Archivo de la categoría: Feminismo

Donna Haraway, Staying with the Trouble: análisis de la introducción


Imagen: the Hyperbolic Crochet Coral Reef — created by Margaret and Christine Wertheim of the Institute For Figuring, 2010; fuente img.: https://ocean.si.edu/human-connections/books-film-arts/hyperbolic-crochet-coral-reef
______

Análisis del capítulo de introducción de Donna Haraway, 2016, Staying with the Trouble. Making Kin in the Chthulucene, Duke University Press, Durham. Traducción al español en proceso (puede verse, por supuesto, la traducción de Helen Torres para Consonni, 2019; aquí copia no comercial de la intro de esta edición: https://www.consonni.org/sites/default/files/Seguir%20con%20el%20problema_Haraway_capi1.pdf ).

José Pérez de Lama, con la colaboración de Jose Sánchez-Laulhé y Pablo DeSoto

______

Staying with the trouble. Making Kin in the Chthulucene

Introduction, with comments
____________

[pg. 1]

Section 1: Trouble, staying with the trouble

Trouble is an interesting word. It derives from a thirteenth-century French verb meaning “to stir up,” “to make cloudy,” “to disturb.” (*)

We – all of us on Terra – live in disturbing times, mixed-up times, troubling and turbid times.

The task is to become capable, with each other in all of our bumptious kinds (**), of response.

Mixed-up times are overflowing with both pain and joy [?] – with vastly unjust patterns of pain and joy, with unnecessary killing of ongoingness but also with necessary resurgence [? hmm].

The task is to make kin in lines of inventive connection as a practice of learning to live and die well with each other in a thick present.

Our task is to make trouble, to stir up potent response to devastating events, as well as to settle troubled waters and rebuild quiet places.

__ The future question

In urgent times, many of us are tempted to address trouble in terms of making and imagined future safe, of stopping something from happening that looms in the future, of clearing away the present and the past in order to make futures for coming generations. (#)

Staying with the trouble does not require such a relationship to times called future.

In fact, staying with the trouble requires learning to be truly present, not as a vanishing pivot between awful or edenic pasts and apocalyptic or salvific futures, but as mortal critters entwined in myriad unfinished configurations of places, times, matters, meanings.

__ notas

* Middle English, from Anglo-French trubler, from Vulgar Latin *turbulare, from *turbulus agitated, alteration of Latin turbulentus — more at turbulent. También en español: turbio, turba (gente como en tumulto). http://etimologias.dechile.net/?turbulencia __ dice aquí, raíz turbo: rápido movimiento circular. La misma raíz que disturbio, perturbar, contubernio…

Me sugiere estos día como una anti-Ilustración – Enlightenment en inglés; Illumination [?] en francés; un poco el típico pun, o broma-provocación, de Haraway…

También algo de brujas…

** Bulliciosas, tumultuosas… incluso sin necesidad de estirarlo emasiado podría decir carnavalescas… el motley crew de Linebaugh… la multitud de los italianos…

# Esto del futuro y el presente… Ella sin embargo recurre con frecuencia a la sci-fi, y aquí termina con las historias de Camille que se proyectan varias generaciones hacia el futuro… Entiendo lo que creo que dice; por ejemplo, evitar los sacrificios presentes, por ideales y promesas de salvaciones futuras – de las religiones y ciertas ideologías…

___

[pg. 2]

Section 2: Chthulucene

Chthulucene is a simple word. It is a compound of two Greek roots (khthón and kainos) that together name a kind of timeplace for learning to stay with the trouble of livig and dying in response-ability on a damaged earth.

Kainos means now, a time of beginnings, a time for ongoing, for freshness.

Nothing in kainos must mean conventional pasts, presents or futures.

There is nothing in times of beginning that insists on wiping out what has come before, or, indeed, wiping out what comes after, kainos can be full of inheritances, or remembering, and full of comings, of nurturing what might still be. I hear kainos in the sense of thick, ongoing presence, with hyphae (*) infusing all sorts of temporalities and materialities.

__ notas

* Hyphae: hifas son una red de filamentos cilíndricos que conforman la estructura del cuerpo de los hongos pluricelulares. Están constituidos por una fila de células alargadas y tubulares, envueltas por una pared celular compuesta de quitina. El conjunto de estas hifas se denomina micelio. Podría parecerse a rizoma, pero también forman el cuerpo superior de los hongos…
___

[pg. 2; prgf. 2]

Section 3: Chthonic ones

//Significanty contributes to the understanding of the Chthulucene.

Chthonic ones are beings of the earth, both ancient and up-to-the-minute. I imagine chthonic ones as replete of tentacles, feelers, digits, cords, whiptails, spider legs, and very unruly hair.

Chthonic ones romp in multicritter humus but have no truck with sky-gazing Homo.

Chthonic ones are monsters in the best sense; they demonstrate and perform the material meaningfulness of earth processes and critters. They also demonstrate and perform consequences.

Chthonic ones are not safe; they have no truck with ideologues; they belong to no one; they writhe and luxuriate (*) in manyfold forms and manyfold names in all the airs, waters, and places on earth.

They make and unmake, they are made and unmade.

They are who are. [!]

No wonder the world’s great monotheisms in both religious and secular guises have tried again and again to exterminate the chthonic ones. [**]

The scandals of times called the Anthropocene and the Capitalocene are the latest and most dangerous of these exterminations forces. (#)

Living-with and dying-with each other potently [##] in the Chthulucene can be a fierce reply to the dictates of both Anthropos and Capital. (&)

__ notas

* Estas palabras que le gustan a DH; writhe puede significar twist pero también algo así como enlazarse; luxuriate significa entre otras cosas proliferar, grow profusely; Manyfold, significa many times, como en twofold; que significa tanto tener dos partes como duplicarse en número o tamaño.

** Makes one think of course of witch hunts, and feminism.

# Here A&C are intriduced in an interesting, suggestive way.

## Potently sounds like an interesting word here. Of course, it makes me think of Spinoza’s potence.

& This here is quite a powerful, prophet-poet-tongue paragraph… somehow expressing who a new us / nosotros might be… The chthonic ones… Hmmm

___

[pg. 2; prgf. 3]

Section 4: Making kin

[parentesco, también: i am very keen on; original tiene que ver con clan y con relación de sangre; se extiende a relacionado, compatible… afín]

Kin is a wild category that all sorts of people do their best to domesticate. Making kin as oddkin (*) rather than, or at least in addition to, godkin (**) and genealogical and biogenetic family troubles important matters, like
_ to whom one is actually responsible.
_ Who lives and who dies,
_ and how, in this kinship rather than that one?
_ What shape is this kinship,
_ where and whom do its lines connect and disconnect,
_ and so what?

__ notas

* ¿Es neologismo de la autora? – no aparece el Merriam Webster, por ejemplo]

** ¿Hmm? – como hermanos / hijos de Dios o algo así, como en la religión cristiana; aunque en el diccionario parece más bien significar divino o algo así como un dios menor: godling.

What must be cut and what must be tied in multispecies if flourishing on earth, including human and other-than-human beings in kinship, are to have chances? (*)

* Problem here with conjugation: flourishing / are __ or otherwise I am reading the sentence wrongly.

[Vivir y morir, y cómo… La historia del conejo blanco de Stephen en la Viña]
______

[pg. 2; prgf. 4]

Section 4: SF

An ubiquitous (*) figure in this book is SF (**): science fiction, speculative fabulation, string figures, speculative feminism, science fact, so far. This reiterated list whirls and loops throughout the coming pages, in words and in visual pictures,

braiding me and my readers into beings and patterns at stake (***).

Science fact and speculative fabulation need each other, and both need speculative feminism.

__ notas

* Curious pronunciation, after M-W, as if beginning with a soft Spanish “y”. Hm.

** See in the Stories video, short comment on the use or relevance in hery thinking of science fiction.

*** Clear in English, it is a bit difficult for me to translate into Spanish: en riesgo, en juego, en peligro… comprometido…

______

[pg. 3; prgf. 1 – a mitad]

Section 5: String figures, 3 senses (#)

I think of SF and string figures in a triple sense of figuring. (*)

[5.1] First, promiscuously plucking out fibers in clotted and dense events and practices, I try to follow the threads where they lead in order to track them and find their tangles and patterns crucial for staying with the trouble in real and particular places and times. (**)

In this sense, SF is a method of tracing, of following a thread in the dark, in a dangerous true tale of adventure, where who lives and who dies and how might come clearer for the cultivating of multispecies justice.

[5.2] Second, the string figure is not the tracking, but rather the actual thing, the pattern and assembly that solicits response [?], the thing that is not oneself but with which one must go on.

[5.3] Third, string figuring is passing on and receiving, making and unmaking, picking up threads and dropping them. SF is practice and process; it is becoming-with each other in surprising relays; it is a figure for ongoingness (***) in the Chthulucene.

__ notas

# Me resulta interesante que todo esto es muy parecido a nuestro uso del término mapear, hacer mapa, etc. que es a la vez forma de mirar y estudiar el mundo, forma en que éste se organiza, y forma de producirlo. Quizás será interesante ver qué diferencias hay, qué aporta la idea de string figure respecto de la de mapa… Algunas se me ocurren rápido: la implicación de los cuerpos es más evidente, la precariedad, el tener que pasarlo y recibirlo permanentemente de unos a otros… La dimensión del devenir-con aparece como más evidente y precaria…

* Figuring aquí me desconcierta un poco… Igual es sólo algo retórico, de string figures a figuring… Igual pretende subrayar el especto material y espacial-temporal de las composiciones… frente a una aproximación más abstracta del tipo D-G…

** This sounds very Latour, indeed, plucking and following the traces… real and particular places and times…

*** Ongoingness, otra palabra difícil y característica del libro. Sobre ongoing dice el M-W: being actually in process; será por tanto lo que está en proceso, lo que está en proceso de devenir, vivo, haciéndose… Lo heraclitiano, podíamos decir en cierto modo… pero no se ahora mismo si tiene algún énfasis especial. En realidad el término figure aquí tampoco lo comprendo demasiado bien… aunque mirando el M-W se ve que tiene múltiples acepciones: forma, apariencia, pattern o patrón, incluso coreografía

______

[pg. 3; prgf. 2&3; pg. 4; prgf. 1&2]

Section 6: Two typical responses to the Anthropocene

The book and the idea of “staying with the trouble” are especially impatient with two responses that I hear all too frequently [responses] to the horrors of the Anthropocene and the Capitalocene (*).

(*) A&C were already mentioned without explanation in section 3.

[6.1] The first is easy to describe, and i think, dismiss, namely, a comic faith in technofixes (*), whether secular or religious: technology will somehow come to the rescue of its naughty but very clever children, or what amount to the same thing, God will come to the rescue of his disobedient but ever hopeful children.

In the face of such touching silliness about technofixes (or techno-apocalypses [?]), sometimes it is hard to remember that it remains important to embrace situated technical projects and their people. They are not the enemy; they can do many important things for staying with the trouble and for making generative oddkin.

* Tecnosolucionismo que critica el amigo Morozov entre otros

___

[6.2] The second response, harder to dismiss, is probably even more destructive: namely, a position that the game is over, it’s too late, there’s no sense trying to make anything any better, or at least no sense having any active trust in each other in working and playing for a resurgent world.

Some scientists I know express this kind of bitter cynicism, even as they actually work very hard to make a positive difference for both people and other critters.

Some people who describe themselves as critical cultural theorists or political progressives express these ideas too.

I think the odd coupling of actually working and playing for multispecies flourishing with tenacious energy and skill, while expressing an explicit “game over” attitude than can and does discourage others, including students, is facilitated by various kinds of futurisms. One kind seems to imagine that only if things work do they matter [?] – or, worse, only if what I and my fellow experts do works to fix things does anything matter. More generously, sometimes scientists and others who think, read, study, agitate, and care know too much, and it is too heavy. Or, at least we think we know enough to reach the conclusion that life on [E]arth that include human people in any tolerable way really is over, that the apocalypse really is nigh.

[6.3: Elaboration on the former defeated or too realist attitude; the population issue]

That attitude makes a great deal of sense in the midts of the [E]arth’s sixth great extinction event and in the midst of engulfing wars, extractions [?], and immiserations of billions and other critters for something called “profit” or “power” – or, for that matter, called “God” [?].

A game-over attitude imposes itself in the gale-force winds of feeling, not just knowing, that human numbers are almost certain to reach more than 11 billion people by 2100. The figure represents a 9-billion person increase over 150 years from 1950 to 2100, with vastly unequal consequences for the poor and the rich – not to mention vastly unequal burdens imposed on the earth by the rich compared to the poor – and even worse consequences for non-humans almost everywhere. There are many other examples of dire realities; the Great Accelerations of the post-World War II era gouge their marks in [E]arth’s rocks, waters, airs and critters.

There is a fine line between acknowledging the extent and seriousness of the troubles and succumbing to abstract futurism and its affects of sublime despair and its politics of sublime indifference. (*)

* Interesting, very good — here the use of the term sublime…

______

[pg. 4; prgf. 3]

Section 7: The Chthulucene as attitude and way of acting

This book argues and tries to perform that, eschewing futurism, staying with the trouble is both more serious and more lively.

Staying with the trouble requires making oddkin; that is, we require each other in unexpected collaborations and combinations, in hot compost piles.

We become-with each other or not at all.

That kind of material semiotics (*) is always situated, someplace and no place, entangled and worldly.

Alone, in our separate kinds of expertise and experience, we know both too much and too little, and so we succumb to despair or ti hope, and neither is a sensible [prudente] attitude. Neither despair nor hope is tuned to the senses, to mindful matter [?], to material semiotics, to mortal earthlings in thick copresence.

Neither hope nor despair knows how to teach us to “play string figures with companion species,” the title of the first chapter of the book.

* Material semiotics. Provisionalmente podemos pensar en maneras de significar y comunicar sin discurso, mediante la forma física, las configuraciones, la química & bioquímica, las prácticas mismas…

____________

Imagen:  What happens when you mix math, coral and crochet? It’s mind-blowing. The Hyperbolic Crochet Coral Reef, Margaret and Christine Wertheim of the Institute For Figuring; fuente img: https://ideas.ted.com/gallery-what-happens-when-you-mix-math-coral-and-crochet-its-mind-blowing/
___

Part 2 [begins: pg. 4; prgf. 4]: description of the chapter’s contents

Comment: Here, beside describing each of them it continues advancing various ideas and figures. ____ The introduction for the class, however, could stop here.

______

Section 2.1: chapter 1, Playing String Figures with Companion Species

Three long chapters open Staying with the Trouble. Each chapter tracks stories and figures for making kin in the Chtulucene in order to cut the bonds of the Anthropocene and the Capitalocene. (*)

Pigeons in all their worldly diversity – from creatures of empire, to working men’s racing birds, to spies in war, to scientific research partners, to collaborators in art activisms on three continents, to urban companions and pests – are the guides in chapter 1.

In their homely histories, …

__ notas

* Wark: Workings of the world untie! There is a win to world!

Section 2.2; chapter 2, Tentacular thinking

[…] pigeons lead into a practice of “tentacular thinking,” the title of the second chapter. (*)

Here I expand the argument that bounded individualism in its many flavors in
__ science
__ politics, and
__ philosophy
has finally become unavailable to think with, truly no longer thinkable, technically or any other way.

Sympoiesis – making with – is a keyword throughout the chapter, as I explore the gifts for needed thinking offered by theorists and storytellers.

My partners in science studies, anthropology, and storytelling – Isabelle Stengers, Bruno Latour, Thom van Dooren, Anna Tsing, Marilyn Strathern, Hannah Arendt, Ursula Le Guin, and others are my companions throughout tentacular thinking.

With their help I introduce the three timescapes of the book: the Anthropocene, the Capitalocene, and the Chthulucene.

Allied with the Pacific day octopus, Medusa, the only mortal Gorgon, figured as the Mistress of the Animals, saves the day and ends the chapter.

__ notas

* Once again one would have to think about similarities an differences between tentacular thinking and rhizomatic thinking. Then, I myself, should think about the differences, the distances, between conventionally so called scientific thinking and writing, and tentacular thinking…

______

Section 2.3: chapter 3, Symbiogenesis and the Lively Arts of Staying with the Trouble

“Symbiogenesis and the Lively Arts of Staying with the Trouble,” chapter 3, spins out the threads of sympoiesis in
__ ecological evolutionary developmental [later called EcoEvoDev] biology and
__ in art/science activisms committed to four iconic troubled places:
__ coral reef holobiomes,
__ Black Mesa coal country in Navajo and Hopy lands and other fossil fuel extraction zones impacting especially ferociously on indigenous people,
__ complex lemur forest habitats in Madagascar, and
__ North American circumpolar lands and seas subject to new and old colonizations in the grip of rapidly melting ice.

This chapter makes string figures with the threads of reciprocating energies of biologies, arts, and activisms for multispecies resurgence.

Navajo-Churro sheep, orchids, extinct bees, lemurs, jellyfish [?], coral polyps, seals [?], and microbes play leading roles with their artists, biologists, and activists throughout the chapter.

Here and throughout the book, the sustaining creativity of people who care and act animates the action. Not surprisingly, contemporary indigenous people and peoples, in conflict and collaboration with many sorts of partners, make a sensible difference.

Biologists, beginning with the incomparable Lynn Margulis, infuse the thinking and playing in this chapter. (*)

__ notas

* For a tight and thorough reading of the book, it would be interesting to compare the contents of chapters 1 and 3; in particular the theory-ideas; the diverse emphasis; as the case-studies are obviously different. While in chapter 1 the emphasis is in string figures, going on then to the family of pigeon case-studies; in chapter three, the emphasis is rather on biological studies, around the sparking bright character of Lynn Margulis. Again, comparing the theory presented in chapters 2 and 2, the idea of simpoiesis seems to be a commons one. While in ch 2, with Stengers, Latour and others the central theme could be about the no-disciplinary boundaries approach, the situated condition… [?]; in ch 3 it might be the biological Margulian model; and then the arts/science approach to simpoetic production… All this is not very clear to me now.

______

Section 2.4: chapter 4, Making kin

[pp. 5-6-7]

[“Making kin”, chapter 4, is both a reprise of the timescapes of Anthropocene, Capitalocene, and Chthulucene, and […]

[…] a plea to “Make Kin Not Babies.”

Comment: Now begins a long digression – or not so, about the world-population problem; – that is probably longer than the one which is actually in chapter 4 itself… The issue concerns me too; I really appreciate a discussion about reproductive rights – linking in my opinion to the Marxist idea of social reproduction of labor; in a way that surprised me.

Antiracist, anticolonial, anticapitalist, proqueer feminists of every color and from every people have long been leaders in the movement for sexual and reproductive freedom and rights, with particular to the violence of reproductive and sexual orders for poor and marginalized people. (*)

Feminists have been leaders in arguing that sexual and reproductive freedom means being able to bring children, whether one’s own or those of others, to robust adulthood in health and safety in intact [?] communities.

__ notas

(*) Argument similar to Alicia Puleo’s. Would be interesting to compare in detail. See also Silivia Federici.

Serie elecciones 2019: ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva

Imagen: Marta Ponferrada Espejo, 2017, esquema de las características de una ciudad feminista, de La ciudad eco-feminista. Espacios públicos y privados para una sociedad más sostenible e inclusiva, Trabajo Fin de Grado, Escuela Técnica Superior de Arquitectura Universidad de Sevilla, p. 15.

Serie elecciones 2019: ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva

José Pérez de Lama / versión beta

Tercera o cuarta entrega de mis modestas aportaciones al debate pre-electoral. Esta plantea algunas cuestiones sobre ciudad y urbanismo, en torno a las dos etiquetas que aparecen en el título, ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva.

Hace ya unos meses asistí a una reunión convocada por mi amigo Fernando Pavón para intercambiar ideas sobre los programas electorales para las elecciones municipales que entonces aún no tenían fecha.

La ciudad que queremos / la ciudad que a lo mejor podemos

Como había participado ya en sucesivos grupos de este tipo, cada cuatro años…, y de la última vez, muy poco se había avanzado en las políticas reales, la primera idea que propuse es partir de enfrentar la ciudad que queremos – eslogan que ya habíamos usado en Sevilla en… 1999… y que luego incluso una alcaldesa del PP usó como propio en una campaña ante nuestra (relativa) sorpresa -, con la ciudad que – a lo mejor podamos; esto es, la ciudad que queremos en diálogo con la ciudad que a lo mejor podríamos… “La lista de los reyes magos” a grandes rasgos ya la teníamos de hace cuatro años… pero contando con la experiencia de estos cuatro años con grupos del cambio en los gobiernos municipales, igual era bueno, plantear estos dos escenarios más o menos confrontados entre sí.

Aparece entonces otra idea, que podría expresarse con la noción de estrategias: dando por supuesto que la ciudad que queremos fuera un/el horizonte deseable, qué objetivos, políticas y medidas se pueden realistamente plantear – quizás incluso con diversos escenarios de mayorías/minorías, etc. – para que, sin caer en la fantasía o la delusion que se diría en inglés, pensar en la ciudad que podemos, pero que apunte hacia la que supuestamente queremos, con mayor pragmatismo y eficacia que las acciones más o menos oportunistas y las reacción contra las medidas de los gobiernos de turno que suelen caracterizar – con demasiada frecuencia – a las oposiciones políticas y a los movimientos sociales urbanos. Sigue leyendo Serie elecciones 2019: ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva

¿Es Invisible la Ideología Hegemónica?

Captura de pantalla 2018-08-14 a las 23.39.35

Created for ‘The Trouble With Women’ by UK cartoonist Jacky Fleming

Teresa Duarte

Hace unos días mi colega y amigo David Patiño me enlazaba en tuiter un artículo sobre el sector turísticos y los impuestos. Ambos comenzamos a analizar desde un punto de vista económico la importancia del sector turístico en la Economía Española, los salarios precarios, las jornadas maratonianas con horas extras no pagadas… y si la bajada de impuestos supondría un aumento de la competitividad del sector.

En uno de los mensajes yo decía (debemos tener en cuenta la limitación de caracteres en tuiter): “¿Con quién compites? Durante el periodo de conflicto en Turquía, Egipto… obviamente nosotrxs, con nuestros salarios precarios, podríamos competir pero esto no durará. No podremos ofrecer turismo de calidad … quizás sí turismo a secas y nunca suficientemente competitivos”

A lo que un tuitero en el hilo me contestó: “Debí darme cuenta cuando leí nosotrxs de que aquí hay más ideología que análisis económico. Que pasen una buena noche”

No entré en polémica porque ya estoy cansada de ser atacada vilmente en tuiter por ser mujer y sospecho que no será la última, pero no voy a dejar de explicar por qué el tuitero se equivoca rotundamente cuando insinuaba que realizar un análisis económico teniendo una u otra ideología invalida dicho análisis:

  1. Todo análisis económico sobre una empresa, sector o economía de un país tiene una carga de subjetividad. El análisis lo hacen personas expertas o académicxs formadxs en una ciencia multidisplinar: economía, sociología, filosofía… y cada unx de nosotrxs hacemos nuestros unos principios que caracterizan nuestro pensamiento y bajo los que analizamos cualquier situación. Podríamos decir que la ideología es como el filtro que usamos para analizar todo lo que nos rodea, por tanto, toda persona reflexiva y pensadora tendrá una ideología y ello, no invalidaría sus análisis.
  2. Los intelectuales no podemos desinhibirnos de la realidad social, el contexto social es una variable clave en cualquier análisis y en el económico especialmente. Una teoría puede ser demostrada matemáticamente de forma irrebatible y defendida por unxs, pero si otrxs observan que sus efectos son dañinos para el bienestar de la sociedad, no deben reverenciarla, deberíamos admitir que no poseemos la verdad y que los análisis llevados a cabo desde perspectivas (ideologías) diferentes enriquecen el conocimiento y así establecemos la verdad como un horizonte.
  3. Por último, cuando una mujer o un hombre es feminista, cree y lucha por la igualdad efectiva de derechos y deberes, ¿por qué ser feminista invalidaría cualquier análisis económico?. En mi caso, que soy doctora, profesora e investigadora en la Universidad y feminista, mis análisis económicos son tan válidos, o no, como los de cualquier otra persona con similar formación. Este señor quiere que su ideología siga siendo hegemónica y por ello desprecia cualquier otro punto de vista.

Haraway: Cyborg Reload (Staying with the Trouble, 2016)


Captura de vídeo, demo de string games / string figures / cat’s cradle – en esp parece ser que se llaman de diversas maneras, una de ellas, cunitas; fuente: https://youtu.be/HTSxcN9Ih5M

Haraway: Cyborg Reload (2016)

José Pérez de Lama _ dedicado a mi colega y amigo David Patiño Rodríguez

Cyborgs of the World, Untie! There’s a Win to World!

Donna Haraway fue, si no me equivoco, la primera persona que introdujo el concepto de cyborg y quizás también de devenir-cyborg en el pensamiento crítico. En su famoso Cyborg Manfiesto de 1991 (1983?, 1985?), en ocasiones también llamado Manifesto for Cyborgs (Wark, 2015). Aquel texto fue de enorme influencia; se enunciaba desde el feminsimo socialista, y, al menos para mí, conectaba con el mundo de Deleuze-Guattari (devenires, agenciamientos, rostridad…), sin duda que entre otros muchos. Se hacía además en el contexto de la crítica posmoderna a la identidad, la pureza, lo unitario y de los dualismos característicos de la modernidad y los racionalismos: hombre-mujer, blanco-de color, cultura-naturaleza, etc. El cyborg harawayano proponía la capacidad de componernos y recomponernos de múltiples maneras, de forma táctica según las situaciones – anticipando el discurso queer que promovería más tarde P.B. Preciado, el cíber-feminismo… -; dando ocasión a la producción de múltiples singularidades… También era clave en aquel concepto de cyborg la idea de reparación, regeneración, cuidado… de personas y situaciones vulnerables, heridas… en contraposición a las ideas de vuelta al origen, renacimiento y similares.

Para “mi nosotros” de hace quince o veinte años, – hackitectura.net, esta nueva visión de lo cyborg fue de gran importancia en nuestro propio trabajo; tratamos de desarrollar a partir de aquello la idea de una arquitectura cyborg – o cíborg. [0]

Estos días estoy estudiando un libro reciente de Haraway (Staying with the Trouble. Making Kin in the Chthulucene, 2016), y recojo aquí un párrafo en que la autora re-elabora, -¿significativamente? -, la idea de cyborg. Lo traduzco y comento. Algunas cuestiones previas.

Más que como una exposición tradicionalmente científica, leo a Haraway como una meditación filosófico-literaria. Supongo que esta forma de pensar y hacernos pensar es parte de su planteamiento. Ella habla de SF: speculative fabulation, science fiction, speculative feminism, science facts, string figures, so far[1] Sigue leyendo Haraway: Cyborg Reload (Staying with the Trouble, 2016)

¿Serían distintas las casas si las construyéramos desde la perspectiva de las mujeres?

Imagen: Louise Bourgeois, 1994, Femme maison, de una prolongada serie de trabajos de la artista sobre su dolorosa relación con la casa familiar. Fuente: http://www.goodmorningparis.fr/tag/monnaie-de-paris/

Por José Pérez de Lama

Vengo conversando sobre esto con una amiga, JC, para su Trabajo Fin de Grado en Arquitectura. Su tutor es escéptico sobre esta pregunta, que es la que plantea ella en su trabajo. Y creo que no sólo él…

Aquí un resumen de algunas cosas que he ido pensando sobre esto últimamente, y que está bastante relacionado con lo que pienso de la Arquitectura. A riesgo de hacer man-splaining y decir alguna tontería… Espero que no y que no demasiadas. Va:

Es cierto que si bien much*s tratamos de hablar y pensar sobre este asunto a veces la cosa se concreta poco cuando se llega a diseñar un edificio o una casa/vivienda y no hay unas respuestas, que yo sepa, asumidas como ciertas por l*s arquitect*s, incorporadas en normativas – quizás por suerte –, o circunstancia similar de conocimiento compartido y asentado. Aunque existen sin duda muchos trabajos y es un tema de gran actualidad —- (algunas referencias concretas al final).

Una habitación propia… y 500 libras anuales

Algunas reflexiones algo rápidas sobre el asunto. Recordando la célebre conclusión de Virginia Woolf, en las conferencias – luego libro – en que se preguntaba qué le hacía falta a una mujer para ser escritora. La respuesta era: Una habitación propia… y 500 libras al año. Hay una parte de esta respuesta que es bastante arquitectónica – en el sentido convencional del término: la habitación propia. Pero hay una segunda que es más… ¿socio-económica?: las 500 libras al año, o lo que se suele interpretar que es más o menos equivalente: la autonomía económica y la libertad y el tiempo que esta segunda parte de la respuesta permitiría. Sigue leyendo ¿Serían distintas las casas si las construyéramos desde la perspectiva de las mujeres?

Dolores Hayden: feministas materiales; tomar el poder sobre la reproducción social: casa, barrio, ciudad

Carta de Melusina Fay Peirce, 1876, una de las más destacadas material feminists; la carta me llamó la atención como caligrama; fuente: http://www.unav.es/gep/Richmond25.06.1876.html

Traducción beta de: Dolores Hayden, 1982, The Grand Domestic Revolution: A History of Feminist Designs for American Homes, Neighborhoods, and Cities, The MIT Press, Cambridge; pp. 3-6

Materiales para mis clases. Piensa uno que se lee poco a Dolores Hayden. Aquí introduce su libro The Grand Domestic Revolution donde cuenta la historia perdida – al menos hasta que ella la reescribe – de las que llama material feminists, un amplio movimiento que se despliega entre 1860 y 1930 en los Estados Unidos en el que las mujeres se aplicaron a tratar de tomar el poder sobre su propio trabajo y sus propios espacios: casa, barrio, ciudades… Y expresado de otra manera a tratar de tomar el control y hacer valorar el trabajo de reproducción social.

Traducción de José Pérez de Lama. Para TD y PD

Una tradición feminista perdida

Hacer la comida, cuidar a los niños y limpiar la casa, tareas pensadas a veces como “trabajo de mujeres”, que se hacen sin recibir dinero a cambio, en entornos domésticos, han sido siempre una parte principal del trabajo necesario que se hace en todo el mundo. Sin embargo, ninguna sociedad industrial ha resuelto nunca el problema que la división sexual de este trabajo crea a las mujeres. Tampoco ninguna sociedad ha superado los problemas que crea la localización doméstica de estos trabajos, para las amas de casa y para las mujeres empleadas que vuelven de las fábricas y oficinas a un segundo trabajo en la casa. Este libro trata sobre las primeras feministas [1] en los Estados Unidos que identificaron la explotación económica del trabajo doméstico por parte de los hombres como la causa más básica de la desigualdad de las mujeres. Las llamo feministas materiales porque se atrevieron a definir una gran revolución doméstica de las condiciones materiales de las mujeres. Exigieron remuneración económica por el trabajo doméstico no pagado. Sigue leyendo Dolores Hayden: feministas materiales; tomar el poder sobre la reproducción social: casa, barrio, ciudad

Matters of care – asuntos de cuidados, de cariños, de sostenibilidad de la vida… Sobre el libro de María Puig de la Bellacasa

Matters of care – asuntos de cuidados, de cariños, de sostenibilidad de la vida… Comentario provisional del libro de María Puig de la Bellacasa

José Pérez de Lama. Para C y M.

Llegué a este libro a través del último de Donna Haraway, Staying with the Trouble. Making Kin in the Chthulucene, por lo que algun*s ya intuiréis que el pensamiento de la autora sintonizará con lo que se podría denominar el ecofeminismo posthumanista. La etiqueta podría echar para atrás, espero que no, porque de lo que escriben estas autoras es de temas actuales y cotidianos: cómo cuidamos de lo que nos rodea y somos cuidados, de ecología, de nuestra relación con las tecnologías…

Llevo sólo un cuarto del libro de Bellacasa, pero – ya sabéis l*s que me leéis que – me gusta escribir sobre las primeras impresiones. Estoy fascinado, y casi físicamente sobrecogido, por esta nueva lectura. El título Matters of Care; el subtítulo mucho menos bello, Speculative Ethics in More Than Human Worlds.

Matters of care se incorpora a una serie compuesta por matters of fact y matters of concern, que propuso en su día Bruno Latour. Matters of fact sería la expresión en inglés para referirse a los hechos descritos por las ciencias, según la visión tradicional, hechos objetivos, incontrovertibles. O eso pensaban algunos. Latour hace ya tiempo propuso que en realidad esos matters of fact eran en realidad matters of concern, asuntos que nos preocupan y conciernen, y que se transformaban en matters of fact mediante los procedimientos de las ciencias, no tan objetivos como se pensaba, que incluyen los aparatos y laboratorios científicos, las teorías, lo que se decide hacer destacar y lo que se queda invisibilizado… Algo que podría conectarse con la teoría de los paradigmas científicos de Kuhn, por ejemplo. La particularidad de describirlos como matters of concern es que su definición se planteaba como el resultado de un gathering, reunión o composición, de los diferentes actores concernidos por la cuestión o controversia, y de las construcciones que ponen en juego, resultado que de alguna manera sintetiza una solución/definición del problema. Algo parecido veíamos también en Dewey con su idea de conocimiento como consenso provisional, pero en Latour se otorga una mayor relevancia a los propios artefactos-medios científicos. En el campo de la arquitectura, podríamos poner de ejemplo, quizás, el caso de la vivienda moderna; como problema-constructo científico-cultural, más que cuestión-problema puramente objetivo (Latour, 2007). Sigue leyendo Matters of care – asuntos de cuidados, de cariños, de sostenibilidad de la vida… Sobre el libro de María Puig de la Bellacasa

Mujeres pensando y escribiendo: Zadie Smith y Donna Haraway

Imagen: Portadas de Swing Time, de Zadie Smith y Staying with the Trouble, de Donna Haraway, ambos publicados en 2016.

José Pérez de Lama

Estas y otras notas las escribo por varias razones; __ una de ellas: mi mala memoria: con la edad y con Internet cada vez va peor, y con estos posts me queda algún recuerdo. También por compartir cosas que me han gustado, y tratar de animar a los/as que pasen por el blog a leer y pensar juntos, aunque sea en la (des)conexión de las redes.

Entonces: estos días he podido leer Swing Time de Zadie Smith y estoy leyendo Staying with the Trouble. Making Kin in the Chthulucene de Donna Haraway. Seguramente no haya demasiada relación entre ambas lecturas, salvo que ambas me han gustado bastante, mucho. Relacionarlas es hacer oddkin (extraños parentescos), quizás, como escribe Haraway. Sigue leyendo Mujeres pensando y escribiendo: Zadie Smith y Donna Haraway

Mary Paley Marshall (Ufford-Inglaterra, 1850-1944)*

Mary Paley Marshall

Mary Paley Marshall con 77 años cuando recibió su doctorado honorario de la Universidad de Bristol en 1927 (https://sheroesofhistory.wordpress.com/2016/10/20/mary-paley-marshall/)

Teresa Duarte

Mary Paley es uno de tantos casos de mujeres de gran valía profesional, en este caso como economista, cuya carrera no solo quedó a medio camino sino prácticamente invisibilizada por la sombra de su marido, Alfred Marshall, quizá el más famoso de los economistas neoclásicos.

Mary nació en 1850 en Ufford, una villa próxima a Stamford, en Lincolnshire, a unas cuarenta millas al noroeste de Cambridge. Creció en una familia muy religiosa pues su padre, Thomas Paley, era clérigo evangélico y simeonita, es decir, de la rama más estricta y radical de esa iglesia, aunque algo singular: ya que la formó y animó para que fuera estudiante en Cambridge, algo completamente inusual y avanzado en su época. Con él y con su madre, Ann Judit Wormald, permaneció hasta los dieciocho años, cuando aprobó los exámenes superiores locales de Cambridge (Cambridge Higher Local Examinations for Women over Eighteen) con calificaciones excelentes. Gracias a ello, se le ofreció una beca para incorporarse a la Universidad de Cambridge bajo la tutela de Miss Clough, y en 1871 formó parte del grupo de las cinco primeras mujeres que entraron en esa prestigiosa institución y más concretamente en el Newnham College.

Mary superó sus estudios superiores en Cambridge con distinción (matrícula de honor) en 1874 y ella y Amy Bulley fueron las primeras mujeres que se presentaron al Tripos de Ciencias Morales[1]. Rita M. Tullberg (2000) señaló que los resultados de Mary Paley fueron asombrosos, incluso comparándolos con los obtenidos por estudiantes masculinos, algo que entonces no era del todo común pues en aquella época las mujeres y los hombres solían desarrollar currículos diferenciados y más livianos en el caso de las mujeres. Sigue leyendo Mary Paley Marshall (Ufford-Inglaterra, 1850-1944)*

La Presencia de la Mujer en los Consejos de Administración: Limitados Esfuerzos Políticos y Exiguos Avances*

last1-1024x376

Hyuro, 2013, Vienna Austria 2013; for Inoperable Gallery (http://www.hyuro.es/project/vienna-austria-2013/)

Teresa Duarte

En los últimos años, se ha producido una creciente preocupación por fomentar la participación de la mujer en puestos directivos y en la sociedad en general que se ha manifestado mediante la aprobación, por parte de numerosos organismos y gobiernos, de recomendaciones y leyes encaminadas a garantizar la diversidad de género dentro de las organizaciones. En España, por ejemplo, se aprobaron las recomendaciones del Código de Buen Gobierno de la CNMV, la Ley para la Igualdad y la Ley de Sociedades de Capital; y en la Unión Europea, desde 1957 se vienen aprobando recomendaciones y Directivas (1) como la última Directiva del 14 de Noviembre de 2012, que recomienda alcanzar en 2020 una cuota del 40% de los puestos no ejecutivos en los consejos de administración para las empresas europeas cotizadas. Todas estas políticas, ciertamente, han propiciado que la participación femenina en la toma de decisiones dentro de las organizaciones se haya visto incrementada, situándose en el 17,8% en octubre de 2013, frente al 8,5% de 10 años antes, según datos de la Comisión Europea. Un crecimiento demasiado exiguo que no permitirá alcanzar el objetivo fijado para el año 2020.

Según la Comisión (2), el principal obstáculo para lograr el equilibrio entre hombres y mujeres en los puestos directivos de las empresas es la situación desigual existente en la sociedad y las causas que impiden el avance deseado derivan de los roles tradicionales de los géneros, la división del trabajo, las opciones educativas de mujeres y hombres, y la concentración de las mujeres en unos pocos sectores profesionales (el 29% de las mujeres trabajan en 6 de los 130 tipos de categorías profesionales y en sectores de la salud, trabajo social, educativo y el comercio minorista), así como de la falta de ayudas para compaginar familia y trabajo (la tasa de empleo de las mujeres disminuye con el número de hijos, teniendo un efecto negativo en sus carreras profesionales, sus remuneraciones y sus pensiones). Y, aquellas mujeres que han conseguido superar los obstáculos citados y aun estando preparadas para ocupar un puesto en un consejo de administración, se chocan, en última instancia, con trabas para su ascenso a los niveles más altos o lo que se denomina techo de cristal.

La diversidad de género en los consejos en base a principios éticos e igualitarios no están cuestionada. Y, desde un punto de vista económico, en el ámbito académico, existe suficiente evidencia empírica que relaciona positivamente la diversidad de género en los consejos y los rendimientos de la organización (Carter et al., 2003, Erhardt et al., 2003; Bonn et al., 2004; Campbell y Minguez-Vera, 2008; Nielsen y Huse, 2010; Reguera-Alvarado et al., 2015). Aunque podemos encontrar estudios que no corroboran estas conclusiones.

La Comisión no manifiesta dudas acerca de los beneficios económicos de la diversidad de género en los consejos, es más, presenta numerosos argumentos económicos a favor, tales como que la diversidad de género se traduce en ideas innovadoras, una mayor competitividad y rendimiento, en inversiones y crecimiento más sostenible y una mejor dirección de las empresas, considerándose como un signo de apertura a otros puntos de vista, entre otros.

En el ámbito empresarial, y a pesar de todos los esfuerzos políticos, académicos y sociales por avanzar en la diversidad de género, los datos nos indican que el progreso experimentado no ha sido el esperado. Veamos un sucinto análisis de los datos de las compañías cotizadas en el mercado continuo español durante el período 2007-2014.

El número total de empresas cotizadas se ha dividido en aquellas que están indexada en el IBEX35, aquellas que presentan una capitalización de más de 500 millones de euros y aquellas otras con una capitalización menor de 500 millones de euros. Observamos como el número de mujeres consejeras en las empresas cotizadas incrementa desde 2007 a 2014 en un 38% aproximadamente, es decir, que a lo largo de 7 años el número de mujeres consejeras solo ha aumentado en 50, situando este porcentaje para el año 2014 en un 13,5%.

Este crecimiento ha sido constante pero muy lento aunque se aprecia un repunte en 2013 y 2014, en concreto, de 1,6 y 1,5 puntos porcentuales respectivamente.

Screenshot from 2016-08-13 19:32:55

A pesar del crecimiento de la presencia de la mujer, estos datos no son nada alentadores si lo comparamos con la media de la UE para 2013 que era de un 17,8%.

En España, nos encontramos 5,8 puntos porcentuales por debajo de la media europea. Si además, tenemos en cuenta que según los objetivos de la UE para 2015 este porcentaje debía de situarse en 30% y en 2020 en un 40%, nuestra posición es significativamente peor en materia de igualdad con respecto a la media europea.

Evolución de los porcentajes de consejeras

Screenshot from 2016-08-13 19:33:46

Las empresas del IBEX35 son las que presentan un mayor porcentaje de mujeres (16,7%) aunque aún por debajo de la media europea, dato esperado, ya que estas compañías están sometidas a mayores exigencias normativas y control no solo por órganos reguladores sino también por los grupos de presión o stakeholders (3); estos grupos suelen exigir comportamientos éticos y responsables a las organizaciones y éstas cumplen o intentan cumplir para lograr reputación y legitimidad que les proporcionará, en última instancia, ventaja competitiva.

Analicemos estos datos en número de empresas que presentan mujeres consejeras en sus consejos.

Screenshot from 2016-08-13 19:34:16

En 2007 había solo 89 compañías de un total de 173 que tenían alguna mujer consejera y aunque la evolución desde 2007 a 2014 ha sido positiva, la mejora real ha sido ínfima, tan solo un 10%, lo que supone que en 7 años solo 9 compañías más han contratado a mujeres consejeras. Si analizamos estos datos por segmentos, observamos que han sido las compañías del IBEX35 las que han explicado este incremento. Durante el período analizado, 11 empresas más del IBEX35 han contratado a mujeres; solo Gas Natural, Sacyr y Técnicas Reunidas siguen sin presencia de mujeres en sus consejos, no obstante, este incremento ha sido neutralizado parcialmente por el decremento de empresas con mujeres consejeras en los demás segmentos.

Se observa que en aquellos segmentos con empresas de mayor capitalización, la presencia de mujer en sus consejos es significativamente superior. En 2014, para el IBEX35 el 91,4% de compañías presentan alguna mujer en sus consejos de administración, para aquellas empresas con una capitalización mayor de 500 millones la presencia baja hasta el 73,1% y para las que su capitalización es menor de 500 millones el porcentaje de empresas con consejeras desciende hasta el 58,8%.

En 2014, todavía, el 30,4% de empresas cotizadas en el mercado continuo español no tienen presencia de mujeres en sus consejos de administración.

Como hemos observado:

  1. El porcentaje de mujeres consejeras es muy reducido, supone un 13,5% en 2014 frente a la presencia de hombres que es del 86,5%.
  1. El progreso es reducido. Los mayores incrementos se produjeron en 2013 y 2014, en un 1,6 y 1,5 puntos porcentuales, respectivamente. Screenshot from 2016-08-13 19:34:54
  1. Si el progreso medio en nuestro horizonte temporal ha sido de 0,86 puntos porcentuales y suponemos que seguimos la misma tasa de crecimiento medio, en 2020 alcanzaríamos el 18,66% de mujeres en los consejos; si fuéramos muy optimistas y estimáramos que la presencia de la mujer crecerá como en 2013, es decir 1,6 puntos porcentuales cada año, la presencia de la mujer en los consejos se situaría en un 23,1%. En ambos casos estaríamos muy alejados del 40%. Por tanto, parece que, con una alta probabilidad, en 2020 no se alcanzarán los objetivos marcados por la agenda de la Comisión, teniendo en cuenta los datos de partida y el ritmo medio de avance.
  1. A pesar de los esfuerzos por parte de la UE, los acuerdos no vinculantes parecen no tener el efecto esperado y quizás sería necesario plantear un acuerdo vinculante, que como se ha comprobado en países como Noruega y Francia (han introducido leyes formales que requieren la representación femenina en los consejos de administración) son significativamente más efectivos.

 

#NotasyReferencias

(*) Este post está dentro de la línea de investigación en la que estoy trabajando con la profesora Aurora V. Pérez López y bajo el paraguas del proyecto ECO2015-65058-R: Las Mujeres en los Puestos de Toma de Decisiones Empresariales. ¿Símbolos o Poder Efectivo? financiado por el Ministerio. Aunque con nuestra investigación tratamos de testar que la probabilidad de quiebra empresarial se reduce con la presencia de mujeres en los consejos de administración, las teorías de género son básicas para cualquier análisis en esta línea.

(1) La Comisión había emitido directivas anteriores relativas a la discriminación de sexo, a la representación de la mujer en órganos de la propia Comisión pero la primera de mayor repercusión fue la de 2004, seguida por la de 2006 y la comunicación de 2010 y 2012.

(2) Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones. El equilibrio entre hombres y mujeres en la dirección de las empresas: una contribución a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. (Texto en inglés)Brussels, 14.11.2012 COM(2012) 615 final

(3) Freeman definió stakeholder como cualquier “grupo o individuo que puede afectar o ser afectado por los logros de la organización” (1984: 46).

Bonn, I. Yoshikawa, T. y Phan, P.H., 2004. Effects of board structure on firm performance: A comparison between Japan and Australia. Asian Business & Management, 3, 105-125.

Campbell, K. y Mínguez-Vera, A., 2008. Gender diversity in the boardroom and firm financial Performance. Journal of Business Ethics, 83(3): 435-451.

Carter, D. A., Simkins, B. J. y Simpson, W. G., 2003. Corporate governance, board diversity, and firm value, The Financial Review, 38: 33–53.

Erhardt, N. L., Werbel, J. D. y Shrader, C. B., 2003. Board of director diversity and firm financial performance. Corporate Governance: An International Review, 11(2): 102–111.

European Commission

Propuesta de DIRECTIVA DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO destinada a mejorar el equilibrio de género entre los administradores no ejecutivos de las empresas cotizadas y por la que se establecen medidas afines.Bruselas, 14.11.2012 COM(2012) 614 final

European Commission – Directorate General for Justice. “Women in economic decision-making in the EU: Progress report”. March 2012

Comisión Europea: “Compromiso relativo a la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas europeas”. Marzo 2011

Nielsen, S. y Huse, M., 2010. The Contribution of Women on Boards of Directors: Going Beyond the Surface. Corporate Governance: An International Review, 18: 136-148.

Pelled, L.H. Eisenhardt, K.M. y Xing, K.R. 1999. Exploring the black box: An analysis of work group diversity, conflict, and performance. Administrative Science Quarterly, 44(1):1-28.

Reguera-Alvarado, N, Laffarga, J. y Fuentes, P., 2015. Does Board Gender Diversity Influence Financial Performance? Evidence from Spain. Journal Business Ethics, (publicado online: 01 de Julio de 2015).

 

 

 

Save

Save