Archivo de la categoría: Urbanismo

Cartografiando controversias (urbanas), unas notas sobre la práctica latouriana


Imagen: Iconoclasistas, 2014, imagen del proceso de mapeo colectivo con La Tribu, radio y proyecto cultural comunitarios, Buenos Aires. Fuente: http://www.iconoclasistas.net/barrio-y-comunidad/

Cartografiando controversias (urbanas), unas notas sobre la práctica latouriana

José Pérez de Lama

* Notas un poco rápidas por necesidades docentes… pero que aún así aprovecho para compartir aquí.

Tengo algunos estudiantes (proto)investigando para sus Trabajos Fin de Grado (también en doctorado) sobre temas polémicos ciudadanos, entre otros la polémica sobre el proyecto de “rascacielos” en el puerto de Málaga. Hemos comentado sobre el método de cartografía de la controversia (mapping controversy) de Bruno Latour y colegas. Pongo unas breves notas que he repasado sobre el asunto.

Latour, originalmente en el campo de los Estudios de la Ciencias y la Tecnología (STS en inglés) planteó que el estudio de los procesos de controversia previos a la consolidación de lo que luego nos aparecen como hechos/verdades cuasi-irrefutables nos permitía entender cómo estos no era tanto verdades, hechos, matters of fact, como matters of concern (objetos de controversia podríamos decir un poco libremente), acerca de los cuales se había alcanzado un acuerdo provisional, más o menos consensuado, más o menos fruto de las relaciones de fuerzas puestas en juego para su definición (esta segunda parte quizás sea más mía que de Latour).

El espacio en que tienen lugar y en el que se resuelven (settle) estas controversias es el de una red o conjunto de redes de actores (que dan nombre a la escuela de la que Latour es miembro destacado, ANT: Actor-Network Theory, que a la vez significa hormiga…). Una red que, por mencionar sólo algunos cuestiones destacadas, 1) es más bien un espacio socio-técnico que convencionalmente político; 2) cuyos actores “no son sólo humanos o grupos de humanos sino también elementos naturales y biológicos, productos artísticos y tecnológicos, instituciones económicas y de otros tipo, artefactos científicos y técnicos, etc.” (Venturini, 2010), todo aquello que hace que las relaciones entre unos y otros y aquello que se produce, sean diferentes a como lo serían si no existieran; 3) los actores son a la vez todos aquellos que están concernidos y están afectados por la controversia y participan en ésta de diferentes modos; 4) finalmente, unas redes que no son estructuras superiores o preexistentes sino que se configuran en el despliegue de la propia controversia y/o los efectos de los objetos de ésta (Latour, 2007).

Centrada inicialmente en el campo de los STS, como decía, el interés de este método hizo que se extendiera a otros campos como por ejemplo el de los estudios urbanos.

De manera simplificada, la cartografía de las controversias supone el estudio detallado del objeto de controversia en sí mismo, de los actores implicados en la controversia – de sus argumentos, posturas, alianzas y de los medios que ponen en juego; la evolución en el tiempo de las controversias, y en la versión más propositiva de Latour, el diseño de herramientas – parlamentos – para su abordaje con mejores elementos de conocimiento, racionalidad y democracia. (ver: Latour, 2012, https://www.youtube.com/watch?v=qnDFCtvPxL0).

Albena Yaneva (Manchester School of Architecture) es una de las investigadores que ha usado el método en el ámbito de las controversias urbanas. “Podemos preguntarnos como deberíamos representar las múltiples y diferentes exigencias y opiciones de los múltiples y diferentes afectados/concernidos (stakeholders) por/con nuestros proyectos ya sean usuarios, comunidades de vecinos, conservacionistas, clientes o representantes gubernamentales o autoridades municipales […] Las técnicas de cartografía de la controversia se vinculan a la idea de que las “cosas” (things) generan espacios objeto de disputa (contested spaces), en los que un artefacto es producido como consecuencia de una plétora de consideraciones materiales y subjetivas. Los edificios son “cosas”, en cuanto que aparecen como resultado de un prolongado proceso que implica múltiples intereses y preocupaciones (concerns) […] Un edificio será entendido como una “navegación a través de un paisaje de datos (datascape) controversial, una colección animada de trayectorias entrecruzadas de inestables definiciones y conocimientos expertos.” (http://www.msa.ac.uk/mac/Main/HistoryOfTheConcept).

Cómo estudiar las controversias arquitectónicas

Además de lo explicado por el propio Latour en el vídeo antes citado, me parecen de interés para el caso más específico de lo urbano las recomendaciones del equipo de la web de la Escuela de Manchester (http://www.msa.ac.uk/mac/Main/HowToStudyArchitecturalControversies):

“Cómo estudiar las controversias arquitectónicas”

“Seguir una controversia requiere se capaz de trazar las dinámicas de la controversia en el tiempo (línea de tiempo): los actores (individuales, grupos o instituciones), sus argumentos, las diferentes posiciones y cómo cambian y avanzan a lo largo del tiempo, los espacios en los que tienen lugar, las muchas maneras de cerrar y reabrir los debates, el grado de implicación y participación pública en el proceso.”

“Para documentar una controversia: recopilar diferentes materiales y compilarlos en un dossier de investigación que incluya recortes de prensa, imágenes, entrevistas con arquitectos, clientes, inversos, organismos públicos, ciudadanos implicados y usuarios; incluir materiales y extractos de publicaciones relacionados con otros edificios similares; buscar información de documentos oficiales y archivos; examinar y compilar planimetría, imágenes y diagramas arquitectónicos (o urbanos).”

Para cartografiar/mapear (analizar y visualizar): presentar el desarrollo cronológico de la disputa que rodea un edificio, proyecto o plan urbanístico, pero también representarlo visualmente; aprehender la dinámica, visualizar la línea de tiempo, la cronología de las controversias, el peso de los diferentes actores. Ofrecer una visualización de cómo sus posiciones divergen o convergen, y de cómo un posicionamiento personal pudiera modificar toda la configuración o discusión, y el despliegue en el tiempo y el espacio de estos argumentos. Así, cartografiar significa ser capaz de visualizar y analizar un espacio argumentativo, un espacio orientado en torno a un objeto de debate, desencadenado por el objeto arquitectónico controversial que puede ser un edificio, artefacto, propuesta de diseño, máster plan o red urbana…”

¿Instrumentos para sociedades pluralistas?

Volviendo a Latour. Parte de lo que revelan estas cartografías, según Latour, es que (casi) nunca hay un sí y un no perfectamente claros y distintos, ni tampoco dos bandos perfectamente homogéneos. Existen siempre múltiples argumentos y posiciones que son interesantes desvelar para comprender mejor las situaciones y sus posibles soluciones. En este sentido, algunos críticos de Latour y de su escuela, achacan a Latour una cierta falta de compromiso político: describiendo los procesos, como él mismo dice, en plan hormiga (ANT), sus elementos, procesos, relaciones desde una perspectiva interior, local, concreta, pueden perderse otras perspectivas como las de las relaciones de poder más tradicionales, o los contextos más generales en que suceden los acontecimientos… Algo así como una distancia entre el investigador y el objeto de estudio que otras aproximaciones consideran que lleva a no cuestionar en demasía el statu quo, o a la producción de un conocimiento poco transformador. Sí parece favorecer a mi juicio un espíritu pluralista en el sentido deweyano (John Dewey) del término: reconocimiento de la multiplicidad de interpretaciones, un cierto cuestionamiento de las visiones propias, un cierto respeto por las ajenas, apertura a la aún por conocer y a la experimentación. En cualquier caso, la cartografía de controversias y la interpretación de la vida pública en tanto que controversias que se van estabilizando encontrando estados más o menos de equilibrio en un campo social me parece relevante. Aunque también me gusten los estudios más militantes, la investigación-acción o los panfletos…

Lo interesante de este método de la cartografía de las controversias es que muchos de los problemas que nos planteamos encajan bastante bien en el concepto latouriano. Somos capaces de ver, que en casi todos las problemáticas urbanas actuales – más generales como la turistificación o la gentrificación, por ejemplo – o más concretas, como en el caso del proyecto de “rascacielos” de Málaga, que existen múltiples actores implicados y afectados, que ponen en juego diferentes intereses, preocupaciones y recursos, y que el resultado del proceso dependerá de las estrategias, tácticas, alianzas, dispositivos, potencia… que unos y otros pongan en juego. Estas cartografías – en un sentido amplio – podríamos entenderlas como instrumentos democráticas, que nos sirvan como herramientas de comunicación y difusión frente a lecturas/interpretaciones simplificadoras o esquemáticas.

#referencias

Bruno Latour, 2012, Qué es una controversia (vídeo introduciendo la metodología cartográfica), en: https://www.youtube.com/watch?v=qnDFCtvPxL0 | accedido 24/05/2018

____, 2007 [primera edición en inglés de 2005], Reassembling the Social. An Introduction to the Actor-Network Theory, Ofxord University Press, Oxford – Nueva York

Tommasso Venturini, 2010, Diving in magma: how to explore controversies with
actor-network theory, en: http://spk.michael-flower.com/resources/DivingInMagma.pdf | accedido: 24/05/2018

Manchester School of Architecture (Albena Yaneva et al), sf (2009-13), Mapping Architectural Controversies, en: http://www.msa.ac.uk/mac/Main/MappingArchitecturalControversies | accedido 24/05/2018

Anuncios

¿Serían distintas las casas si las construyéramos desde la perspectiva de las mujeres?

Imagen: Louise Bourgeois, 1994, Femme maison, de una prolongada serie de trabajos de la artista sobre su dolorosa relación con la casa familiar. Fuente: http://www.goodmorningparis.fr/tag/monnaie-de-paris/

Por José Pérez de Lama

Vengo conversando sobre esto con una amiga, JC, para su Trabajo Fin de Grado en Arquitectura. Su tutor es escéptico sobre esta pregunta, que es la que plantea ella en su trabajo. Y creo que no sólo él…

Aquí un resumen de algunas cosas que he ido pensando sobre esto últimamente, y que está bastante relacionado con lo que pienso de la Arquitectura. A riesgo de hacer man-splaining y decir alguna tontería… Espero que no y que no demasiadas. Va:

Es cierto que si bien much*s tratamos de hablar y pensar sobre este asunto a veces la cosa se concreta poco cuando se llega a diseñar un edificio o una casa/vivienda y no hay unas respuestas, que yo sepa, asumidas como ciertas por l*s arquitect*s, incorporadas en normativas – quizás por suerte –, o circunstancia similar de conocimiento compartido y asentado. Aunque existen sin duda muchos trabajos y es un tema de gran actualidad —- (algunas referencias concretas al final).

Una habitación propia… y 500 libras anuales

Algunas reflexiones algo rápidas sobre el asunto. Recordando la célebre conclusión de Virginia Woolf, en las conferencias – luego libro – en que se preguntaba qué le hacía falta a una mujer para ser escritora. La respuesta era: Una habitación propia… y 500 libras al año. Hay una parte de esta respuesta que es bastante arquitectónica – en el sentido convencional del término: la habitación propia. Pero hay una segunda que es más… ¿socio-económica?: las 500 libras al año, o lo que se suele interpretar que es más o menos equivalente: la autonomía económica y la libertad y el tiempo que esta segunda parte de la respuesta permitiría. Sigue leyendo ¿Serían distintas las casas si las construyéramos desde la perspectiva de las mujeres?

Anotaciones sobre abstracción – capitalismo, ciudad y arquitectura –


Chicago, vista aérea, 1857. Fuente: https://www.urbanremainschicago.com

Lo que sigue son unas anotaciones para un posible capítulo de un posible libro al que le vengo dando vueltas desde hace un tiempo. El posible capítulo tratará de la circulación de capital y la producción urbana y territorial, siguiendo sobre todo a Marx y Harvey. Esta nota sobre la abstracción seguiría a una introducción más general sobre producción y reproducción social. Veníamos hablando de esto en clase y se me ocurrió ponerlo aquí…

Abstracción

Por José Pérez de Lama

Chicago siglo XIX

Chicago. Nature Metropolis (Cronon, 1991) es un libro extraordinario sobre la ciudad. En concreto trata sobre la emergencia de esta metrópolis estadounidense durante el siglo XIX en tanto que nodo territorial a múltiples escalas, y su funcionamiento como máquina de transformación del entorno natural (pradera, bosque) para su incorporación al sistema-mundo capitalista. Un argumento del libro me llamó poderosamente la atención, y es el del uso de dispositivos o redes de dispositivos para convertir lo concreto en abstracto y que el objeto de la abstracción pueda así ser incorporado a la circulación a gran escala de mercancía y capital. En concreto, el argumento  trata de la comercialización del trigo a través del dispositivo “silo”. [1]

Explica Cronon cómo hasta entonces un agricultor debía llevar al mercado sus sacos de grano, – concretos, marcados con su nombre. El mercado era un lugar concreto que se situaba en los muelles de la ciudad. El viaje quizás por barco, su oferta en el espacio público, el tener, quizás, que llevarlo río abajo de Chicago hasta Saint Louis, o incluso Luisiana, si no encontraba un precio para su venta que le satisficiera; por otra parte, la incertidumbre de los posibles compradores que no conocieran al agricultor sobre la calidad de la mercancía, el consecuente precio… Estas circunstancias hacía de la puesta en el mercado y el intercambio algo complicado, lento, y de resultado incierto. Aquel saco con el sello del agricultor era una mercancía singular de difícil manejo en un mercado alejado del lugar en que el agricultor la había plantado, cuidado y cosechado. Sigue leyendo Anotaciones sobre abstracción – capitalismo, ciudad y arquitectura –

Espacios arquitectónicos para innovación, trabajo en red y aprendizaje

1996_brand_mit_building20
Imagen: El mítico Edificio 20 de MIT, demolido hace unos años, en una página de “How Buildings Learn”, el libro de Stewart Brand, – por cierto, uno de los mejores libros de arquitectura que haya leído nunca.

Hola! Adjunto unos enlaces a varios guiones de clases sobre espacios flexibles, relacionados con innovación, trabajo en red y docencia/aprendizaje. Era para un grupo de estudiantes de la Escuela de Arquitectura de Sevilla, para otro blog, pero sin darme cuenta lo estaba publicando aquí 🙂 __ y ya pues pensé que igual era de utilidad para más gente.

Entre otras encontraréis cosas sobre:

* El Building 20 de MIT uno de los primeros referentes modernos en estas cuestiones; según lo estudia Stewart Brand.

* La Rand Corporation, Santa Mónica (1958) el centro de investigación donde se inventa el concepto de red distribuida y cuya sede se construye a su vez según este concepto.

* El Fun Palace y otros proyectos de Cedric Price y colaboradores de los años 60.

* GooglePlex, la sede de la famosa empresa en el norte de California y uno de los espacios empresariales y de investigación pioneros de la llamada Sociedad Red.

* SCI-Arc escuela “experimental” de Arquitectura en Los Ángeles.

* El IaaC en Barcelona.

* La Casa Invisible de Málaga, centro cultural ciudadano.

Podéis descargar los PDFs aquí:

https://nam42.cc/info/docencia/docencia_indice.html

En los pdfs aparece bibliografía adicional.

Saludos, José Pérez de Lama

Mini-manual del urbanista anarquista (traducción y comentario)

Imagen del Mini-manual en papel: Contraportada y portada (págs 8 y 1) y sobre-cubierta con que se distribuía. Foto 2018

Seguimos con las traducciones, aunque esta vez va también el pdf de un documento entre el culto y la leyenda urbana – bueno, exagerando un poco… El Mini-manual del urbanista anarquista, un panfleto publicado en 1995 en Los Ángeles, y que por alguna razón volví a recordar y citar últimamente y alguien me pidió si se lo podía pasar, y aquí está. El autor es Sam Blower, que creo que es un seudónimo o medio-seudónimo; por tanto un personaje literario. También resulta que tenía traducidas algunas partes de hace tiempo, que incluyo aquí. Sigue leyendo Mini-manual del urbanista anarquista (traducción y comentario)

Contribuciones a la construcción de una perspectiva eco-ética-estética de la ciudad: documentos de concurso de profesor Titular de Universidad


Imagen: Tecnologías convivenciales; prototipo portátil de fabricación (impresión 3D) alimentado por energía solar fotovoltaica. Entre otros aspectos de interés, la impresora, una p-minifab, es hardware libre desarrollado y construido por el propio equipo del Fab Lab Sevilla (Miguel A. López). En la foto estoy con Cristina P. estudiante interna que colabora con el Fab Lab desde hace ya unos años.

José Pérez de Lama

Casi como despedida bloguera del año subo aquí enlaces a los documentos que preparé para el concurso de profesor Titular de Universidad en el área de Composición Arquitectónica, en la Universidad de Sevilla, para un perfil centrado en la ciudad, tecnopolíticas, medio ambiente (y fabricación digital), que afortunadamente, como muchos sabréis, pude ganar. [0]

Por si alguien tiene curiosidad, y como posible herramienta para otros futuros concursantes. El documento sigue el guión de la convocatoria, aquí en una versión extendida con diversos apéndices. El guión propone los siguientes documentos:

1/ Proyecto docente e investigador

2/ Programa de docente de la(s) asignatura(s) recogidas en el perfil

3/ Curriculum vitae

Yo añadí en un cuarto apartado (volumen) adicional la bibliografía y las referencias usadas tanto para el proyecto docente e investigador como para los programas.

//

Contenidos y no-contenidos

Tras asistir a un par de concursos similares, me quedé algo perplejo con la colonización subjetiva-institucional de la máquina de acreditación. Resumidamente, los compañeros mencionaban ante todo los artículos indexados, proyectos de investigación financiados, etc. etc. sin mencionar sus contenidos salvo los títulos en el mejor de los casos y las presuntas keywords repetidas una y otra vez. Todo esto ilustrado con gráficos cuantitativos, muy bonitos eso sí, en los que se mostraban como habían cumplido meticulosamente con todos los items que los organismos encargados de las acreditaciones exigen para acceder al tipo de plaza en cuestión. Algún amigo multi-archi-sexeniado que me acompañaba exclamaba: “¡Impresionante, qué consistencia, qué carrerón!” o algo similar.

Sobre la autonomía universitaria

Uno esperaba que tras 10, 15, o 19 años en mi caso, de docencia e investigación los candidatos presentaran su pensamiento sobre las cuestiones objeto de la plaza, los trabajos realizados, argumentando su interés y relevancia en sí mismos, y no en virtud del reconocimiento hecho por el ya demasiado conocido dispositivo cuantitativo que nos hemos impuesto o nos han impuesto con la llegada del siglo XXI. Aquello de la autonomía de los universitarios para decidir que es lo relevante en su trabajo, qué problemas o cuestiones eligen tratar, por qué y cómo lo hacen, y que respuestas propias – o como parte de los ecosistemas de pensamiento, docencia e investigación – están tratando de dar. Así como lo que proyectan hacer en los próximos años en el caso de ganar las plazas objeto de concurso…

Eso es más o menos lo que traté de hacer yo, modestamente, y con las dudas de quien tiene todo conocimiento por tentativo y provisional. Empezando por un cierto diagnóstico de la Universidad actual y siguiendo por los problemas y cuestiones a los que me he dedicado y me quiero dedicar, y las cosas realizadas en este marco. Especialmente, considerando el estado de crisis-cambio que vivimos tanto en la Universidad, como en la sociedad y la ciudad – que en concreto era el objeto central del perfil de mi plaza.

Pensar, hacer y volver a pensar sobre lo que se hace

Como resumen algo grosero, lo que planteaba como posible descripción de mi trabajo de estos años y espero que de los que vienen, era la contribución a la construcción de una perspectiva eco-ética-estética [1] de la ciudad, el territorio y las sociedades contemporáneas, en las que las tecnologías (digitales) y el medio ambiente-ecología constituyen dos de sus vectores principales de  transformación y crisis – junto con el estudio del capitalismo contemporáneo, la reproducción social y los feminismos, las nuevas relaciones de poder y cosas así.

Un trabajo teórico en diálogo con el trabajo práctico, que en etapas sucesivas supuso trabajar en proyectos con el Seminario de Arquitectura Bioclimática (posteriormente de Arquitectura y Medio Ambiente) durante los 80 y principios de los 90, vivir en Los Ángeles entre finales de los 90 y principios de los 2000 para estudiar in situ y en primera persona la emergencia de la metrópolis posfordista y digital, los trabajos con hackitectura.net durante la década de 2000, a la vez que participaba activamente en los movimientos anti-globalización de este período, y la creación y trabajo en el Fab Lab Sevilla y la Fab Lab Network entre 2009 y la actualidad. Entre otras cosas.

Os dejo en el enlace a continuación los documentos, por si tuvierais curiosidad por ojearlos. Creo que tiene partes bastantes interesantes, y pocas palabras huecas; aunque así, de principio a fin, quizás no sea una lectura demasiado divertida. Cómo orientación para otros en situaciones similares, tampoco estoy seguro de que sea una buena guía. Posiblemente sea demasiado hteredoxo. No estoy seguro; aquí está en cualquier caso:
https://1984.lsi.us.es/wiki_nam_htca/index.php/Documentos_concurso_TU

¡Salud y buen año 2018!

#notas

[0] El concurso tuvo lugar los pasados días 22 al 24 de noviembre de 2017 y hace sólo unos días; el 21 de diciembre, día del solsticio de invierno por otra parte, tomé posesión formalmente de la nueva plaza. Algún mérito personal creo que tengo para haber ganado esta plaza, pero como en casi todos, o en todos los casos, los méritos suelen ser también y en buena medida sociales, de los ecosistemas-ecologías de los que uno forma parte, – y esa fue una de mis reflexiones en el concurso, que el trabajo de profesor-investigador trata de contribuir a hacer crecer o quizás a hacer más ricas, habitables y alegres – no es tan fácil elegir los adjetivos – las ecologías de las que participamos – y menos, de tratar de ser el más competitivo o más listo o más bad-ass que nadie. Los agradecimientos algo más extensos y detallados se recogen en uno de los documentos enlazados, en el CV, al final. Se atribuye a Newton el haber dicho que si había sido capaz de ver tan lejos era porque había podido subido a hombros de gigantes, refiriéndose a los sabios que le habían precedido. Quizás tendríamos que inventar una nueva versión de este dicho que mencione las ecologías mentales y materiales de las que formamos parte…

[1] Estoy agradecido a Abelardo Gil Fournier que calificó así, como eco-ético-estético, lo que yo estaba proponiendo en el debate tras una conferencia que impartí en Medialab Prado el pasado año, una adjetivación que adopté desde entonces.

Fines, medios, procesos y cerdos asados según John Dewey

El tercer cerdito del cuento de Los tres cerditos construyendo su casa de ladrillo; ilustración de Leslie Brown, s/f; fuente: https://www.cuentosinfantiles.net/los-tres-cerditos-version-original/

Fines, medios, procesos y cerdos asados según John Dewey

José Pérez de Lama

Everyone is busy following the cookbook. Seymour Papert, 1993

En el estupendo libro de Steven Fesmire sobre Dewey, el autor recuerda la siguiente historia, con la que Dewey invitaba a reflexionar sobre la relación entre fines y medios, y la necesidad de pensar con inteligencia sobre la relación entre estos y aquellos, – ¡en cosas así creía Dewey!

“La historia […] es que el asado de cerdo fue disfrutado por primera vez cuando accidentalmente se incendió una casa en la que estaban encerrados unos animales. Buscando entre las ruinas, los dueños de la casa se quemaron los dedos al tocar los cerdos que se habían quemado en el incendio. Cuando impulsivamente se chuparon los dedos para aliviar las quemaduras, descubrieron el nuevo sabor. Habiéndoles gustado, desde entonces, se pusieron a construir casas, a meter cerdos dentro y a quemarlas…” [1]

Según explica Fesmire, Dewey recurre a esta “tonta pero memorable” parábola en su obra Teoría de la valoración (Theory of Valuation, 1939) para reflexionar sobre la relación entre lo que llama ends in view (fines a la vista) y las consecuencias no tan evidentes que suponen el logro de estos fines. “Lo visible se sitúa en medio de lo invisible”, otra de sus citas preferidas por mí; lo visible serían los fines a lograr, mientras que lo invisible las implicaciones y consecuencias menos patentes. Sigue leyendo Fines, medios, procesos y cerdos asados según John Dewey