Archivo de la categoría: Elecciones municipales

Serie elecciones 2019: ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva

Imagen: Marta Ponferrada Espejo, 2017, esquema de las características de una ciudad feminista, de La ciudad eco-feminista. Espacios públicos y privados para una sociedad más sostenible e inclusiva, Trabajo Fin de Grado, Escuela Técnica Superior de Arquitectura Universidad de Sevilla, p. 15.

Serie elecciones 2019: ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva

José Pérez de Lama / versión beta

Tercera o cuarta entrega de mis modestas aportaciones al debate pre-electoral. Esta plantea algunas cuestiones sobre ciudad y urbanismo, en torno a las dos etiquetas que aparecen en el título, ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva.

Hace ya unos meses asistí a una reunión convocada por mi amigo Fernando Pavón para intercambiar ideas sobre los programas electorales para las elecciones municipales que entonces aún no tenían fecha.

La ciudad que queremos / la ciudad que a lo mejor podemos

Como había participado ya en sucesivos grupos de este tipo, cada cuatro años…, y de la última vez, muy poco se había avanzado en las políticas reales, la primera idea que propuse es partir de enfrentar la ciudad que queremos – eslogan que ya habíamos usado en Sevilla en… 1999… y que luego incluso una alcaldesa del PP usó como propio en una campaña ante nuestra (relativa) sorpresa -, con la ciudad que – a lo mejor podamos; esto es, la ciudad que queremos en diálogo con la ciudad que a lo mejor podríamos… “La lista de los reyes magos” a grandes rasgos ya la teníamos de hace cuatro años… pero contando con la experiencia de estos cuatro años con grupos del cambio en los gobiernos municipales, igual era bueno, plantear estos dos escenarios más o menos confrontados entre sí.

Aparece entonces otra idea, que podría expresarse con la noción de estrategias: dando por supuesto que la ciudad que queremos fuera un/el horizonte deseable, qué objetivos, políticas y medidas se pueden realistamente plantear – quizás incluso con diversos escenarios de mayorías/minorías, etc. – para que, sin caer en la fantasía o la delusion que se diría en inglés, pensar en la ciudad que podemos, pero que apunte hacia la que supuestamente queremos, con mayor pragmatismo y eficacia que las acciones más o menos oportunistas y las reacción contra las medidas de los gobiernos de turno que suelen caracterizar – con demasiada frecuencia – a las oposiciones políticas y a los movimientos sociales urbanos. Sigue leyendo Serie elecciones 2019: ciudad eco-feminista y ciudad productiva-distributiva

Anuncios

#AllPowerToThePeople. Ciudad, energía, sostenibilidad, commons

Segunda entrega de la serie sobre ciudad y elecciones municipales: convergencia de Internet y redes distribuidas de producción de energías renovables, cooperativas de servicios públicos, +++

2014_tir_01
Imagen 01: Diagrama de los 5 pilares de la Tercera Revolución Industrial según Jeremy Rifkin (2011). Haz click en la imagen para verla más grande.

#AllPowerToThePeople. Ciudad, energía, sostenibilidad y commons

José Pérez de Lama, 30.12.2014 / v 0.1

Well I think it’s fine, building jumbo planes.
Or taking a ride on a cosmic train.
Switch on summer from a slot machine.
Just get what you want to if you want, ‘cause you can get anything.

I know we’ve come a long way,
We’re changing day to day,
But tell me, where do the children play?

Cat Stevens, hacia 1970 [1] (http://youtu.be/NXxcMw5PTDg)

All Power to the People! Esta expresión es un clásico del final de las reuniones de militantes de izquierda en los EU – al menos de las que yo frecuentaba en Los Ángeles, California, en la onda de la alterglobalización hacia el año 2000. Obviamente en aquellos contextos significaba “Todo el poder para el pueblo” (o para la gente). Además de esa ambivalencia entre pueblo y gente (people), hay otra ambivalencia semántica entre power como poder y power como energía – como en energía eléctrica; ambivalencia que hace que hoy #PowerToThePeople sea un lema que se use también para defender la idea de la producción distribuida, p2p, de la energía –; distribuida como la producción distribuida de la información en Internet, frente a su producción centralizada por parte de grande empresas oligopolísticas a la que estamos acostumbrados desde hace décadas; – como habíamos estado acostumbrados al monopolio de la información por parte de la prensa y la tv, hasta finales del siglo 20. Producción distribuida con energías renovables, el sol que luce igual para todos, el viento, etc.

En mi opinión la mejor articulación técnica de este planteamiento es la que hacen Jeremy Rifkin y con algunas variaciones Vicente Guallart [2]. En ambos casos se plantea la convergencia del sistema socio-técnico de Internet y de las redes en general, con la generalización de la producción, o mejor expresado, captación de energías renovables, y con paradigmas quizás más añejos – pero no por ello menos relevantes – como los de la arquitectura bioclimática, la bioconstrucción, la permacultura y los estudios sobre ecosistemas y metabolismo natural. Según explica Rifkin en su libro de 2011, – aunque había venido desarrollándolo desde años antes [3] -, las sucesivas convergencias de nuevos sistemas producción de energía con nuevos sistemas de comunicación y transporte son la que habían dado lugar a las sucesivas revoluciones industriales – y económicas -, la primera del carbón, el ferrocarril, el telégrafo y la prensa; la siguiente del petróleo, el automóvil y la televisión; y la actual la Tercera Revolución Industrial, TIR, según la nomenclatura rifkiniana, que se caracterizará por la convergencia de energías renovables e Internet. En la visión optimista de Rifkin, está en manos de la sociedad la posibilidad de construir esta Tercera Revolución Industrial de manera que de lugar a un nuevo ciclo económico que se fundamentaría en el desarrollo y la construcción de las nuevas infraestructuras, – apoyadas en nuevos modelos de educación, nuevas profesiones, una nueva empresarialidad, nuevos empleos, etc. que hagan posible esta gran transformación. Sigue leyendo #AllPowerToThePeople. Ciudad, energía, sostenibilidad, commons

Hacemos la ciudad y la ciudad nos hace a nosotros…

Ishigami-Blending-Environment-p.66_small
Junya Ishigami, 2012, Blending Environment, p. 66. Source: http://arpc167.epfl.ch/alice/WP_2012_SA/meystre/?attachment_id=10

Sobre la ciudad. Tratado de la metrópolis para el uso de las jóvenes generaciones
versión 1.0 / 24.12.214

Por José Pérez de Lama, aprendiz de maquinista guattariano. Dedicado provisionalmente a CH, y a mis estudiantes de 5º curso de este año 2014 con los que he trabajado algunos de los temas que aquí se plantean.

Es difícil construir una casa cuyos cimientos estén hechos de tristeza @missvenenno (Twitter), 2014

Introducción. Hacemos la ciudad y la ciudad nos hace a nosotros…

La ciudad, la metrópolis (que sería otra forma de llamar a la ciudad subrayando su modernidad o más precisamente su carácter contemporáneo o actual [1]), es para muchos de nosotros uno de los principales lugares a los que sentimos que pertenecemos. También sentimos que la ciudad, en cierta medida nos pertenece… Mi ciudad es Sevilla diremos muchos con orgullo cuando estamos fuera; soy de Madrid, de “Ca’i-Ca’i”. Aunque cada vez menos sea así, – debido a la creciente movilidad y también a las tecnologías de la información – la ciudad, el barrio son uno de los principales componentes con los que construimos nuestra identidad, o nuestra subjetividad [2]; que nos ayudan a construir quienes somos. Soy de Triana, o de la La Macarena; o mi barrio es El Porvenir, el Polígono San Pablo; El Cerro; o vivo en Pino Montano, en Valdezorras, en Sevilla Este… (barrios de Sevilla). Este aspecto de las ciudades que traigo aquí en primer lugar tendría que ver con las comunidades que se forman en los barrios, con formas características de vivir, con el tipo de vida que se ha ido desarrollando a lo largo de la historia o los años en estas zonas de la ciudad, con los estilos de vida de los vecinos, con la belleza o al menos el carácter o idiosincrasia de sus calles, plazas, parques, incluso de sus bares y comercios; y edificios públicos; de sus fiestas y ritos más o menos profanos; con los amigos de la calle o del colegio de la infancia y la juventud… Parecería indudable que el paso del tiempo, la historia incluso, – la vivida y la transmitida a través de múltiples vías -, tienen que ver con este hacerse juntos de los habitantes y de la ciudad. Sigue leyendo Hacemos la ciudad y la ciudad nos hace a nosotros…

13++ propuestas profanas sobre economía municipal…

20141115_mesa_ganemos_sevilla
Compañer*s y mesa de Ganemos Sevilla para difusión y recogida de firmas esta mañana [15.11.2014] en Bellavista, Sevilla

Por José Pérez de Lama, perito en lunas [de escaparate]

13++ propuestas profanas sobre economía municipal / v1.1

Mientras mis colegas expertos en economía meditan, me permito avanzar algunas ideas simples sobre economía municipal de cara a estas elecciones que vienen, para los compas de @GanemosSevilla y/o @PodemosSevilla… Me gusta lo de “profanos” porque es lo que nos llamaron últimamente en un órgano institucional en el que estamos representando a la gente, por atrevernos a plantear algunas preguntas sobre presupuestos…

Aquí van… Se aceptan, o más bien se piden, correcciones de los peritos en la materia, faltaría más…

[1]  Austeridad republicana (que dijo algún compa, frente a la austeridad austericida): ahorro en gastos superfluos, sueldos de cargos y otros asuntos de menor urgencia, para dedicar los recursos a los servicios públicos.

[2] Defensa y prioridad de los servicios públicos.

[3] Defensa del empleo público y de los derechos laborales de los empleados públicos – y de tod*s los trabajadores y trabajadoras, claro.

[4] Rendición de cuentas: Transparencia y claridad de los presupuestos -ingresos, inversiones y gastos-; en formato open data, en tiempo real, accesible a la ciudadanía y con la claridad necesaria para que cualquier ciudadano pueda comprenderla (el modelo que defienden Yagüe aka @hackbogado /  X / OpenKratio, en el que un viejecito puede andar en sus ratos libres consultando los movimientos de las 80 !!! – me parece que Yagüe dixit – cuentas corrientes del Ayuntamiento de Sevilla).

[5] Presupuesto participativo, en porcentajes del presupuesto no testimoniales. Toma de decisiones democrática y participativa sobre la estrategia presupuestaria.

[6] Auditoría del presupuesto municipal y de la información económico-financiera de las empresas en las que el ayuntamiento tiene algún porcentaje de participación en su capital o ejerce un control económico-financiero efectivo… Y también, auditoría de la deuda, según viene proponiendo al menos desde 2011 múltiples colectivos para la auditoría ciudadana de la deuda [nota 1], así como economistas y organizaciones políticas varias, como es bien sabido.

[7] Eliminación, o al menos reducción drástica en el número, y transparencia en las contrataciones, de cargos de libre designación – y en sus retribuciones – ; en el caso de que los hubiera.

[8] Moderación o austeridad y transparencia en los sueldos, y otros beneficios, de representantes políticos y altos cargos, y en especial en las dietas y posibles formas complementarias de retribución.

[9] Informe anual del número de empleados públicos de carrera, de cargos políticos y de cargos de libre designación, así como de sus retribuciones anuales y de la funciones que desempeñan en la administración.

[10] Inversiones sostenibles y equitativamente distribuidas entre barrios.

[11] Transparencia en las contrataciones de empresas y en las adjudicaciones de obras públicas, y estudio detallado de los proyectos y obras, – para que no ocurra lo que ha pasado con casos como Las Setas o, creo que, el Palacio de Congresos, cuyos presupuestos de ejecución se multiplicaron por 2, por 10 o ¿fue por 50? respecto de los presupuestos iniciales.

[12] Migración progresiva del software de la administración y oficinas públicas a software libre y de código abierto (open source).

[13] Reducción a la mínima expresión el parque de coches oficiales, aunque en realidad preferiría sustituirlos por bicis oficiales – que podrán ser eléctricas y con side-car, pero recargadas con energías renovables… Esta última parte del punto quizás sea de broma, pero me gusta más el número 13 que el 12…

Y de propina… seguiremos añadiendo… aunque empiezan a ser cosas que es necesario decir más precisamente como se van a implementar…

[+1] Impulsar el desarrollo de la economía local respetando el ecosistema, coadyuvar a las economías sociales, facilitar la creación de empresas reduciendo las gestiones administrativas… en definitiva propiciar el desarrollo económico sostenible.

#notasyreferencias

[nota 1] : Gardrey, J. “¿Hay que pagar realmente toda la deuda?”. Le Monde Diplomatique, octubre 2014.

#agradecimientos

A Teresa Duarte por la lectura, comentario, referencias y correcciones. Las posibles incorrecciones o errores que aún permanezcan siguen siendo en cualquier caso responsabilidad del autor y/o de su cabezonería…

7 deseos para Sevilla en materia de urbanismo

2002_sevilla_global_mapa
hackitectura.net, ACS, D. Gómez, Sururbana, J. Milara et al. 2002, Mapa de la Sevilla Global; producido para la contracumbre de Sevilla 2002 (haz click en la imagen para verla en mayor tamaño)

Por José Pérez de Lama, máquinas urbanas de contabilidad

7 deseos para Sevilla en materia de urbanismo con el horizonte de las elecciones
_versión 1.0

Lo difícil es desear, Gilles Deleuze

En el ambiente pre-electoral que vivimos, – a pesar de los meses que faltan todavía -, no es raro que nos cueste distinguir entre lo que consideramos realista o viable y lo que estimamos deseable, pero de cuya viabilidad dudamos…

Sin llegar a discernir claramente entre la realidad y el deseo, o situándome precisamente ahí, entre la realidad y el deseo – como creo que hacía el poeta – , voy a proponer 7 deseos a la lámpara mágica de los nuevos partidos, coaliciones o alianzas que empiezan a conformarse. Son cosas que me gustaría que ocurrieran en Sevilla desde la perspectiva de lo urbano, de la ciudad [nota 0]. Aquí van, entonces, los deseos:

Deseo 1: Edificios como árboles. Una ciudad cuyos edificios sean como árboles; como cerezos dicen algunos [nota 1]; que produzcan la energía (renovable) que consuman y que estén conectados en red entre sí para intercambiar la energía que produzcan y no lleguen a consumir. Una ciudad con edificios que generen su propia energía a partir del sol y de otras fuentes renovables, que alimenten la riqueza de los ecosistemas en torno suya, y que cuando “mueran” se reintegren en los ciclos naturales de la materia. Suena fantasioso, pero ya hay mucha gente trabajando y experimentando con estas cuestiones, entre otros Vicente Guallart arquitecto jefe de la Gerencia de Urbanismo de Barcelona [nota 2], o Jeremy Rifkin, que considera además que este planteamiento podría contribuir a generar una nueva economía, que califica de una tercera revolución industrial. [nota 3] En mi versión, además,  los nuevos dispositivos y sistemas para transformar el parque inmobiliario en una planta distribuida de producción de energía serían diseñados y fabricados localmente; y la red sería propiedad cooperativa del propio municipio y de sus habitantes (con la forma de una cooperativa de servicios públicos).

Deseo 2:  Vivienda digna para tod@s. Una ciudad en la que el Ayuntamiento controle el precio del suelo y de la vivienda por medio de las herramientas y recursos a su disposición, y que a través de estos mecanismos garantice, de forma responsable, el acceso a una vivienda digna a toda la población, en régimen de alquiler, mediante cooperativas con suelo en cesión de uso y otras modalidades. Una ciudad que mediante una buena gestión, facilite a sus habitantes la posibilidad de acceder a una vivienda digna por un precio razonable de 100 a 200 euros/mes – según se demuestra posible en municipios próximos a Sevilla como es bien conocido en el caso de Marinaleda donde el precio de la vivienda es, incluso, muy inferior.

Deseo 3: Plan de Cuidados Urbanos. Una ciudad que en lugar de tener un Plan General de Ordenación Urbana tenga un Plan Integral de Cuidados Urbanos, cuyo objetivo no será ya fijar el precio del suelo, sino que será ver como cuidar de los habitantes en toda su diversidad y del medio urbano, de los niños y niñas, las mujeres, los ancianos y ancianas, los migrantes, las personas en riesgo de exclusión; de los enfermos y los que son más débiles. Como cuidar las plazas, calles, jardines y parques. Como cuidar los edificios históricos y los menos históricos. Como cuidar los servicios públicos. Como cuidar de nuestros visitantes. Muchas de estas cosas suelen incluirse en lo que algunos llamamos derecho a la ciudad [nota 4]. Una ciudad en la que la prioridad sea que los entornos  sean saludables y beneficiosos para tod@s. Otras personas también llaman a esto cuidadanía [nota 5].

Deseo 4: Derecho a la ciudad. Una ciudad en la que las inversiones se repartan de forma equitativa y transparente entre todos los barrios de la ciudad, los turísticos y los no turísticos, los populares y los menos populares, y en que esta distribución sea transparente. En la que también se haga un esfuerzo por hacer transparente los gastos en todas las obras públicas y en la que se estudien bien los presupuestos de las obras, para que puedan ser respetados, y que no ocurra que una obra empiece con una presupuesto de 10 millones y acabe costando más de 100. Una ciudad en la que los vecinos de los diferentes barrios, incluyendo en lugar destacado a mujeres, ancianos y ancianas y niños y niñas, participen en la toma de decisiones sobre las prioridades y las obras que se hagan en sus barrios. A estas cosas también se las suele incluir en lo que se llama derecho a la ciudad.

Deseo 5: Movilidad saludable. Una ciudad en la que nos podamos desplazar con facilidad de manera saludable y ecológica. Una ciudad que tenga como prioridad el mantenimiento y la ampliación y mejora de la red de carriles bici, y que sustituya de una vez el proyecto de metro subterráneo, por la metronización del sistema de autobuses cuyos rendimiento, según se viene demostrando allí donde se aplica, bien diseñado y gestionado puede ser igual o superior al del metro convencional, y cuyo coste es muy muy inferior.

Deseo 6: Ciudad productiva y permacultura. Una ciudad en la que el impulso de la producción local de conocimiento, bienes y servicios sea un objetivo fundamental, incluyendo el apoyo a la agricultura urbana y ecológica (permacultura) con sistemas de cesión de suelo público, la cesión de uso de espacios de propiedad pública a proyectos de interés social y empresarial, la creación de cooperativas de servicios públicos, participadas por el municipio y la ciudadanía, para el acceso a Internet (tipo guifi.net) y a servicios digitales de apoyo a la producción y la innovación (red de media labs y fab labs, open data, y otros), y el estudio de herramientas económicas para el impulso de lo local como puedan ser la moneda complementaria o la banca pública.

Deseo 7: Investigaciones urbanas. Finalmente, una ciudad que colabore estratégica e intensamente con las universidades, centros de investigación y empresas locales en un programa de investigación e innovación en el campo de la ciudad, la economía urbana, la sostenibilidad, los sistemas abiertos y libres, etc. para desarrollar sus propias tecnologías que la conviertan en el medio plazo en un referente global en este campo.

Estas son una primeras ideas, por si fueran de ayuda a alguien. Quedarán muchos asuntos pendientes, y seguro que otros tendrán otros deseos; entre otras cuestiones estarían el tema fundamental de la exclusión y la pobreza, el desarrollo de una estrategia sobre patrimonio industrial, el reciclaje de las miles de viviendas vacías, algo sobre implementación de una renta básica universal y lo que supondría para la gestión de la ciudad, abordar el metabolismo urbano en toda su complejidad, la compleja cuestión del decrecimiento…

#notasyreferencias

[0] Empecé poniendo ciudad en lugar de urbanismo, pero no se acababa de entender. Aún así, urbanismo no me gusta mucho, siempre me recuerda a los situacionistas que lo definían como una forma poco estudiada de la criminología.

[1] William MCDONOUGH, Michael BRAUNGART, 2002, Cradle to Cradle. Remaking the Way We Make Things, North Point Press, Nueva York

[2] Vicente GUALLART, 2012, La ciudad autosuficiente: Habitar en la sociedad de la información, RBA, Barcelona

[3] Jeremy RIKFIN, 2011, The Third Industrial Revolution. How Lateral Power is Transforming Energy, The Economy, and The World, Palgrave MacMillan, New York

[4] David HARVEY, 2012, Rebel Cities. From the Right to the City to the Urban Revolution, Verso, London New York

[5] Carolina JUNCO, Amaia PÉREZ OROZCO, Sira DEL RÍO, 2004, Hacia un derecho universal de cuidadanía, disponible en: http://www.caesasociacion.org/feminismo/ficheros/derecho_universal_cuidadania.pdf