Archivo de la etiqueta: ciencia ficción

Pararse a pensar___ pero es que no tenemos tiempo…


Imagen: techo de una de las salas de la torre en que se retiró Michel de Montaigne durante 10 años, — para leer, pensar y escribir sobre la vida y sobre los tiempos turbulentos que le tocaron vivir. En las vigas mandó inscribir máximas clásicas preferidas, con lo que el espacio era como una especie de cuaderno de ejercicios o de meditación por el que se podía deambular físicamente. Aunque supongo que si andas demasiado tiempo mirando al techo ¡te puedes caer fácilmente! Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Librairie_Montaigne2.jpg

______

Pararse a pensar. Sobre la conveniencia de algo así como un «tiempo muerto» global

José Pérez de Lama

Para los que más o menos nos creemos lo del cambio climático y que creemos también, más en general, que el capitalismo nos lleva a todos – o a casi todos – por un camino de precarización de la vida y de violencia sobre tantas personas y cosas, la idea de «volver con urgencia a la normalidad» nos produce más espanto que entusiasmo.

Personalmente, estoy muy convencido de que lo que necesitaríamos más bien sería parar. Parar para tratar de pensar tranquilamente, para pensar y organizar cómo hacer que todo esto funcione de otra manera. O formulado de otra manera: si con los medios y recursos que tenemos como civilización podríamos estar haciéndolo mucho mejor ¿no deberíamos hacer algo diferente que seguir corriendo y corriendo, sin tempo para ninguna otra cosa?

Algo parecido a estos del COVID-19, pero que durase 7 o 10 años; saliendo a la calle y encontrándonos, eso sí. Como un «tiempo muerto» de algunos deportes, un time-out.

Una cita atribuida a Adorno que me gusta últimamente:

That something should be done is a belief held by everyone nowadays; what is found to be ‘problematic’ is when someone decides not to do anything for once, but to retreat from the dominant realm of practical activity in order to think about something essential.

Mencionada en Twitter por @samantharhill 9/1/2020 __ Diría en español, aproximadamente: «Que algo debe ser hecho es algo que creemos todos hoy en día [y lo escribiría en la década de 1960 quizás…]; lo que se suele considerar problemático es que alguien decida por una vez no hacer nada, y retirarse del ambiente dominante de la actividad práctica para pensar sobre algo esencial».

El célebre Michel de Montaigne, como es bastante conocido, se retiró a una torre de su castillo en donde estuvo estudiando y escribiendo durante unos diez años. Eran tiempos de violentas guerras de religión en Francia, y el prefirió apartarse de aquella. Dejó el parlamento en París donde tenía algún cargo y se refugió en su castillo alejado de la capital. Pensaba en aquel momento que iba a ser algo definitivo pero a los diez años volvió al mundo, incluso a la corte en París. Durante estos años escribió sus Ensayos, por los cuales pasó a la historia del pensamiento y de la literatura, como personalidad renacentista, entre el estoicismo y el epicureísmo…

Decía Montaigne, me contaba un amigo de por aquí, que [en la vida] «la cuestión no es quién llegará a la meta, sino quién efectuará las más bellas carreras». ¡Ese tipo de cosas se le debieron ocurrir al buen hombre encerrado en la torre tantos años!

En unas de mis novelas de ciencia ficción preferidas, River of Gods, de Ian McDonald (2004), el padre del protagonista que había levantado una de las principales empresas de energía (renovables) en India, decide hacia 2047 retirarse del mundo – según una práctica de la filosofía hindú. Leo para recordar en Wikipedia: «Sannyasa es una forma de ascetismo que está marcada por la renuncia a los deseos materiales, representada por un estado de desinterés y desapego de la vida material, y que tiene como propósito dedicarse a la vida espiritual, pacífica e inspirada por el amor».

En la novela, Vishram Ray, el hijo, cuya vida hasta entonces había transcurrido como aspirante a artista y vividor en Londres, tiene que volver a Mumbai para dirigir una de las mayores empresas del país, en un momento de revoluciones sociales, en el que se va desvelando que una IA más o menos encarnada en un programa de televisión tipo Ana Rosa o Juan Imedio está intentando hacerse con el poder en el país – muy actual todo, sí. Pero lo del padre que se retiraba a los 60 o 70 años para dedicarse a meditar, es algo que me vuelve a la mente una y otra vez. Ya decía Pessoa, que los libros suelen ser mucho más reales que la vida misma; o igual lo que decía era que lo eran para él. Lo que por lo menos podemos decir nosotros es que muchas veces se suele aprender más del mundo en los libros – incluso los de ficción – que estando todo el día en la calle de aquí para allá. En fin, uno que es algo escéptico de tanto dato; – aunque eso tendrá que quedar para otro día.
______

Los decrecentistas – o los defensores del pos-crecimiento si queremos usar otro término – tienen – o tenemos claro – que es necesario dejar de producir, de correr, de aumentar la velocidad, si queremos que la catástrofe climática no llegue en las próximas décadas. Tendríamos que ir parando.

Y sin embargo, el truco del propio sistema es que todos o la mayoría parece que dependemos de que no pare, incluso de que cada vez vaya más rápido que en eso consiste en buena parte lo de aumentar la producción / productividad.

Resulta de lo más verosímil que haciendo lo que estamos haciendo nos estamos cargando nuestro propio medio, sin el cual no podríamos existir. Y sin embargo, no podemos parar, porque nos quedamos parados, dejamos de tener ingresos, dejaríamos de poder tener techo, comida, etc.
_____

Zugzwang se llama algo así en ajedrez: vemos que si movemos nos perjudicará sin la menor duda, pero no tenemos más remedio que hacerlo porque es nuestro turno.

_____

La última entrada de esta divagación. Me acordé, me acuerdo bastante, de dos libros – ¡otra vez! Uno es La Muerte de Iván Ilich de León Tolstói, el otro El final del día de Kazúo Ishiguro. En ambos se plantea la cuestión de personas que han dedicado su vida a cumplir con sus obligaciones según la sociedad se las había hecho entender – en Tolstói de manera un poco banal, en Ishiguro con gran compromiso y devoción. Pero en ambos al final de sus días sus protagonistas, un alto funcionario y un mayordomo, como sabrán muchos, tienen bastantes razones para pensar que se han equivocado; que todo aquel correr, ser responsables, no dejar de cumplir con la tareas que creían que tenían que hacer – tal vez había sido una enorme equivocación. A estos caracteres de novela, nos dan a entender sus autores, más les habría valido pararse, preguntarse antes, pensar, probar otras cosas, cambiar de rumbo quizás. Aunque seguramente nunca tuvieron tiempo ni oportunidad. Los lectores no sentimos inquina contra ellos, sino quizás, supongo que dependerá de los casos, una cierta comprensión triste o incluso algo de simpatía. Porque está claro también que los personajes que cité, los novelescos, cada cual a su manera, Montaigne y Ray, se pudieron permitir ese lujo, que está al alcance de pocos.

Vale, pues eso — ¡todos a correr hacia la nueva normalidad! ¡Salud y aire!

__________________

Ps/ Lo de pararse, por supuesto, tiene que ver con no ser cómplice de la máquina que reproduce y amplía lo que tenemos. Aunque a la vez exista la contradicción de que haya que consumir para que el capital siga circulando, y la economía siga funcionando, o que haya que seguir manteniendo los servicios públicos, que aún nos salvan de una situación que podría ser mucho peor como estamos viendo estos días; o en fin, porque hay que comer, alimentar a las familias y demás, seguir viviendo — porque lo que nos importa más es ahora y en los próximos años: en el largo plazo, como decía el bueno de Keynes, todos estaremos muertos. Benditos y bienaventurados los que no se enteran de nada de esto, que me parece que son la mayoría.

Este parar podría ser – no solo para pensar, que nunca se sabe si se nos ocurrirá algo valioso y viable o si nos pondremos medio de acuerdo — sino también para dedicarse a otras cosas que no contribuyan a la reproducción del sistema sino al contrario: quizás a construir mayor autonomía y sostenibilidad local, a cuidar de la familia, los amigos, de uno mismo o también el entorno…

Se me ocurre que el sentimiento  debe ser muy parecido si no el mismo del que inspira las decenas de semanas de huelga por el planeta de los adolescentes de todo el mundo — lo de Greta Thunberg de quien hablábamos todo el tiempo hace unos meses, pero cuya moda ¿parece que pasó? Igual también nos haría falta menos modas y veleidades apasionadas y una dedicación más rutinaria y aburrida a las tres o cuatro cosas importantes…

A mi me quedarán 15 o 30 años de vida. Me da curiosidad, hasta cierto punto ver qué pueda pasar. Esto de haber visto pasar el tiempo es una de las pocas cosas buenas de ser mayorcito… Aunque en principio la nota dominante de mi estado de ánimo – y no tanto por lo del COVID-19 que ya irá pasando, si no ahora, en unos pocos años -, sino por todo lo demás es más bien oscura y empañada — esto de empañado he aprendido últimamente que es un adjetivo bastante pessoano.

¿Alguien tiene idea del tipo de futuro socio-tecno-político hacia el que deberíamos tratar de dirigirnos? Algunos escenarios


Figura: Panel de control de escenarios socio-técnicos y políticos de futuro. Pérez de Lama, 2018.

Juego de los escenarios de futuro. La tecnología parece ser la respuesta, pero… ¿cuál era la pregunta?

José Pérez de Lama _ extracto de capítulo del autor en el libro colectivo Economía colaborativa… ¿de verdad?, editado por Charo Gómez-Álvarez, David Patiño Rodríguez et al, 2018.

Comentario introductorio: El capítulo en cuestión trata de las prácticas colaborativas y la fabricación digital. En esta parte de final, trata de ir un poco más allá del habitual blablaba de la innovación, intentando pensar qué tipo de usos de la fabricación digital (robótica, automatización…) nos interesa en relación con los futuros socio-económicos que podrían contribuir a promover… Recurriendo a un cierto lugar común, algunos párrafos antes se plantaba: “La tecnología parece ser la respuesta, pero… ¿cuál era la pregunta?”

Siendo la pregunta que estimamos que nos interesa más la de qué papel podría tener la fabricación digital colaborativa en una sociedad futura, cerraremos el presente texto con un último diagrama en el que se dibujan algunos posibles escenarios, sobre la matriz de las “4 Ps” propuesta por Dunne y Raby (2013). Esta matriz clasifica los escenarios de futuro en tres categorías principales: probable, plausible y posible, que los ordenaría de mayor o menor grado de probabilidad, valga la redundancia, desde nuestra actual perspectiva. A estas tres categorías, Dunne y Raby proponen añadir una cuarta, la de preferible, que se superpone a las anteriores, y que en esta ocasión dejaremos que sea trazada por los posibles lectores.

Los escenarios propuestos, lógicamente, no agotan todas las posibilidades de futuros imaginables, existiendo muchas posiciones intermedias entre ellos, y seguramente otros muchos que no se enuncian. Los efectivamente mostrados tienen un cierto carácter hiperbólico, según recomendaba Brand (1994) en un ejercicio parecido, para subrayar las diferencias y las tendencias que se proponen para discutir.

Comentario posterior: Noto ahora que no hacía referencia demasiado específica, en la descripción de escenarios, a la cuestión crecimiento/decrecimiento, y que la tendrán que hacer lxs lectorxs, quizás jugando con el slider del panel de control y viendo qué pasa… 😉 Sigue leyendo ¿Alguien tiene idea del tipo de futuro socio-tecno-político hacia el que deberíamos tratar de dirigirnos? Algunos escenarios

K y la Máquina M. Un relato de antropofagia maquínica

Paisaje maquínico a partir de Andrea Branzi/Archizoom, 1969, No Stop City

K y la Máquina M. Una historia de antropofagia maquínica
Un borrador de relato sci-fi más bien oscurillo

José Pérez de Lama

K había leído de joven El castillo y El proceso. Pero ya no se acuerda tan bien. En alguna de aquellas novelas su medio tocayo Josef perdía la vida tratando de litigar, o algo así, contra la burocracia austrohúngara de principios del siglo pasado. Recuerda la frustración y el sufrimiento psicológico de Josef K, la distancia y prepotencia de los funcionarios. Puede que hasta las dos novelas quedaran inconclusas.

La Máquina M, un siglo después, es mucho más abstracta que el castillo o los tribunales de Kafka. Sus funcionarios son incluso simpáticos y próximos, – salvo en momentos excepcionales. Algunos son mujeres amables, atractivas e inteligentes. K recuerda que hasta hace poco le gustaban las mujeres y fantaseaba con el amor. El padecimiento de K no le parece que sea como el de su tocayo Josef – no es tanto dolor psíquico o desesperación, sino que es como un vacío, como una lejanía extraordinaria de sí mismo, de los otros, del mundo.

M alimenta de diferentes maneras a sus simbiontes. Por eso se le acercan inicialmente. Y poco a poco van descubriendo que a cambio exige cosas, muchas, __ la vieja historia de Fausto. En realidad no hay tantas historias nuevas.
Sigue leyendo K y la Máquina M. Un relato de antropofagia maquínica

If you can’t dance, it’s not my algorithm, relato sci-fi sobre ciudades futuras

Un amigo me pidió un escenario sci-fi sobre ciudades del futuro y poder/gobierno algorítmico. El relato debía ser en positivo, propositivo – y se enfrenta uno al abusivamente citado comienzo de Anna Karenina: “todas las familias felices lo son de la misma manera…” Resulta curioso que sea difícil escribir algo interesante en lo que todo va bien y todo el mundo es feliz… Aquí un primer intento. Me tomé la libertad de incluir cariñosamente nombres de algunos amigos y conocidos, medio en broma… Y salió algo un poco gaditano; curioso…


Imagen: Wim Wenders, 1981, Der Stand der Dinge. Fuente: http://www.wim-wenders.com

If you can’t dance, it’s not my algorithm

José Pérez de Lama

Para Flavia P.

Desde algún universo (4+x)dimensional pueden verse todos los tiempos de forma simultánea. Desde allí, Ada García-Sim recuerda aquellas décadas felices de los 40 y 50. En realidad, para much*s, la niñez es siempre un espacio-tiempo feliz, el paraíso perdido que decía el poeta roteño… Dancing to the algorithms of life! Pero ahora, en el recuerdo bastardillo del cuerpo y lo aprendido a posteriori, intuye que aquellos años habían sido un tiempo de mejor-vivir también para los adultos. Quizás. Hasta que dejaron de funcionar los algoritmos de Bateson

De aquellos años recuerda hoy a Tomasita La Niña de los Algo-ritmos. Tomasita la de la Tomasa, que, como su madre, llamaba la atención por su ritmo y su gracia. Gracia como en machines of loving grace, __ porque se decía que Antoñita era hija de Tomasa y de algún espíritu santo, pero tipo constructo de software. Se decía, pero no se le daba demasiada importancia. Había mucho cyborg-hippy en aquellos años… Luego de adultos fueron como los acid-heads del siglo XX: gente pacífica, bondadosa, soñadora, algo artista… la gente de Bateson, que durante un tiempo organizaron el mundo para hacerlo más habitable y amable. Aunque como todas las cosas humanas, aquello duró lo que duró, unas par de décadas. Sigue leyendo If you can’t dance, it’s not my algorithm, relato sci-fi sobre ciudades futuras

Aquí va una lección sobre escritura creativa, de Kurt Vonnegut

Otra traducción, en esta ocasión de un textito de Kurt Vonnegut, escritor muy preferido. Se trata de un texto bastante citado en el que hace algunos comentarios sobre “escritura creativa”. Son bastante conocidos sus diagramas de las historias arquetípicas, pero no había leído el texto completo que acaba con un giro sorprendente, y, siendo Vonnegut, como no, divertido… La parte del principio, me plantea alguna duda si pudiera ser políticamente incorrecta en algún aspecto, pero tratándose de Vonnegut, un radical muy comprometido con su tiempo, no pienso que lo sea. Los que podáis, por supuesto, leedla en el inglés original. Como todos los grandes escritores la manera de usar el lenguaje de Vonnegut es uno de sus principaes atractivos… En la traducción, he tratado de evocarla, aunque…

tumblr_mm7uv2Wr9e1rf67slo1_1280
Wesley Merrit, c. 2013, Vonnegut in space; source: http://debutart.tumblr.com/post/49502590259/kurt-vonnegut-in-space

Aquí va una lección sobre escritura creativa

Kurt Vonnegut, 2005, Here is a lesson in creative writing, en: A man without a country, Bloomsbury, Londres, pp. 23-37; traducción de José Pérez de Lama

Primera regla: No uses puntos y coma. Son hermafroditas travestis que no representan absolutamente nada. Lo único que muestran es que has ido a la universidad.

Y me doy cuenta de que algunos de vosotros puede estar teniendo dificultades para decidir si estoy en broma o no. Por tanto, de ahora en adelante diré cuando estoy bromeando.

Por ejemplo, alístate en la Guardia Nacional o los Marines y enseña democracia. Estoy bromeando.

Estamos a punto de ser atacados por Al Qaeda. Ondead banderas si las tenéis. Esto siempre parece ahuyentarlos. Estoy bromeando.

Si de verdad quieres hacer daño a tus padres, y no tienes las agallas para ser gay, lo menos que puedes hacer es hacerte artista. No estoy bromeando. Las artes no son una manera de ganarse la vida. Son una manera muy humana de hacer la vida más tolerable. Practicar un arte, no importa como de bien o mal, es una manera de hacer crecer tu alma, por todos los cielos (for heavens sake). Cantad en la ducha. Contad historias. Escribid un poema a un amigo, incluso un poema malísimo. Hacedlo tan bien como podáis. Recibiréis una enorme recompensa. Habréis creado algo.

*

Quiero compartir con vosotros una cosa que he aprendido. Lo dibujaré en la pizarra detrás mía para que podáis seguirlo más fácilmente [dibuja una línea vertical en la pizarra]. Este es el eje G-I: buena fortuna (good fortune), mala fortuna (ill fortune). La muerte y la pobreza terrible, la enfermedad, abajo – gran prosperidad, estupenda salud, arriba. El estado medio de las cosas en el centro [señala el extremo inferior, el superior, y la zona media de la línea respectivamente]. Sigue leyendo Aquí va una lección sobre escritura creativa, de Kurt Vonnegut

Fabricación digital personal y comunitaria y ecosistemas productivos. Algunos interrogantes y desafíos

Unas notas que preparé para mi próxima intervención en Labmeeting 2015, encuentro que tendrá lugar en el Medialab Prado. Comentarios sobre laboratorios de fabricación personal y comunitaria… y nuevo modelo productivo; algunos interrogantes y desafíos. Algo pesimista el principio, pero los “desafíos” de generar una cultural productiva “libre” en torno al diseño y la fabricación digital siguen ahí, aunque no se realizaran solos… Eso creo que es lo que quería contar… Lo más interesante, creo, el diagrama y la tercera sección “Ecosistemas de investigación y producción”

2015_ecosystem_01_jpl_web

José Pérez de Lama / Fab Lab Sevilla Universidad de Sevilla
Septiembre de 2015

La Tercera Revolución Digital
Recientemente he asistido a varias reuniones con nuevos equipos municipales en diferentes ciudades para hablar sobre el tema de los fab labs. Uno de los argumentos recurrentes es el de la llamada tercera revolución digital y su hipotética aportación al desarrollo de un nuevo modelo productivo, a la creación de empleo, etc. Este discurso, sin embargo, está en el límite de convertirse en lo que los estadounidenses llaman un shibboleth – una palabra o expresión de un partido, secta o creencia, generalmente considerada por otros vacía de significado real. En este caso, incluso por algunos de los propios implicados en el movimiento… Quizás sea impaciencia, o falta de adecuación entre lo que realmente está ocurriendo y lo que algunos esperábamos. Sigue leyendo Fabricación digital personal y comunitaria y ecosistemas productivos. Algunos interrogantes y desafíos

Prototipos de espacios públicos “cyborg”, por hackitectura.net 2003-2010

Entre 2000 y 2012, aproximadamente, el grupo hackitectura.net produjo una serie de prototipos de nuevos espacios públicos conectados con los que se proponía explorar nuevos territorios emergentes que pensábamos que estaban apareciendo en el encuentro de los lugares tradicionales, el espacio de los flujos digitales y las nuevas formas de interacción social [diagrama inferior]… La aproximación de hackitectura.net y colaboradores siempre intentó trabajar desde la perspectiva de los movimientos sociales, y el uso de tecnologías libres. Hago aquí una breve recopilación, pensando en que quizás haya llegado el momento de volver a retomar estos experimentos en el nuevo contexto político…

00_01_territoriociborg_g600

Prototipos de espacios públicos “cyborg”, por hackitectura.net 2003-2012

Texto: José Pérez de Lama

El “core” de hackitectura.net durante estos años estuvo compuesto por Sergio Moreno, José Pérez de Lama, aka osfa , y Pablo de Soto. Desde aprox. 2007 los proyectos se llevaron a cabo administrativamente a través de wwb sociedad cooperativa andaluza. Una característica de todos los proyectos fue su producción en amplias redes colaborativas – algunos de los principales colaboradores se irán mencionando en las sucesivas fichas.

El hilo “conductor” entre los diferentes proyectos fue la exploración de lo que entonces llamábamos “territorio cyborg”, que suponíamos generado en la composición o “agenciamiento” del territorio tradicional, las redes digitales y las nuevas formaciones sociales emergentes inspiradas en el software y la cultura libres. Durante la década de trabajo se produjo la acumulación de herramientas e incluso infraestructuras digitales de carácter libre / flos. Siguen unas breves fichas de los principales prototipos experimentados. Sigue leyendo Prototipos de espacios públicos “cyborg”, por hackitectura.net 2003-2010