Archivo de la etiqueta: Tristra-paedia

Una práctica de inglés avanzado: “Like all other writers, he met with disappointments” – un comentario sobre la Tristra-paedia de Walter Shandy

Imagen: John de la Casse, arzobispo de Benevento, héroe y modelo de Walter Shandy; pintura de Jacopo Pontormo, s XVI (fragmento). Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Giovanni_della_Casa

Like all other writers, he met with disappointments…

José Pérez de Lama

Estos días andaba recordando este capítulo del Tristram Shandy – en el que se introduce uno de mis temas preferidos de uno de mis libros preferidos: tras morir su primogénito, el padre de Tristram decide ponerse a escribir una Tristra-paedia – emulando a Jenofonte con el hijo de Ciro, por cierto – un compendio para dirigir la educación de Tristram, su segundo hijo y el único que le queda;—- siendo ya un hombre mayor: es su última oportunidad, piensa…

Ocurre que el padre tarda tanto con el asunto, «Como todos los escritores, se encontró con decepciones»—-y aquí aparece la historia de John de la Casse / Giovanni della Casa, (el de la imagen que me hizo gracia y me gustó), un sabio-humanista italiano que tardó 40 años en escribir una obra que finalmente resultó ser un pequeño librito—- tarda tanto el hidalgo Shandy, que su hijo va creciendo y superando las sucesivas edades a las que imaginamos que se dedican los episodios de la Tristra-paedia

Tras tres años y pico de trabajo Walter Shandy no ha llegado ni a la mitad de su obra, y mientras tanto tiene a su hijo lo ha tenido completamente olvidado – en lo concreto y material, claro. La suerte para el padre, y para Tristram, – hasta cierto punto -, es que un acontecimiento inesperado y que parecerrá de mayor importancia trastoca la vida familiar y Shandy padre se ve en la obligación de abandonar su gran proyecto literario… Pero eso ya es en el siguiente capítulo.

La historia tiene bastante guasa, también por supuesto la manera en que la cuenta Sterne,—- y esto del autor que no avanza con su libro, un libro que trata del mundo pero que escribe refugiado en su casa, resultará a algunos tremendamente familiar… :-/

________

Sobre la traducción. El Tristram Shandy, escrito hacia 1750-60, es bastante complicado de leer, un auténtico tour de force, porque el inglés lógicamente es algo “antiguo” – para nosotros, seguramente era muy moderno en su momento -, porque el estilo es extraordinariamente peculiar, porque está lleno de sobrentendidos, dobles sentidos, cosas que se dicen a medias, porque salta de un diálogo a una descripción a contar una anécdota sin mucho aviso para el lector, etc.

Pero esto también es lo que lo hace divertido de leer, por lo que a mi me resulta divertido leerlo y tratar de entenderlo, —-y todo hay que decirlo, no siempre lo logro. Leyéndolo como no-nativo funciona bastante, pensaba estos días, la teoría de la importancia de la redundancia en la comunicación de Shannon: aunque uno no entienda todas y cada una de las palabras sí que se puede seguir el sentido de las cosas, intuir las guasas, e ir aprendiendo del modo de pensar-escribir del autor, haciéndose con sus patrones mentales… Este no poder entender todo, tener que imaginar, hacer elucubraciones es, lo decía el propio Sterne, parte de lo que él cree que hace interesante el leer; si el escritor lo da todo hecho, es más aburrido; eso era lo que pensaba — por ahí creo que tenía un post sobre eso.

Para mi versión de la traducción, he usado en ciertos pasajes, tanto para comparar como en ocasiones para tratar de aclarar cosas que no entiendo, la excelente (titánica) traducción de Javier Marías (siento que haya alguna amiga que le tenga manía por sus artículos y persona pública, pero éste es un muy buen trabajo). No obstante, he intentado aportar cosas diferentes; también con un estilo que me parece menos explicativo-didáctico para el lector en español, y más próximo al del propio Sterne: entrecortado, fragmentario, con frases que parecen estar sin formular completamente o que están sin acabar… este estilo es otra parte de la diversión de su lectura original, creo.

Reproduzco el texto original en la edición de Penguin, 2012, (en azul) y mi  traducción en párrafos que se van alternando. Espero que os guste; salud.

________

Vida y opiniones de Tristram Shandy, Gentleman. Volumen V (Laurence Sterne, 1761)

Capítulo 16

The first thing that entered my father’s head, after affairs were a little settled in the family, and Susannah had got possession of my mother’s green sattin [sic] night-gown, —- was to sit down coolly, after the example of Xenophon, and write a TRISTRA-paedia, or system of education for me; collecting first for that purpose his own scattered thoughts, counsels and notions; and binding them together, so as to form an INSTITUTE for the government of my childhood and adolescence. It was my father’s last stake —- he had lost my brother Bobby entirely,—-he had lost, by his own computation, full three fourths of me—-that is, he had been unfortunate in his three great casts for me—-my geniture, nose, and name,—-there was but this one left; and accordingly my father gave himself up to it with as much devotion as ever my uncle Toby had done to his doctrine of projectils.—-The difference between them was, that my uncle Toby drew his whole knowledge of projectils from Nicholas Tartaglia—-My father spun his, every thread of it, out of his own brain,—-or reeled and cross-twisted what all other spinners and spinsters had spun before him, that ‘twas pretty near the same torture to him.

Lo primero que le vino a mi padre a la cabeza, una vez que se hubieron asentado un poco los acontecimientos familiares, y Susana hubiera tomado posesión del camisón de satén verde de mi madre –– fue sentarse templadamente, según el ejemplo de Jenofonte, y escribir una TRISTRA-paedia, o sistema de educación para mí; reuniendo primero a este efecto sus propios pensamientos, consejos y nociones sueltos; y juntándolos, para formar así un INSTITUTO para el gobierno de mi infancia y mi adolescencia. Era la última apuesta de mi padre –– había perdido del todo a mi hermano Bobby, –– había perdido, según su propio cálculo, tres cuartas partes de mí – esto es, había sido desafortunado en sus tres primeras tiradas de dados por mí – ni nacimiento, ni nariz y mi nombre, – ya sólo le quedaba ésta; y en consecuencia mi padre se dedicó a ella con tanta devoción o más que la que mi tío Toby había puesto en su doctrina de los proyectiles. – Siendo la diferencia entre ambos, que mi tío Toby sacaba todo su conocimiento de los proyectiles de Nicholas Tartaglia – Mi padre tejió el suyo, cada uno de sus hilos, sacándolos de su propio cerebro – o tejió y entrelazó lo que todos los otros hilanderos y enredadoras habían tejido antes que él, lo que le supuso casi la misma tortura.

In about three years, or something more, my father had got advanced almost into the middle of his work.—-Like all other writers, he met with disappointments.—-He imagined he should be able to bring whatever he had to say, into so small a compass, that when it was finished and bound, it might be rolled up in my mother’s hussive.—-Matter grows under our hands.—-Let’s no man say,—-‘Come—-I’ll write a duodecimo.’

Al cabo de tres años, o un poco más, mi padre había logrado avanzar casi hasta la mitad de su obra. – Como todos los otros escritores, se encontró con decepciones. – Imaginó que sería capaz de llevar aquello que tuviera que decir a un espacio tan pequeño, que cuando hubiese estado acabado y encuadernado, hubiera podido guardarse en el costurero de mi madre. – La materia crece en nuestras manos. – Que nadie diga, – «Vamos – escribiré un duodecimo».

My father gave himself up to it, however, with the most painful diligence, proceeding step by step in every line, with the same kind of caution and circumspection (though i cannot say upon quite so religious a principle) as was used by John de la Casse, the lord archbishop of Benevento, in compassing his Galatea; in which his Grace of Benevento spent near forty years of his life; and when the thing came out, it was not of above half the size or the thickness of a Rider’s Almanack.—-How the holy man managed the affair, unless he spent the greatest parte of his time in combing his whiskers, or playing at primero with his chaplain,—-would pose any mortal not let into the true secret;—-and therefore ‘tis worth explaining to the world, was it only for the encouragemnt of those few in it, who write not so much to be fed—-as to be famous.

Mi padre se entregó a ello, sin embargo, con la más dolorosa diligencia, procediendo paso a paso en cada línea, con el mismo tipo de cautela y circunspección (aunque no pueda decir que con unos principios tan religiosos) que usara John de la Casse, el señor arzobispo de Benevento, acompasando su Galatea; en la que su Gracia de Benevento gastó casi cuarenta años de su vida; y cuando la cosa fue terminada, no tenía la mitad del tamaño o el grosor de un Rider’s Almanack.––¿Cómo se las arregló el santo varón, a menos que se hubiese pasado la mayor parte del tiempo mesándose el bigote, o jugando al primero con su capellán?, – dejaría confuso a cualquier mortal que no estuviera al tanto de la verdad del secreto; – y por tanto merece la pena explicarlo al mundo, aunque sea para dar ánimo a aquellos pocos, que escriben no tanto para poder comer – como para ser famosos.

I own had John de la Casse, the archbishop of Benevento, for whose memory (notwithstanding his Galatea) I retain the highest veneration,—-had he been, Sir, a slender clerck—-of dull wit—-slow parts—-constive head, and so forth,—-he and his Galatea might have jogged on together to the age of Methusalah for me,—-the phaenomenon had not been worth a parenthesis.—-

Reconozco que si John de la Casse, el arzobispo de Benevento, por cuya memoria (a pesar de su Galatea) tengo la mayor veneración,—-hubiera sido, Sir, un clérigo canijo—-de pobre ingenio—-torpes partes—-estreñida cabeza, y así,—-por mí, él y su Galatea podrían haber seguido tropezando juntos hasta la edad de Matusalén,—-el fenómeno no habría merecido ni un paréntesis.—-

But the reverse of this was the truth: John de la Casse was a genius of fine parts and fertile fancy; and yet with all these great advantages of nature, which should have pricked him forwards with his Galatea, he lay under an impuissance at the same time of advancing above a line and a half in the compass of a whole summer’s day: this dissability in his Grace arose from an opinion he was afflicted with,—-which opinion was this,—-viz. that whenever a Christian was writing a book (not for his private amusement, but) where his intent and purpose was bona fide, to print and publish it to the world, his first thoughts were always the temptations of the evil one.—-This was the state of ordinary writers: but when a personage of venerable character and high station, either in church or state, once turned author,—-he maintained, that form the very moment he took pen in hand—-all the devils in hell broke out if their holes to cajole him.—-‘Twas Term-time with them,—-every thought, first and last, was captious;—-how specious and good soever,—-‘twas all one;—-in whatever form or colour it presented itself to the imagination,—-‘twas still a stroke of one or other of ‘em levelled at him, and was to be fenced off.—-So that the life of a writer, whatever he might fancy to the contrary, was not so much a state of composition, as a state of warfare; and his probation in it, precisely that of any other man militant upon earth,—-both depending alike, not half so much upon degrees of his WIT—-as his RESISTANCE.

Pero la verdad es justo la contraria: John de la Casse fue un genio de finas partes y fértil imaginación; y aún así con una naturaleza con todas estas ventajas, que deberían haberle espoleado hacia adelante con su Galatea, se veía bajo una impotencia cuando tenía que avanzar más allá de una línea y media en el espacio de toda una tarde de verano: esta incapacidad de su Gracia crecía de una opinión por la que era afligido,—-opinión que era ésta,—-viz: que cuando quiera que un cristiano estaba escribiendo un libro (no para su entretenimiento privado) que su intención y propósito fuera bona fide, la de imprimirlo y publicarlo al mundo, sus primeros pensamientos eran siempre las tentaciones del maligno.—-Este era el estado de los escritores ordinarios: pero cuando un personaje de venerable carácter y alta posición, bien en la iglesia, bien en el estado, se convertía en autor,—-sostenía, que desde el mismo momento en que cogía la pluma—-todos los demonios del infierno salían de sus cuevas para seducirlo.—-Era como su temporada,—-cada pensamiento, del primero al último, era capcioso;—-por muy especiosos o buenos que fuera,—-era todo lo mismo;—-en cualquier color o forma en que se presentara a la imaginación,—-todo seguía siendo un ataque de uno u otro tipo lanzado contra él, que tenía que ser rechazado.—-De manera que la vida del escritor, por mucha que quiera hacerse otra ilusión, no era tanto un estado de composición, como un estado de guerra; y la superación de la prueba en este estado, precisamente como la de cualquier otro hombre militante sobre la Tierra,—-ambos dependientes, más de la mitad, no tanto de su grado de INGENIO—-como de su RESISTENCIA.

My father was hugely pleased with this theory of John de la Casse, archbishop of Benevento; and (had it not cramped him a little in his creed) I believe would have given ten of the best acres in the Shandy estate, to have been the broacher of it.—-How far my father actually believed in the devil, will be seen, when I come to speak of my father’s religious notions, in the progress of this work; ‘tis enough to say here, as he could not have the honour of it, in the literal sense of the doctrine—-he took up with the allegory of it;—-and would often say, especially when his pen was a little retrograde, there was as much good meaning, truth, and knowledge, couched under the veil of John de la Casse’s parabolical representation,—-as was to be found in any poetic fiction, or mystick record of antiquity.—-Prejudice of education, he would say, is the devil,—-and the multitudes of them which we suck in our mother’s milk—-are the devil and all.——We are haunted with them, brother Toby, in all our lucubrations and researches; and was a man fool enough to submit tamely to what they obtruded upon him,—-what would his book be? Nothing,—-he would add, throwing his pen away with a vengeance,—-nothing but a farrago of the clack of nurses, and of the nonsense of the old women (of both sexes) throughout the kingdom.

A mi padre le satisfacía enormemente esta teoría de John de la Casse, arzobispo de Benevento; y (si no hubiera desajustado un poco su credo) creo que habría dado diez de los mejores acres del patrimonio de los Shandy, por haber sido su creador.—-Hasta qué punto creía mi padre en el diablo, se verá, cuando llegue a hablar de las nociones religiosas de mi padre, en el progreso de esta obra; es suficiente decir aquí, ya que no podía tener el honor, en el sentido literal de la doctrina—-que lo tomó en cuanto que alegoría;—-y que diría con frecuencia, especialmente cuando su pluma estaba un poco retrógrada, que había tanta buena intención, verdad y conocimiento, acomodado bajo el velo de la representación parabólica de John de la Casse,—-como pudiera encontrarse en cualquier ficción poética, o documento místico de la antigüedad.—-El prejuicio de la educación, decía, es el diablo.—-y las multitudes de éstos que mamamos en la leche materna—-son el demonio y todo.——Estos prejuicios nos tienen embrujados, hermano Toby, en todas nuestras elucubraciones e investigaciones; y si un hombre fuera tan tonto como para someterse mansamente a lo que le introdujeron,—-¿cómo sería su libro? Nada,—-añadía, tirando su pluma con rabia,—-nada salvo un fárrago de chismes de nodrizas, y de las tonterías de las viejas (de ambos sexos) de todo el reino.

This is the best account I am determined to give of the slow progress my father made in his Tristra-paedia; at which (as I said) he was three years and something more, indefatigably at work, and at last, had had scarce completed by his own reckoning, one half of his undertaking: the misfortune was, that I was all that time totally neglected and abandoned to my mother; and what was almost as bad, by the very delay, the first part of the work, upon which my father had spent the most of his pains, was rendered useless,——every day a page or two became of no consequence.

Estoy decidido a que estas sean las mejores cuentas que voy a dar del lento avance de mi padre con su Tristra-paedia; con la que pasó (como he dicho) tres años o algo más, trabajando infatigable, y al final, había escasamente completado según propio reconocimiento, la mitad de su proyecto; la desgracia fue, que yo fui quedé todo el tiempo olvidado y abandonado a mi madre; y lo que fue casi peor, por el propio retraso, la primera parte del trabajo, en la que mi padre había empeñado la mayor parte de su sufrimiento, se iba quedando inútil,——cada día una o dos páginas dejaban de servir.

—— Certainly it was ordained as a scourge upon the pride of human wisdom, That the wisest of us all, should thus outwit ourselves, and eternally forego our purposes in the intemperate act of pursuing them.

Sin duda, aquello era ordenado como un castigo al orgullo de la sabiduría humana, que los más sabios entre nosotros, fuéramos superados por nuestra propio ingenio, y que nuestros propósitos se quedaran eternamente atrás en el acto intemperado de perseguirlos.

In short, my father was so long in all his acts of resistance,—-or in other words,—-he advanced so very slow with his work, and I began to live and get forwards at such a rate, that if an event had not happened,—-which, when we get to it, if it can be told with decency, shall not be concealed a moment from the reader—-I verily believe, I had put by my father, and left him drawing a sun-dial, for no better purpose than to be buried under the ground.

En resumen, mi padre pasó tanto tiempo con todos sus actos de resistencia,—-o en otras palabras,—-avanzó tan tremendamente despacio con su trabajo, y yo empecé a vivir y crecer a un ritmo tal, que si un cierto acontecimiento no hubiera sucedido,—-que, cuando lleguemos a él, si puede ser contado con decencia, no será escondido al lector ni un solo momento—-creo sinceramente, que tendría que haber dejado de prestar demasiada atención a mi padre, y dejarlo dibujando relojes de sol sin un propósito mejor que el de ser enterrados bajo la tierra.

Anuncios