Escritura no es sino otro nombre para conversación __ Sterne

Shandy Hall (Coxwold, North Yorkshire), la casa de Laurence Sterne / Tristram Shandy. Podemos imaginar que fuera en esta parte trasera de la casa donde tiene lugar la conversación mencionada por Sterne en la cita de más abajo (*). Fuente: https://www.livingnorth.com/yorkshire/gardening/shandy-hall-uncovered

José Pérez de Lama

La primera vez que escuché esta idea fue en una lectura de tesis doctoral en Madrid en la que el joven y brillante sociólogo, Ignacio Farías, sugirió que un trabajo de ese tipo, un libro más en general, era como plantear una conversación con sus potenciales lectores. En ese sentido planteaba la necesidad de una cierta claridad y de explicar adecuadamente los principios y argumentos para poder efectivamente establecer “la conversación”.

Aquello me gustó bastante, y me gustó también encontrar algo bastante parecido en uno de mis libros preferidos, el Life and Opinions of Tristram Shandy, Gentleman, de Laurence Sterne, acerca del que he hecho recientemente algún otro comentario. La cita (Libro II, Capítulo XI) es la siguiente:

“La escritura, cuando está bien hecha, (como estarán seguros de que yo mismo pienso que está la mía) no es sino otro nombre para una conversación: Igual que nadie que sepa que está en buena compañía, se aventuraría de decirlo todo; así ningún autor, que entienda los correctos límites del decoro y la buena educación, podría presumir que fuera a pensarlo todo él: El respeto más auténtico que puedes ofrecer al entendimiento del lector, es el de repartir la cuestión en dos, amigablemente, y dejarle algo que imaginar, por turnos, igual que a uno mismo.”

“Por mi propia parte, estoy eternamente haciéndole cumplidos de este tipo, y hago todo lo que me es posible para mantener su imaginación tan ocupada como la mía.”

“Es su turno ahora; —- he dado una amplia descripción del triste derrocamiento del Dr Slop, y de su triste apariencia en el salón de atrás; —- su imaginación debe ahora continuar con esto por un rato…”

Como se ve, Sterne propone algo parecido a lo que nos explicó Farías, aunque también diferente. En su caso no se trata tanto de la claridad de la exposición y el desarrollo de las preguntas y argumentos, sino de dejar espacio en la historia para que participe de alguna manera en la construcción de su propia versión de la historia: hacer lo posible por mantener la imaginación del lector tan ocupada como la del autor. Los múltiples juegos de palabras, – los albures que dirían los mexicanos -, insinuaciones que no se completan, pequeños enigmas de los que está lleno el libro, incluso preguntas que se plantean directamente al lector, hacen desde luego que no sea tanto el tipo de libro que uno lee ávidamente, casi consumiéndolo, sino uno que se lee poco a poco. En cierto modo, se me ocurre que no es el narrador omnisciente, sino uno que nos va más bien transmitiendo su perplejidad sobre el mundo y las personas -, y a mí al menos, contagiándome de ésta.

Esto de Sterne, me hizo acordarme de Deleuze-Guattari en las primeras páginas de Mil mesetas (1994), unos pasajes que constituyeron el programa (o diagrama que tal preferiría decir Guattari) de mi propia tesis doctoral hace ya algunos años. Decía así – espigando un poco unos párrafos más largos:

“[Un libro] [e]n tanto que agenciamiento [ensamblaje], sólo está en conexión con otros agenciamientos, en relación con otros cuerpos sin órganos […] tan sólo hay que preguntarse  con qué funciona, en conexión con qué hace pasar o no intensidades, en qué multiplicidades introduce y metamorfosea la suya, con qué cuerpos sin órganos hace converger el suyo. Un libro sólo existe gracias al afuera y en el exterior. Puesto que un libro es una pequeña máquina, ¿qué relación […] mantiene esa máquina literaria con una máquina de guerra, una máquina de amor, una máquina revolucionaria, etc… y con una máquina abstracta que las genera?” [10]

“Escribir no tiene nada que ver con significar, sino con deslindar, cartografiar, incluso futuros paisajes.” [11]

“[…] lo fundamental no es reducir el inconsciente, ni interpretarlo o hacerlo significar según un árbol. Lo fundamental es producir inconsciente, y, con él, nuevos enunciados, otros deseos, el rizoma es precisamente esa producción e inconsciente.” [23]

Lo que siempre me gustó de esto de Deleuze-Guattari era la idea de las (nuevas) conexiones a las que puede dar lugar una lectura, las intensidades que hace pasar; también la idea de cartografiar futuros paisajes; finalmente la de producir nuevos inconsciente, nuevos deseos…

Algo de lo que escribía estos días, muy sugerentemente, Amador Fernández Savater, glosando en su caso a Lyotard, coetáneo parisino de Gilles Deleuze y Félix Guattari…

*
*      *

(*) Sterne sólo fue a vivir a esta casa unos años después de comenzar la edición de la serie de libros que componen el Tristram Shandy, una edición que se extendió a lo largo de casi una década completa (1759-67). Según leo, se cree que aún así, por un lado, aquella nueva casa de Sterne se parecía a la que había imaginado en las primeras entregas del Tristram, una casa de gentleman semirural y provinciano (equivalente a nuestros hidalgos o miembros de la pequeña nobleza) , y  por otra, Sterne fue haciendo obras en la casa para que progresivamente se fuera pareciendo más a la de sus personajes literarios…

#referencias

Laurence Sterne, 2012 [1760], The Life & Opinions of Tristram Shandy, Gentleman, Penguin, Londres

Gilles Deleuze, Félix Guattari, 1994 [1980], Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia II, Pretextos, Valencia

Amador Fernández Savater, 2018, Economía del deseo: retomar la intuición del 68, en: https://www.eldiario.es/interferencias/mayo_del_68-deseo-Lyotard_6_770332960.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.