España: Pocas y con poco Poder (*)

DR9LO5LWAAE0Fwa
Toba Khedoori, artista de procedencia iraquí. Sin título, 1994 (tomado de
@womensart1). Esta obra me ha recordado a la ilustración del libro de Virginia Woolf, Una Habitación Propia, donde la escritora feminista habla sobre la necesidad de la mujer de tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas… para poder alcanzar aquellas cosas que se nos niegan por nuestro género.

Teresa Duarte

Recientemente la comisaria de Justicia e Igualdad de Género de la Comisión Europea, Vera Jouravá, ha declarado que en Europa, a pesar de los esfuerzos, no se ha avanzado en la igualdad efectiva tal y como esperaban y, desde la UE, han puesto en marcha un nuevo plan de acción que reduzca la punzante desigualdad entre hombres y mujeres.

La realidad europea y española es que las mujeres tienen mayor presencia en las universidades que los hombres, actualmente el número de tituladas superiores es del 60% con respecto al total y sin embargo, la presencia en el mercado laboral, los tipos de contratos y las responsabilidades de los puestos ocupados por mujeres están muy alejados de la situación en el mercado laboral de los hombres e incluso de los objetivos que se había marcado la comisión europea en 2012. Desde hace años se viene constatando que existe una división sexual del trabajo y es muy llamativo que en los países que forman la OCDE solo un tercio de los puestos directivos sean asumidos por mujeres.

La Directiva europea de noviembre de 2012 proponía, entre otras, impulsar la presencia de las mujeres en los consejos de administración de empresas de interés público, como las cotizadas. Y al respecto aconsejó que el porcentaje de mujeres consejeras no ejecutivas alcanzara, al menos, el 30% en 2015 y el 40% en 2020.

Los estados miembros implementaron esta directiva de forma heterogénea. Unos, con carácter coercitivo y actualmente cumplen o están muy cerca de cumplir la cuota. Por el contrario, quienes se limitaron a aplicar la directiva con normas nacionales muy laxas, como España, están muy alejados del objetivo.

En la Tabla 1 se puede comprobar que, aunque se ha producido un incremento notable, el porcentaje de consejeras en las compañías cotizadas en el mercado continuo español era del 15,06% en 2015, un valor muy alejado de la media de la Unión Europa que en ese año era del 22%. Lo que quiere decir que la presencia de mujeres en dichos consejos se encuentra en España 15 puntos por debajo del porcentaje que la comisión había establecido como deseable para 2015 y a 25 puntos del que deberíamos alcanzar en 2020 para lograr el objetivo de la mencionada Directiva.

Tabla 1. Presencia de consejeras en los consejos de administración de las empresas cotizadas

AÑO 2010 2011 2012 2013 2014 2015
Nº compañías cotizadas 133 128 127 122 125 126
Porcentaje de consejeras 9,62% 9,73% 10,24% 11,80% 12,80% 15,06%

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la CNMV

La participación tan reducida de las mujeres en los consejos de empresas que cotizan en el mercado continuo español se manifiesta y tiene mucho que ver con el elevado número de empresas en cuyos consejos no hay ninguna mujer (casi el 23,81%) o solo hay una (35,71%), tal y como muestra la Tabla 2. Dicho de otro modo, eso significa que en seis de cada diez de las empresas españolas más relevantes las mujeres no tienen prácticamente ninguna o incluso ninguna posibilidad en absoluto de ejercer influencia.

Tabla 2. Porcentaje de empresas que solo tienen una consejera o ninguna en su consejo de administración.

AÑO 2010 2011 2012 2013 2014 2015
Muestra de empresas cotizadas 133 128 127 122 125 126
Porcentaje de empresas sin consejeras 34,59% 34,38% 36,22% 36,07% 32,80% 23,81%
Porcentaje de empresas con una sola consejera 38,35% 38,28% 33,86% 31,97% 31,20% 35,71%

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la CNMV

Como ya habíamos advertido anteriormente [ aquí ], el avance en materia de igualdad en los consejos de administración de compañías españolas está siendo tan lento e insuficiente que no permitirá que en España se alcancen los objetivos establecidos en la Directiva Europea, ni en la Ley de Igualdad, ni siquiera en el Código de Buen Gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que es menos exigente. Lo que significa que las empresas españolas van a seguir estando descapitalizadas en un aspecto fundamental puesto que, como ha demostrado abundantemente y sin fisuras la literatura científica, la presencia de mujeres en los órganos de dirección supone una contribución añadida y esencial para las empresas. Pero la existencia en España de un porcentaje tan elevado de empresas cotizadas en donde las mujeres no tienen presencia o la tienen al mínimo no es el único indicador de discriminación y de descapitalización de nuestro tejido empresarial.

Numerosos estudios científicos han demostrado que si la presencia de mujeres es reducida, lo que se considera que ocurre cuando solo hay una o dos consejeras, el consejo está de facto controlado solo por hombres pues las consejeras son percibidas como representantes de un grupo minoritario que han sido reclutadas para cumplir cuotas, siendo así que su capacidad de ejercer influencia en la toma de decisiones es nula o muy escasa.

En la literatura académica se utilizan diversos indicadores para medir el liderazgo femenino efectivo en los consejos de administración. En primer lugar, suele asumirse que las mujeres tienen algún poder efectivo en los consejos de administración cuando constituyen suficiente masa crítica. Por ello, se utiliza como indicador de poder o liderazgo una presencia de mujeres en el consejo superior, al menos, al 30% del total de sus miembros. Un segundo indicador es la existencia de al menos una consejera ejecutiva (CEO y/o directora financiera…) y una consejera no ejecutiva. El tercer indicador es la presencia y presidencia de las consejeras en las comisiones del consejo, ya que cuanto mayor presencia tengan las mujeres en las comisiones donde se toman las decisiones, mayor información e influencia en el consejo. Y, finalmente, se puede utilizar como indicador de liderazgo e influencia de las mujeres consejeras la amplitud de su red social, es decir, su conexión con otras consejeras y consejeros con quienes compartan asiento en los consejos de distintas empresas cotizadas, puesto que, cuanto más extensa sea la red social de las consejeras, se supone que tienen mejor acceso, directo o indirecto, a la información y a los recursos y, por tanto, más capacidad de influencia y mayor será el impacto positivo sobre el valor añadido de las empresas [1]

Veremos a continuación que la influencia y poder efectivo de las mujeres consejeras de empresas españolas cotizadas es muy limitado, sea cual sea el indicador que se utilice.

Como puede comprobarse en la Tabla 3, las mujeres presentes en sus consejos de administración solo tenían poder de decisión efectivo (es decir, representaban al menos el 30% del consejo) en 13,49 de cada 100 empresas españolas cotizadas. La pobreza de este indicador es evidente si se tiene en cuenta que, según la directiva europea, en ese año de 2015 ya deberían tener el 30% de mujeres en sus consejos la totalidad de las empresas.

Tabla 3. Porcentaje de empresas con al menos el 30% de consejeras.

AÑO    2010 2011 2012 2013 2014 2015
Muestra de Empresas 133 128 127 122 125 126
Porcentaje de empresas con representación femenina de al menos el 30% 3,01% 3,13% 5,51% 6,56% 7,20% 13,49%

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la CNMV

El escaso poder de decisión del ya de por sí escaso número de mujeres consejeras de las empresas cotizadas españolas se confirma al analizar su diferente tipología (ejecutivas, dominicales o independientes).

El porcentaje de mujeres con la mayor influencia, las consejeras ejecutivas, es extraordinariamente reducido: en 2015, solo lo eran el 6% de todas las consejeras. Un porcentaje muy exiguo y que, además, ha disminuido en 3,5 puntos desde 2010 (Tabla 4). Los datos indican que un número muy reducido de consejeras forman parte de la élite ejecutiva que administra las compañías cotizadas y, por tanto, ostentan puestos de alta dirección que les otorga suficiente poder para tomar decisiones en la gestión y administración de dichas corporaciones. Además, en un reciente estudio[2] se afirma que las mujeres en posiciones de liderazgo pueden mejorar los resultados de las compañías pero que la proporción de mujeres ejecutivas es la variable que presenta una relación positiva y significativa más robusta con resultados económicos de las sociedades de la muestra y la proporción de mujeres consejeras es la segunda. Información que las empresas cotizadas españolas no consideran a la vista de los datos analizados, lo que supone una pérdida potencial de mayor valor añadido y, por ende, de capitalización.

Otros estudios[3] han demostrado que hay una relación positiva y significativa entre la existencia de consejeras ejecutivas y el incremento de mujeres consejeras en el consejo. Es decir, que la presencia de consejeras ejecutivas y el liderazgo femenino que representa no solo es positivo en sí mismo para las mujeres y para las empresas, sino que a su vez incrementa la probabilidad de ampliar el liderazgo femenino, puesto que suele conllevar un reclutamiento adicional de más mujeres en los consejos.

El porcentaje de representación de consejeras dominicales -aquellas que son designadas como representantes de los accionistas mayoritarios o capital control y están vinculadas- para el año 2015 fue del 28,7% respecto al total de consejeras en el mercado continuo y aunque es significativamente mayor que el de ejecutivas, se ha reducido en 5,5 puntos desde 2010. Mientras que el de consejeras independientes –aquellas que se caracterizan por su alta cualificación, sin vinculación y representan los intereses de todos los accionistas en general- bate record y alcanza el 65,2% para el año 2015 y ha experimentado un crecimiento de más de 9 puntos.

Parece que se constata[4] que aquellas consejeras con mayor independencia y cualificación son mayoría frente a las consejeras ejecutivas y las dominicales, imprimiendo así de mayor independencia al consejo y como consecuencia de ello haciendo que su funcionamiento sea más eficaz.

En consejos de administración más diversos e independientes se tiende a incluir a consejeras independientes que les permite ejercer su liderazgo libre de influencia de terceros, pero si las mujeres se encuentran en minoría en un entorno dominado por hombres, tienen pocas oportunidades de ejercer influencia en las organizaciones[5] como es el caso de las compañías cotizadas españolas.

Tabla 4. Tipología de consejeras.

Tipología de consejeras 2010 2011 2012 2013 2014 2015
Porcentaje de consejeras ejecutivas 9,6% 8,4% 7,2% 7,4% 7,7% 6,1%
Porcentaje de consejeras dominicales 34,2% 35,1% 36,0% 35,1% 34,6% 28,7%
Porcentaje de consejeras independientes 56,1% 56,5% 56,8% 57,4% 57,7% 65,2%

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la CNMV

El segundo indicador de los mencionados más arriba es igualmente negativo en España. Como indica la Tabla 5. Solo dos empresas de 2010 a 2014 y 3 en 2015 tenían al menos una consejera ejecutiva (CEO y/o directora financiera…) y una consejera no ejecutiva, lo que representa un porcentaje ridículo sobre el total de las empresas cotizadas; 1,5% en 2010 y 2,4% en 2015.

Tabla 5. Presencia de al menos una consejera ejecutiva y una no ejecutiva.

AÑOS 2010 2011 2012 2013 2014 2015
Nº de empresas 133 128 127 122 125 126
Nº de empresas con al menos una consejera ejecutiva y una consejera no ejecutiva 2 2 2 2 2 3
Porcentaje de empresas con liderazgo femenino 1,5% 1,6% 1,6% 1,6% 1,6% 2,4%

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la CNMV

El número de consejeras en comisiones puede suponer un indicador revelador por la importancia de las comisiones obligatorias, comisión de auditoría y comisión de nombramiento y retribuciones, en el desempeño del consejo. Ambas comisiones, pero más especialmente la comisión de auditoría, desarrollan funciones como la preparación de información para el consejo y toma de decisiones en la propia comisión sobre la supervisión de la elaboración e integridad de la información financiera, velan por la independencia del auditor externo, supervisan las políticas de retribución de los consejeros y consejeras, por la diversidad en el reclutamiento… es decir, que las consejeras que tengan presencia en estas comisiones no solo tienen acceso a mayor información sino que toman decisiones de gran importancia en la gestión de la compañía.

La presencia de consejeras en comisiones (ver Tabla 6) es muy similar a la de consejeras en los consejos de las compañías cotizadas. Aunque desde 2012 se incrementa el número de asientos ocupados por mujeres en las comisiones, alcanzando un total de 145 asientos ocupados por mujeres en 2015 (casi un 16% de representación), viene explicado por la tendencia de la presencia femenina en los consejos. Este resultado indica que la presencia de una consejera en el consejo, con una alta probabilidad, le otorga un asiento en una comisión delegada del mismo y mayor acceso a información, que supone un indicio de aumento de poder o liderazgo femenino. Para el año 2015 el porcentaje de empresas en las que alguna de sus comisiones delegadas estaban presididas por consejeras fue del 25% aproximadamente (gráfico 1), lo que indica que el índice de mujeres en comisiones y que presiden dichas comisiones es más alentador que la presencia en los consejos.

Tabla 6. Número de mujeres en comisiones del consejo.

AÑO 2010 2011 2012 2013 2014 2015
Puestos en comisiones ocupados por mujeres 103 97 95 105 114 145

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la CNMV

Gráfico 1. Presidencia Femenina en Comisiones del Consejo de Administración.

Sin título

Finalmente, para analizar las redes sociales de las mujeres en los consejos de empresas cotizadas españolas se ha empleado una herramienta que analiza las estructuras de poder corporativas usando la teoría de redes: interlocking directorates –relaciones entre las corporaciones que se producen cuando comparten consejeros o consejeras, es decir, cuando se sientan en más de un consejo simultáneamente. Las redes son un mecanismo de colusión que beneficia tanto a la corporación como al propio consejero o consejera, ya que la red organizacional proporciona mayor probabilidad de formar parte de la red de élite y mayor acceso a los recursos. El consejero o consejera con una amplia red aportará información y conocimientos al consejo y a otros miembros de la red. Para este análisis solo estudiaremos las compañías listadas en el Ibex35 porque la muestra es más pequeña y nos permitirá llevar a cabo un análisis más sencillo (teniendo en cuenta que estas compañías están sometidas a mayor exigencia y control de la información obligatoria y voluntaria divulgada y, que por tanto, suelen divulgar mejores estándares)

Gráfico 2. Red corporativas del Ibex35 a través de consejeras

Red de Consejeras

Si analizamos la estructura de poder de las compañías cotizadas en el Ibex35 para el año 2105[6], constatamos que dichas corporaciones no establecen sus vínculos a través de consejeras, como podemos observar en el gráfico 2, solo existen 6 consejeras que comparten asiento en al menos dos empresas y una de ellas se sienta en tres consejos de administración. Las empresas de Ibex35 siguen estableciendo sus estructuras corporativas a través de sus consejeros que son mayorías en los consejos de administración como se puede ver en el gráfico 3. Resultados que ya intuíamos a través del análisis de datos realizados anteriormente: baja presencia de mujer en consejos, reducidísimo porcentaje de empresas con masa crítica de mujeres en sus consejos, inexistencia de consejeras ejecutivas y no ejecutivas sentadas en el mismo consejo, mayoría de consejeras reclutadas independientes, sin vinculación con el capital control, que nos lleva a pensar que su presencia se debe más al cumplimiento de cuotas impuestas que no se llegan a cumplir. Y, en este escenario son visualizadas como símbolos sin poder para ejercer influencia, ni tejer redes de influencia.

Gráfico 3. Red corporativas del Ibex35 a través de consejeros

Red Consejeros

El análisis de redes corporativas del Ibex35 corrobora que los consejeros son los actores elegidos por las compañías para establecer sus vínculos corporativos, son los que acceden a las redes de élites, los que tienen acceso a mayores recursos y proporcionan mayor información al consejo. Por tanto, el liderazgo en el índice de mayor capitalización en el mercado continuo español sigue siendo masculino y además, la diversidad de género es el aspecto que menos les preocupa según un estudio realizado por PwC, en el que solo el 25% de los consejeros les preocupaba el cumplimiento de la cuota establecida por el Código de Buen Gobierno. Así pues la evidencia nos muestra que en España no existe conexión en red de las mujeres con capacidad de toma de decisiones, aspecto clave para incrementar el liderazgo femenino y la mejora del valor añadido de las empresas.

En conclusión nos reafirmamos en que el avance de la presencia de la mujer en los consejos de administración de las compañías cotizadas españolas es un hecho pero muy exiguo y no alcanzaremos las cuotas establecidas por ninguna normativa a nivel europeo o nacional vigente y además, el liderazgo femenino es aún ilusorio:

  1. La presentación femenina en los consejos alcanza para el año 2015 el 15%.
  2. Solo el 13,49% de las compañías tienen al menos 30% de representación femenina
  3. Solo el 6% son consejeras ejecutivas.
  4. Solo el 2.4% de las empresas cotizadas tienen al menos una consejera ejecutiva y una no ejecutiva.
  5. La presencia femenina en comisiones es similar a la presencia en los consejos.
  6. Las consejeras no poseen redes sociales que les permita disponer de mayor información y capacidad de influencia.

Referencias y notas

[1][2] Noland, M., T. Moran y B. Kotschwar. (2016). Is Gender Diversity Profitable? Evidence from a Global Survey . Working Paper. Peterson Institute for International Economics.

[3] Lee, L.E., R. Marshall, D. Rallis y M. Moscardi. (2015). Women on boards: Global Trends un Gender Diversity on Corporate Boards. MSCI ESG Research Inc. 1-30.

[4] Terjensen, S.,E. Barbosa y P. Morais. (2015). Does the presence of independent and female directors impact firm performance? A multi-country study of board diversity. Journal of Management and Governance. Doi:10.1007/s10997-014-9307-8.

[5] Kanter (1977). Men and Women of the Corporation. New York: Basic Books.

[6] Se ha realizado el mapeo de las relaciones donde están entre consejeros y consejeras que forman parte de más de un consejo de administración en alguna de las compañías del IBEX35 a través de Onodo (https://onodo.org)

(*) Análisis realizado bajo el paraguas del proyecto ECO2015-65058-R: Las Mujeres en los Puestos de Toma de Decisiones Empresariales. ¿Símbolos o Poder Efectivo? financiado por el Ministerio

Traducción de Forma, sustancia y diferencia, texto de Gregory Bateson sobre la ecología de la mente

“Así como existe una ecología de las malas hierbas existe una ecología de las malas ideas”. Con esta cita de Bateson comienza el libro Las tres ecologías de Félix Guattari, con el que trabajo desde hace años. Una de las tres ecologías de Guattari es la ecología mental – junto a la ambiental-técnica y la social – que toma de Bateson, aunque como es propio de Guattari y su amigo Deleuze, reinterpretándola. Este otro texto que ahora traduzco, creo que es uno de los que mejor explica el concepto de Bateson de la ecología de la mente, del que cabe destacar que supone una propuesta de relación entre el mundo convencionalmente físico y el mundo de la información (¿forma, patrones?). Según su propuesta ambos serían maneras diferentes de mirar la misma realidad que co-evolucionan condicionándose y afectándose mutuamente, podría decirse – o quizás habría que expresarlo de otra manera… Los últimos artículos de Bateson trataban de las patologías de la ecología de la mente. Vale; os dejo sin más la traducción, algo larga para el formato blog, pero en cualquier caso aquí queda para quien le pueda hacer falta.

Forma, sustancia y diferencia

Gregory Bateson

Gregory Bateson, 1970, Form, Substance, and Difference, 19ª Conferencia anual en memoria de Korzybski, General Semantycs Bulletin, No 37, 1970; reproducida en G.B, 2000, Steps to an Ecology of Mind, The University of Chicago Press, Chicago, pp. 454-471. Traducción de J. Pérez de Lama, 01/01/2018

Pensar la relaciones entre organismos y medio

[H]e estudiado el área de impacto entre el pensamiento filosófico muy abstracto y formal por un lado y la historia natural del hombre y de otras criaturas por el otro. Este solapamiento entre premisas formales y comportamiento concreto es hoy, afirmo, de una terrible importancia. Tenemos frente a nosotros un mundo que está amenazado no sólo por la desorganización de muchas clases, sino también por la destrucción del medio ambiente (environment), y nosotros, hoy, aún somos incapaces de pensar claramente sobre las relaciones entre un organismo y su medio ambiente. ¿Qué clase de cosa es ésta, a la que llamamos organismo + medio ambiente?
Sigue leyendo Traducción de Forma, sustancia y diferencia, texto de Gregory Bateson sobre la ecología de la mente

Contribuciones a la construcción de una perspectiva eco-ética-estética de la ciudad: documentos de concurso de profesor Titular de Universidad


Imagen: Tecnologías convivenciales; prototipo portátil de fabricación (impresión 3D) alimentado por energía solar fotovoltaica. Entre otros aspectos de interés, la impresora, una p-minifab, es hardware libre desarrollado y construido por el propio equipo del Fab Lab Sevilla (Miguel A. López). En la foto estoy con Cristina P. estudiante interna que colabora con el Fab Lab desde hace ya unos años.

José Pérez de Lama

Casi como despedida bloguera del año subo aquí enlaces a los documentos que preparé para el concurso de profesor Titular de Universidad en el área de Composición Arquitectónica, en la Universidad de Sevilla, para un perfil centrado en la ciudad, tecnopolíticas, medio ambiente (y fabricación digital), que afortunadamente, como muchos sabréis, pude ganar. [0]

Por si alguien tiene curiosidad, y como posible herramienta para otros futuros concursantes. El documento sigue el guión de la convocatoria, aquí en una versión extendida con diversos apéndices. El guión propone los siguientes documentos:

1/ Proyecto docente e investigador

2/ Programa de docente de la(s) asignatura(s) recogidas en el perfil

3/ Curriculum vitae

Yo añadí en un cuarto apartado (volumen) adicional la bibliografía y las referencias usadas tanto para el proyecto docente e investigador como para los programas.

//

Contenidos y no-contenidos

Tras asistir a un par de concursos similares, me quedé algo perplejo con la colonización subjetiva-institucional de la máquina de acreditación. Resumidamente, los compañeros mencionaban ante todo los artículos indexados, proyectos de investigación financiados, etc. etc. sin mencionar sus contenidos salvo los títulos en el mejor de los casos y las presuntas keywords repetidas una y otra vez. Todo esto ilustrado con gráficos cuantitativos, muy bonitos eso sí, en los que se mostraban como habían cumplido meticulosamente con todos los items que los organismos encargados de las acreditaciones exigen para acceder al tipo de plaza en cuestión. Algún amigo multi-archi-sexeniado que me acompañaba exclamaba: “¡Impresionante, qué consistencia, qué carrerón!” o algo similar.

Sobre la autonomía universitaria

Uno esperaba que tras 10, 15, o 19 años en mi caso, de docencia e investigación los candidatos presentaran su pensamiento sobre las cuestiones objeto de la plaza, los trabajos realizados, argumentando su interés y relevancia en sí mismos, y no en virtud del reconocimiento hecho por el ya demasiado conocido dispositivo cuantitativo que nos hemos impuesto o nos han impuesto con la llegada del siglo XXI. Aquello de la autonomía de los universitarios para decidir que es lo relevante en su trabajo, qué problemas o cuestiones eligen tratar, por qué y cómo lo hacen, y que respuestas propias – o como parte de los ecosistemas de pensamiento, docencia e investigación – están tratando de dar. Así como lo que proyectan hacer en los próximos años en el caso de ganar las plazas objeto de concurso…

Eso es más o menos lo que traté de hacer yo, modestamente, y con las dudas de quien tiene todo conocimiento por tentativo y provisional. Empezando por un cierto diagnóstico de la Universidad actual y siguiendo por los problemas y cuestiones a los que me he dedicado y me quiero dedicar, y las cosas realizadas en este marco. Especialmente, considerando el estado de crisis-cambio que vivimos tanto en la Universidad, como en la sociedad y la ciudad – que en concreto era el objeto central del perfil de mi plaza.

Pensar, hacer y volver a pensar sobre lo que se hace

Como resumen algo grosero, lo que planteaba como posible descripción de mi trabajo de estos años y espero que de los que vienen, era la contribución a la construcción de una perspectiva eco-ética-estética [1] de la ciudad, el territorio y las sociedades contemporáneas, en las que las tecnologías (digitales) y el medio ambiente-ecología constituyen dos de sus vectores principales de  transformación y crisis – junto con el estudio del capitalismo contemporáneo, la reproducción social y los feminismos, las nuevas relaciones de poder y cosas así.

Un trabajo teórico en diálogo con el trabajo práctico, que en etapas sucesivas supuso trabajar en proyectos con el Seminario de Arquitectura Bioclimática (posteriormente de Arquitectura y Medio Ambiente) durante los 80 y principios de los 90, vivir en Los Ángeles entre finales de los 90 y principios de los 2000 para estudiar in situ y en primera persona la emergencia de la metrópolis posfordista y digital, los trabajos con hackitectura.net durante la década de 2000, a la vez que participaba activamente en los movimientos anti-globalización de este período, y la creación y trabajo en el Fab Lab Sevilla y la Fab Lab Network entre 2009 y la actualidad. Entre otras cosas.

Os dejo en el enlace a continuación los documentos, por si tuvierais curiosidad por ojearlos. Creo que tiene partes bastantes interesantes, y pocas palabras huecas; aunque así, de principio a fin, quizás no sea una lectura demasiado divertida. Cómo orientación para otros en situaciones similares, tampoco estoy seguro de que sea una buena guía. Posiblemente sea demasiado hteredoxo. No estoy seguro; aquí está en cualquier caso:
https://1984.lsi.us.es/wiki_nam_htca/index.php/Documentos_concurso_TU

¡Salud y buen año 2018!

#notas

[0] El concurso tuvo lugar los pasados días 22 al 24 de noviembre de 2017 y hace sólo unos días; el 21 de diciembre, día del solsticio de invierno por otra parte, tomé posesión formalmente de la nueva plaza. Algún mérito personal creo que tengo para haber ganado esta plaza, pero como en casi todos, o en todos los casos, los méritos suelen ser también y en buena medida sociales, de los ecosistemas-ecologías de los que uno forma parte, – y esa fue una de mis reflexiones en el concurso, que el trabajo de profesor-investigador trata de contribuir a hacer crecer o quizás a hacer más ricas, habitables y alegres – no es tan fácil elegir los adjetivos – las ecologías de las que participamos – y menos, de tratar de ser el más competitivo o más listo o más bad-ass que nadie. Los agradecimientos algo más extensos y detallados se recogen en uno de los documentos enlazados, en el CV, al final. Se atribuye a Newton el haber dicho que si había sido capaz de ver tan lejos era porque había podido subido a hombros de gigantes, refiriéndose a los sabios que le habían precedido. Quizás tendríamos que inventar una nueva versión de este dicho que mencione las ecologías mentales y materiales de las que formamos parte…

[1] Estoy agradecido a Abelardo Gil Fournier que calificó así, como eco-ético-estético, lo que yo estaba proponiendo en el debate tras una conferencia que impartí en Medialab Prado el pasado año, una adjetivación que adopté desde entonces.

Fines, medios, procesos y cerdos asados según John Dewey

El tercer cerdito del cuento de Los tres cerditos construyendo su casa de ladrillo; ilustración de Leslie Brown, s/f; fuente: https://www.cuentosinfantiles.net/los-tres-cerditos-version-original/

Fines, medios, procesos y cerdos asados según John Dewey

José Pérez de Lama

Everyone is busy following the cookbook. Seymour Papert, 1993

En el estupendo libro de Steven Fesmire sobre Dewey, el autor recuerda la siguiente historia, con la que Dewey invitaba a reflexionar sobre la relación entre fines y medios, y la necesidad de pensar con inteligencia sobre la relación entre estos y aquellos, – ¡en cosas así creía Dewey!

“La historia […] es que el asado de cerdo fue disfrutado por primera vez cuando accidentalmente se incendió una casa en la que estaban encerrados unos animales. Buscando entre las ruinas, los dueños de la casa se quemaron los dedos al tocar los cerdos que se habían quemado en el incendio. Cuando impulsivamente se chuparon los dedos para aliviar las quemaduras, descubrieron el nuevo sabor. Habiéndoles gustado, desde entonces, se pusieron a construir casas, a meter cerdos dentro y a quemarlas…” [1]

Según explica Fesmire, Dewey recurre a esta “tonta pero memorable” parábola en su obra Teoría de la valoración (Theory of Valuation, 1939) para reflexionar sobre la relación entre lo que llama ends in view (fines a la vista) y las consecuencias no tan evidentes que suponen el logro de estos fines. “Lo visible se sitúa en medio de lo invisible”, otra de sus citas preferidas por mí; lo visible serían los fines a lograr, mientras que lo invisible las implicaciones y consecuencias menos patentes. Sigue leyendo Fines, medios, procesos y cerdos asados según John Dewey

Por qué un colegio no puede llamarse Calvo Sotelo

Pepa Domínguez (2017), “Niños y niñas del colegio contra la violencia machista”, Fuente: Página de Facebook del AMPA del Colegio, https://www.facebook.com/AmpaCalvoSoteloSevilla/photos/a.147226489083820.1073741827.146385709167898/158088251330977/?type=3&theater

 

David Patiño Rodríguez

El día 30 de octubre tuvimos un tenso debate en el Consejo Escolar del Colegio Calvo Sotelo de Sevilla a raíz de una propuesta del AMPA para cambia el nombre por la posible ilegalidad del actual. En concreto, según al AMPA atenta contra la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Memoria Democrática de Andalucía y por tanto, se debe cambiar cuanto antes para ajustarse a estas dos disposiciones. El Consejo Escolar rechazó a través de una votación secreta y sin dar un solo argumento dicha propuesta, sin valorar siquiera las razones planteadas por el AMPA y que se indican en el presente post por su interés, no solo para las personas relacionadas con el colegio.

El colegio se empezó a construir en el año 1935, en la II República licitándose bajo el nombre de Grupo Escolar Huerta de los Granados, porque comprendía dos edificios que se correspondían con los colegios de niños y niñas que se planificaron. El colegio se inauguró a principios del año 1937 con su actual nombre en honor al Protomártir de la Cruzada. Calvo Sotelo había sido asesinado días antes del golpe de estado y los golpistas fueron conscientes desde el principio que tenían que justificar su comportamiento y los juicios y asesinatos a los funcionarios y militares que se habían mantenido fieles a la legalidad y que habían cumplido sus cometidos. El asesinato de Calvo Sotelo se convirtió en la principal excusa para justificar su alzamiento contra la legalidad republicana y fue empleada extensamente durante la guerra.

El aprovechamiento propagandístico fue muy intensivo a lo largo de todo el régimen y especialmente al principio. En prácticamente todas las ciudades se rotularon plazas, calles e instituciones con honores a la figura del protomártir empleada para exaltar el régimen dictatorial. La hemeroteca de ABC permite hacernos una idea de la intensidad de este aprovechamiento. Por ejemplo, durante todo el año 1935, último completo en el que la República estuvo en paz y Calvo Sotelo era un destacado líder político, la búsqueda del término “Calvo Sotelo” genera 134 resultados. Por el contrario, la misma búsqueda produce 217 resultados para el año 1937, en el que ya había fallecido. Es decir, Calvo Sotelo muerto generaba muchas más noticias que vivo. La totalidad de estas noticas se corresponde con crónicas de las decenas de actos de homenaje que se realizaron los cuales tenían todos en común que la República era la que había asesinado directamente al político. Estos homenajes se sucedieron desde el principio de la sublevación como prueba que el 7 de agosto de 1936, el Ayuntamiento de Sevilla denominara plaza Calvo Sotelo la actual Puerta de Jerez “en memoria de un mártir de la Patria”. Entre las distinciones abundaron los cambios de nombres a colegios, como el reseñado el 9 de julio de 1938, “para la exaltación de las grandes figuras de nuestro glorioso Movimiento Nacional”. Para hacernos una idea clara de qué tipo de ceremonias se realizaron es representativa la que tuvo lugar en la Academia de Infantería de San Roque el 24 de mayo de 1938. En dicho acto, tal como indica literalmente ABC, tras la misa de rigor “se descubrieron grandes fotografías con la efigie de los generales Orgaz, Queipo de Llano y Mola, de José Antonio Primo de Rivera, Calvo Sotelo, Hitler y Mussolini”.

Si a esto unimos que José Calvo Sotelo no tenía relación directa alguna con Sevilla podemos llegar a la conclusión de que el colegio sevillano se llamó en honor a él únicamente como exaltación y justificación del golpe de estado y del régimen franquista que se estaba formando. Si no hubiera habido golpe de estado no se habría honrado a Calvo Sotelo con un colegio en Sevilla, ni por su actividad política ni por su asesinato, únicamente se hizo como acto de propaganda franquista.

Pero es que además, la actividad que desarrolló José Calvo Sotelo durante los últimos meses de su vida también es destacada y en concreto una parte de ella que ha sido descubierta recientemente. Calvo Sotelo era el líder del partido Renovación Española que defendía la restauración de la monarquía Alfonsina bajo un ideario ultraderechista contrario a la democracia liberal. Para entender los hechos, es necesario encuadrar históricamente los meses anteriores al golpe de estado y su asesinato. En febrero de 1936 se celebraron elecciones generales, y a pesar de que la derecha antiliberal[1] llegó con la expectativa de ganarlas e incluso hizo campaña por la mayoría absoluta, las perdió de manera clara, resultado vencedora una coalición de partidos burgueses progresistas y partidos obreros que se denominó Frente Popular. En esas circunstancias José Calvo Sotelo había terminado siendo líder oficioso de la oposición gracias a unos discursos incendiarios en los que llamaba a que el ejército se sublevara contra el régimen establecido[2].

En esa coyuntura política, los últimos descubrimientos de Ángel Viñas[3], nos han revelado que la actuación de Calvo Sotelo no se limitó a su actividad parlamentaria y por el contrario, fue un actor destacado de la conspiración, hasta su asesinato. Según el citado descubrimiento, Pedro Sainz Rodríguez que posteriormente sería ministro con Franco, siendo el número tres de Renovación Española, firmó 4 contratos el 1 de julio de 1936 en Roma con SIAI, una empresa aeronáutica italiana. En dicho acto se contrataba el suministro de 42 aviones de guerra, más de 10.000 bombas de 2 kilos, 2.000 bombas de 50 kilos, carburante, lubricante y metralletas, todo ello por un valor que en euros de hoy ascendió a 340 millones. Estos suministros tenían que ser entregados en el mes de julio, y de hecho, le llegaron a Franco al principio de la contienda. Quedan pocas dudas de que la operación había sido controlada por José Calvo Sotelo, que era el líder del partido. Tampoco se duda de que la operación contara con el asesoramiento de militares, dado el desconocimiento del material de guerra por parte de civiles. Los especialistas apuntan a Mola con el apoyo de Kindelán y el aval financiero de Juan March. Dado que el golpe militar fue el 18 de julio, los historiadores, en una línea de investigación que aún está más que abierta, han concluido que la fecha estuvo determinada por la llegada de los aviones que se le habían adquirido a Mussolini. Por otro lado, el tamaño de la operación hace pensar que estos contratos estuvieron negociándose durante semanas o incluso meses, por lo que muy posiblemente, el golpe de estado empezó a planearse recién confirmados los resultados electorales. Desde luego, la compra de 42 aviones, junto con otros documentos relacionados con la planificación del golpe, revela claramente que los conspiradores estaban planeando un conflicto armado. Tampoco parece que se estuviera planeando una guerra que durara casi tres años, como la que acabó sucediendo, pero desde luego, parece claro que el objetivo de la compra de esa cantidad de aviones último modelo y de armamento era generar, como indicaba Mola en sus planes originales, una “violencia extrema”. Y desde luego, estos hechos parecen dejar claro que el asesinato de Calvo Sotelo no precipitó unos acontecimientos que ya estaban más que acordados. Tampoco se puede decir que Calvo Sotelo no tuviera nada que ver con la sublevación y con la Guerra, pues parece claro que fue uno de los principales organizadores, a partir de una trama civil que se debería seguir investigando.

Por todas estas razones Calvo Sotelo no puede dar nombre a un colegio. No puede porque incumple dos leyes democráticas y en vigor. Tal como escuchamos tanto estos días, las leyes están para cumplirse y el colegio se denominó así para hacer apología de la dictadura franquista y para justificar el golpe de estado del 18 de julio de 1936, aprovechando su asesinato, por lo que incumple dicha normativa. Solo eso sería suficiente, pero es que además, Calvo Sotelo fue un destacado actor de aquel drama e intervino activamente en su planificación. Por todo ello, un colegio no puede llevar un nombre que está asociado a la guerra. Si se aceptan estas tesis, me imagino que los sectores más inmovilistas tendrán la tentación de salvar la situación llamando al colegio, por ejemplo, Presidente Calvo Sotelo, aprovechando al familiar. Este nombre cumpliría formalmente la ley, pero estaríamos ante un claro fraude de ley porque es evidente que si se el colegio se inaugurara ahora, la probabilidad de que se denominara de ese modo sería nula. De hacerse así, la única razón sería poder seguir denominando al colegio “Calvo Sotelo” y por tanto, Queipo de Llano continuaría siendo el que lo habría nombrado. En realidad, el legislador andaluz indicó su clara voluntad de que los andaluces sepamos la verdad de lo que pasó al establecer la novedosa obligación de que el golpe y la dictadura se estudie en los colegios. Es necesario que el colegio cambie de nombre de verdad para que los estudiantes les pregunten a sus maestros por qué se ha cambiado el nombre de su colegio o para que los padres y madres le hagan al director esa misma pregunta. En el caso del colegio Calvo Sotelo de Sevilla lo tenemos muy fácil, podemos recuperar el nombre que planeó la democracia de entonces y que la dictadura franquista nunca llegó a permitir.

Notas:

[1] Esta etiqueta me parece la más acertada porque, a pesar de lo que siempre nos han dicho, existía una derecha republicana que aceptaba la II República y las reglas democráticas que había impuesto.

[2] Fuente: Diario de Sesiones del Congreso, 16 de junio de 1936 (p. 1385); citada en Preston (1972; p.113).

[3] Viñas, Ángel (2013): “La connivencia fascista con la conspiración y otros éxitos de la trama civil” en Sánchez Pérez, Francisco (editor), Los mitos del 18 de julio, Crítica, Barcelona.

Referencias:

Preston, Paul (1972): “Alfonsist Monarchism and the Coming of the Spanish Civil War”, Journal of Contemporary History, 7 (3-4), pp.89-114.

Viñas, Ángel (2013): “La connivencia fascista con la conspiración y otros éxitos de la trama civil” en Sánchez Pérez, Francisco (editor), Los mitos del 18 de julio, Crítica, Barcelona.