Mary Paley Marshall (Ufford-Inglaterra, 1850-1944)*

Mary Paley Marshall

Mary Paley Marshall con 77 años cuando recibió su doctorado honorario de la Universidad de Bristol en 1927 (https://sheroesofhistory.wordpress.com/2016/10/20/mary-paley-marshall/)

Teresa Duarte

Mary Paley es uno de tantos casos de mujeres de gran valía profesional, en este caso como economista, cuya carrera no solo quedó a medio camino sino prácticamente invisibilizada por la sombra de su marido, Alfred Marshall, quizá el más famoso de los economistas neoclásicos.

Mary nació en 1850 en Ufford, una villa próxima a Stamford, en Lincolnshire, a unas cuarenta millas al noroeste de Cambridge. Creció en una familia muy religiosa pues su padre, Thomas Paley, era clérigo evangélico y simeonita, es decir, de la rama más estricta y radical de esa iglesia, aunque algo singular: ya que la formó y animó para que fuera estudiante en Cambridge, algo completamente inusual y avanzado en su época. Con él y con su madre, Ann Judit Wormald, permaneció hasta los dieciocho años, cuando aprobó los exámenes superiores locales de Cambridge (Cambridge Higher Local Examinations for Women over Eighteen) con calificaciones excelentes. Gracias a ello, se le ofreció una beca para incorporarse a la Universidad de Cambridge bajo la tutela de Miss Clough, y en 1871 formó parte del grupo de las cinco primeras mujeres que entraron en esa prestigiosa institución y más concretamente en el Newnham College.

Mary superó sus estudios superiores en Cambridge con distinción (matrícula de honor) en 1874 y ella y Amy Bulley fueron las primeras mujeres que se presentaron al Tripos de Ciencias Morales[1]. Rita M. Tullberg (2000) señaló que los resultados de Mary Paley fueron asombrosos, incluso comparándolos con los obtenidos por estudiantes masculinos, algo que entonces no era del todo común pues en aquella época las mujeres y los hombres solían desarrollar currículos diferenciados y más livianos en el caso de las mujeres.

En 1875, Mary volvió al Newnham College, pero ya para enseñar economía bajo la tutela del Profesor Marshall, convirtiéndose así en la primera mujer profesora de la universidad de Cambridge. El profesor Stuart le propuso entonces escribir un manual sencillo y económico para sus alumnas que le ayudara a la hora de impartir sus clases magistrales y de ahí nació el que más tarde, en 1879, se convirtió en The economics of industry. Una obra de gran éxito y con varias reimpresiones pero de cuya autoría desapareció Mary cuando Alfred editó una segunda edición en 1892 bastante cambiada[2].

En 1876, Mary se comprometió con Alfred Marshall, un año más tarde contrajeron matrimonio y, al casarse, Marshall tuvo que abandonar su Fellowship en el St. John’s College de Cambridg, pues dejaba de cumplir la entonces exigida condición de soltería. El matrimonio se instaló entonces en Bristol. Allí, Alfred fue nombrado director del College de la Universidad de Bristol y director de la Cátedra de Economía Política. Y Mary, por su parte, se encargó de las tareas educativas del primer College mixto, algo totalmente inusual en aquella época victoriana, cuando las mujeres casadas no trabajaban ni siquiera dentro del grupo selecto de mujeres con formación. Pero Mary tenía un concepto del matrimonio y del papel de la mujer en la vida diferente al predominante y siempre defendió el derecho de las mujeres a participar en la vida pública y a desarrollar carreras profesionales. De hecho, en la etapa de Bristol, Mary dio más clases avanzadas que Alfred y fue reconocida por ello años después.

En 1883 el matrimonio se trasladó a la universidad de Oxford. Alfred se incorporó a la cátedra de economía política en el Balliol College y Mary también llegó a ser una profesora de economía muy reputada. Sin embargo, cuando en 1884 fallece Henry Fawcett y Alfred ocupa su cátedra de Economía Política en Cambridge, Mary se limitará a ocupar un segundo plano como docente, impartiendo tan solo algunas clases de economía en Newnham College, para dedicarse mucho más de lleno a asistir como secretaria, correctora y ayudante de investigación en los libros de su marido.

Durante los años en Cambridge, Mary formó parte de algunas sociedades femeninas y organizaciones de caridad, como la Ethical Society y la Charity Organizaton Society, y del grupo fundador de la British Economic Association, más conocida como la Royal Economic Society. En la revista de la asociación, Ecomomic Journal, publicó tres reseñas sobre economía laboral y sobre las condiciones de vida de las mujeres trabajadoras. En 1895 una del libro de Von Minna Wettstein Adelt sobre las condiciones laborales de las mujeres trabajadoras en fábricas textiles alemanas; en 1896, sobre la Conferencia de Mujeres Trabajadoras que se celebró en 1895; y en 1902 la más extensa sobre el libro de Clara Collet. En ella expresaba su acuerdo con Collet, sobre todo, con su idea de que la educación superior debía darse tanto a las hijas como a los hijos con el fin de que las mujeres pudieran tener independencia económica. Mary decía que “un carácter elevado precisa dignidad y es imposible para una mujer tener gran respeto por sí misma si ella debe casarse para poder vivir”[3].

Desafortunadamente se desconoce con exactitud el papel que Mary desempeñó en la producción de los libros de Alfred, ya que ella destruyó gran parte de la documentación privada relativa a su relación sentimental y profesional con su marido. No obstante, la mayoría de los economistas e historiadores que han escrito sobre la vida de Marshall manifiestan que la intervención de Mary fue imprescindible y, en los últimos años de vida de Marshall[4], decisiva para que sus libros vieran la luz (Mendez, 2007).

Cuando su marido falleció en 1924, Mary ayudó a establecer la Biblioteca Marshall de Economía en Cambridge y se dedicó a ella en cuerpo y alma hasta que el médico insistió en que debía dejarla a los 87 años de edad. En 1927 fue galardonada con un doctorado honorario por la Universidad de Bristol en reconocimiento por su trabajo y tesón para romper prejuicios en torno a la educación superior de las mujeres.

Mary, fue una precursora y defensora del derecho a la educación superior, al trabajo y a la dignidad de la mujer pero los años en Bristol y más tarde una estancia de un año en Palermo (Sicilia)[5], además -muy posiblemente- de su afán por complacer a un marido que a medida que maduraba se sentía más incómodo con sus ideas avanzadas[6], fueron cambiando su vida, hasta el punto de que terminó renunciando a su carrera profesional y a desarrollar su propia obra científica para dedicarse por completo a la de su marido (Méndez, 2007). Como escribió con razón Giacomo Becattini (1990), Alfred Marshall “durante 47 años tuvo a su lado en el trabajo y protegiéndole de la turbación del mundo exterior a Mary Marshall (Paley de soltera), una mujer fuerte e inteligente, que quizá se habría convertido en la primera mujer economista moderna de no haber sacrificado tanto de sí misma a la asistencia de su gran marido”.

Referencias

[1] El Tripos de Ciencias Morales consistía en la superación de exámenes que conferían el grado de Bachelor e incluía ejercicios de Economía Política. En Cambridge aún no existía un Tripos de Economía Política independiente de Ciencias Morales. La economía era una disciplina joven y poco conocida, salvo en grupos limitados de estudioso. Las primeras universidades en incluirla como disciplina científica en sus programas fueron Oxford en 1797 y la Universidad de Londres en 1827. En Cambridge se logró establecer el Tripos de Economía en 1903.

[2] Aunque la primera edición del libro de Mary Paley Marshall y Alfred Marshall fue muy exitosa, Keynes consideró que “era un libro excelente, no se produjo nada más útil para su propósito durante muchos años, si es que llegó a hacerse” (Keynes, 1944: 239), fue retirado de circulación por voluntad de Alfred Marshall bajo argumentos de base doctrinal, aunque según Groenewegen (1995: 25) Mary no estuvo de acuerdo con el criterio de su marido.

[3] Marshall, Mary P. (1902).

[4] Los últimos libros publicados por Alfred Marshall en 1929, 1921 y 1923 se produjo cuando su salud ya era decadente y su capacidad mental estaba notablemente mermada (Méndez, 2007).

[5] Mary Paley Marshall y Alfred Marshall disfrutaron de una estancia de un año debido a las dolencias de Alfred. Según Mary y Alfred este período fue de perfecta dicha y felicidad más prolongado de sus vidas (Keynes, 1944: 240-241)

[6] Alfred Marshall luchó contra los intereses femeninos: emancipación de la mujer y su acceso a los grados superiores de la licenciatura. En este último asunto, Alfred incitó a Herbert S. Foxwell para que tomara una actitud activamente en contra porque la posición de su mujer en la formación de las estudiantes en Newnham y Girton se lo impedía a él (Groenewegen, 1995).

Bibliografía

Becattini, G., 1990. Alfred Marshall: vida y pensamiento, Revista de economía, Consejo General de Colegios de Economistas, 6 (3), reproducido en Economistas, 2013, 16(6):32-41.

Gallego Abaroa, E., 2010. La incorporación de las mujeres a la Economía Política en los albores del siglo XIX: Jane Marcet, Harriet Martineau, Millicent Garrett Fawcett y Harriet Taylor Mill, Boletín Económico de Información Comercial Española, 852: 13-25.

Groenewegen, P., 1995. A Soaring Eagle: Alfred Marshall 1842-1924. Edward Elgar: Aldershot.

Keynes, J.M., 1944. Mary Paley Marshall, en The Collected Writings of John Maynard Keynes. Essays in Biography, vol. X: 232-250. Macmillan for the Royal Economic Society, London.

Marshall, M. P., 1902. Educated Working Women by Clara Collet, Review, Economic Journal, 12 (46): 252-257.

McWilliams Tullberg, R., 2000. Mary Paley Marshall (1950-1944), en Robert W. Dimand, Mary Ann Dimand y Evelyn L. Forget (eds.), A Biographical Dictionary of Woman Economists, Cheltenham, Edward Elgar Publishers.

Méndez Ibisate, F., 2007. Mary Paley Marshall, en Perdices de Blas, L. y Elena Gallego Abaroa (coord.): Mujeres Economistas. Editorial del economista. Madrid.

Sheroes of History by Ann Kennedy Smith. Mary Paley Marshall. https://sheroesofhistory.wordpress.com/2016/10/20/mary-paley-marshall/ consultado el 8/04/2017.

(*) Este texto ha sido elaborado para el Proyecto “La economía no es solo cosa de hombres”, abril, 2017, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad de Sevilla.

Save

Anuncios

2 comentarios en “Mary Paley Marshall (Ufford-Inglaterra, 1850-1944)*

  1. Buen trabajo Teresa! ¡Esas pobres economistas sometidas a sus mentores…! Grrr… Menos mal que se está acabando ya, o se ha acabado… Mucha más economía feminista nos hace falta!
    Bueno, ganas de ver la expo en su conjunto _ ya nos contarás para cuando. Saludos!! jpl

    Me gusta

    1. Gracias Jose… Paley Marshall es un ejemplo de economistas brillantes que fueron invisibilizadas por una u otra razón pero hay otros ejemplos como Marcet, Fawcett, Abbott, Robinson, Webb, Luxemburgo… muy reconocidas 😉

      Pues pondré un anuncio en el blog del evento.

      Saludos,
      Teresa.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s