Archivo de la etiqueta: derechos laborales

La Desprotección Social Mata también en España*


Barbara Kruger, “You are the perfect crime”, 1980.

Teresa Duarte

Post publicado en eldiario.es 16/03/2015

Los suicidios representan un problema social que aunque ha sido históricamente invisibilizado a la opinión pública, es de gran importancia para la salud mundial. Su prevención es un tema prioritario para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los sistemas de salud nacionales.

Los datos oficiales de España, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), indican que el número de suicidios ha experimentado una tasa creciente en los tres últimos años y que en 2013 se alcanzó el mayor número de los últimos catorce años. Una evolución preocupante, sobre todo si se tiene presente que estos datos están subestimados debido a las limitaciones de las estadísticas nacionales e internacionales para registrar casos de suicidios consumados. Así, mientras que según el INE en 2010 se produjeron 2.485 suicidios, el Instituto de Medicina Legal eleva la cifra a 2.930.

En el año 2013 fallecieron 3.870 personas por suicidio (2.911 hombres y 959 mujeres), situándose de nuevo como la principal causa externa de muerte, por delante de los accidentes de tráfico. Eso representa una tasa de suicidio de 8,3 por cada 100.000 personas (12,7 en los hombres y 4,1 en las mujeres).

Es necesario visibilizar las cifras de suicidios y el aumento de enfermedades mentales y ponerlas en relación con la crisis económica y el cambio de modelo social.

Hasta que se agravó la crisis en 2008 creíamos que nuestro modelo social era el adecuado, con un nivel suficiente de protección. Sin embargo, los datos y análisis realizados indican todo lo contrario. Durante el pasado siglo se construyó un modelo de protección basado en dos pilares fundamentales: i) los seguros sociales y ii) la limitación legal del capitalismo a través del derecho del trabajo. Sigue leyendo La Desprotección Social Mata también en España*

Anuncios

Lógica Mentirosa II

Escena de la película Tiempos Modernos. 1936. Dirigida y protagonizada por Charles Chaplin (en la imagen)

David Patiño Rodríguez

Os traigo la 2ª entrega de esta serie. Como en la primera indico ideas que el poder ha empleado para conseguir hacer pasar por aceptables, regulaciones que no habrían podido haber sido aceptadas de otro modo. El truco está en aprovechar una apariencia lógica o ampararse en situaciones no del todo ciertas. El objetivo es justificar el establecimiento de relaciones laborales que dejen totalmente desprotegidos a los trabajadores.

En esta ocasión analizo la idea de que eliminando los derechos laborales se incrementa la productividad. El razonamiento es más o menos así: si un trabajador tiene garantizado la estabilidad en el empleo, a través de una legislación que impida o dificulte los despidos, se apoltrona y su productividad cae. Por el contrario, si sabe que el empresario lo podrá despedir cuando desee, tendrá un fuerte incentivo a trabajar muy duro para elevar su productividad y que el empresario no tenga incentivos para despedirlo. El argumento da por hecho que los trabajadores tienen tendencia a la pereza y ha sido repetido hasta la saciedad, lo cual ha generado su interiorización. Hace unas semanas, uno de mis alumnos contó una anécdota en clase que resume perfectamente cómo ha operado la idea. El estudiante nos relató la situación de un familiar que tenía un contrato en precario en unos grandes almacenes especializados en vender material deportivo. Para conseguir la renovación del contrato, el protagonista de la historia y sus compañeros tenían que trabajar muy duro y supuestamente, el método daba buenos resultados. El ejemplo me hizo pensar porque incluye las claves fundamentales para desentrañar la falsedad del argumento.

Por supuesto que el ejemplo es totalmente lógico y todos lo vemos plausible. De hecho, es muy probable, debido al proceso de precarización que ha sufrido nuestro mercado laboral, que conozcamos situaciones similares. Como es tan lógico se han encargado de generalizar el razonamiento y de decirnos que el efecto va a ser el mismo en todos los sectores y empleos. Sigue leyendo Lógica Mentirosa II

MÓNICA ORIOL: “SIN FILTRO… SIN PENSAR Y A LO LOCO”

One Woman Show (1975). Suzanne Lacy
“One Woman Show” (1975). Suzanne Lacy.

Teresa Duarte

La Sra. Oriol presume en su página web de los siguientes principios para con sus empleados y empleadas: “Nos preocupa la motivación, seguridad y formación de las personas que trabajan con nosotros”, pero ha tenido que sufrir manifestaciones de sus trabajadores y trabajadoras porque han visto como durante los últimos años se producía agresiones sobre sus derechos y condiciones laborales.

Las movilizaciones de sus empleados y empleadas no es la única prueba de que la Sra. Oriol miente descaradamente en su página web, ya que las últimas declaraciones ponen de manifiesto la aversión que les tiene y más concretamente a las mujeres entre 25 y 45 años: “prefiero una mujer de más de 45 años o de menos de 25, porque como se quede embarazada nos encontramos con el problema”, ésta ha sido una de sus últimas perlas que ha “soltado” dentro de un contexto muy controvertido como es la regulación que protege los derechos laborales de la mujer. Pues bien, la Sra. presidenta del círculo de empresarios cargando las tintas sobre el exceso de regulación en favor de la mujer afirma que las madres dejan de ser productivas y la ley las blinda, siendo el empresario el desprotegido en este caso. En realidad, la gran polémica no debería estar centrada en ese pensamiento-declaración de esta Sra. sino en aquello que no dijo: desregular, desproteger a las mujeres embarazadas y entonces se cumplirá el que parece ser su gran sueño que consiste en despedir sin impedimento legal a las mujeres cuando se queden embarazadas. Este sueño empresarial no solo es machista, sino además atenta contra el progreso económico del país.

Supongo que la Sra. Oriol habrá oído hablar del peligro demográfico que atenaza a España, que la pirámide demográfica inversa se agravará de tal forma que en la próxima década (2013-2023) la pérdida de población se concentrará en el tramo de edad entre 20 y 49 años, que se reducirá en 4,7 millones de personas (un 22,7%). Además, el descenso de la natalidad provocaría que en 2023 hubiera casi un millón menos de niños menores de 10 años que en la actualidad (un 20,4% menos)  1. Sin embargo, la población se incrementaría en la mitad superior de la pirámide de población. Si a estas previsiones le añadimos un nuevo ingrediente, es decir, que los empresarios españoles no contrataran a mujeres entre 25 y 45 años o no se protegieran a las mujeres embarazadas del despido ¿qué pasaría con la tasa de natalidad? Podemos vaticinar que caería hasta unos niveles que, actualmente, nos parecerían pura ficción. En las últimas décadas las mujeres hemos logrado grandes avances socioeconómicos a los que no estaríamos dispuestas a renunciar, afectando directamente a la natalidad y suponiendo ese escenario un fracaso económico y social que llevará a España a una situación de involución.

¿Qué implicaciones socioeconómicas tendría el envejecimiento de la población? Existe una extensa literatura académica que analiza las implicaciones sobre las pensiones, el mercado laboral, la sanidad, las políticas de dependencia y sociales, entre otros aspectos.

Así que le aconsejo a la Sra. Oriol que piense en qué país quiere que vivan sus 6 hijas e hijos, en una España donde no exista discriminación y aversión a los empleados y empleadas, que existan políticas de igualdad, que se respeten los derechos laborales, que las políticas económicas propicien el progreso económico que permita la existencia de un verdadero Estado del Bienestar y así esté asegurada la paz social, o una España donde los conflictos laborales, movilizaciones, desigualdades económicas y sociales, el paro lleven al país a un conflicto y ruptura social que puede a su vez iniciar un cambio en el estatus quo a través de una revolución, ¿para la toma de poder? No, apenas algo más difícil: crear un mundo nuevo 2.

1 http://www.ine.es/prensa/np813.pdf

2 Carta del Subcomandante Insurgente Marcos a Gaspar Morquecho, 2 de febrero de 1994. Citado por Alejandro Raiter e Irene Muñoz (1995)