Bifo / Futurability (ii): “Sick at heart”, automatización del trabajo y conocimiento

Mario Savio, líder del Free Speech Movement, habla a la asamblea de estudiantes en el campus de la Universidad de California en Berkeley, el 7 de diciembre de 1964. (AP Photo / Robert W. Klein) . Fuente: https://www.thenation.com/article/what-might-mario-savio-have-said-about-the-milo-protest-at-berkeley/

Sick at Heart & Work Automation & Knowledge [Enfermo hasta las entrañas & Automatización del trabajo y conocimiento]

Extracto traducido de: Franco Berardi Bifo, 2017, Futurability. The Age of Impotence and the Horizon of Possibility, Verso, Londres Nueva York; pp. 204-207

Traducción José Pérez de Lama, 13-14/04/218

Un segundo pasaje del último libro de Bifo, en el que desarrolla su interpretación de la centralidad del conocimiento y las tecnologías en la dominación y las posibilidades de cambio en el mundo actual. Este pasaje corresponde a la tercera parte del libro, “Posibilidad”. Como he comentado anteriormente, desde hace tiempo Bifo viene siendo, – al menos para mí -, uno de los principales pensadores de lo que algunos llamamos tecnopolítica, un término que pretende describir el papel crucial de las tecnologías – y el conocimiento sobre el que se sustentan – en las relaciones de poder y la configuración y devenir del mundo actual, ___ así como la necesidad de actuar en estos ámbitos en hipotéticos proyectos de emancipación / liberación, o al menos, de mejora de la vida actual…

Espero no molestar al autor ni a los editores con la traducción y publicación de estos pasajes largos. Más bien me gustaría pensar que estimularan a las posibles interesadas a leer el libro completo y, por supuesto, otras obras de Bifo… Seguirá a este un tercer post en el que Bifo aporta a mi juicio excelentes argumentos para un análisis de la crisis de la universidad… A partir de aquí, pues, sigue la traducción del texto original en inglés:

Cita introductoria

El conocimiento no trata sobre la verdad, o sobre el descubrimiento y la exposición de la realidad esencial – trata más bien sobre la creación de significado y la invención de interfaces técnicos que proyecten significado sobre la realidad. FBB, 2017: 198

[…]

Sick at Heart

Berkeley, California. 2 de diciembre de 1964. Cinco mil estudiantes reunidos en la plaza del campus para escuchar a Mario Savio (uno de los líderes del Movimiento por la Libre ExpresiónFree Speech Movement) contar una conversación con el director del consejo de gobierno de la universidad (Board of Regents).

Savio dijo lo siguiente [1]:

“La respuesta que recibimos, de parte de un liberal bienintencionado, fue la siguiente: Dijo, “¿Os imaginaríais al gerente de una empresa haciendo una declaración pública en contra de su consejo de dirección?” ¡Esta es la respuesta!”

“Pues bien, os pido que consideréis: Si esto (la Universidad) es una empresa, y si el consejo de gobierno es el consejo de dirección, y si el presidente Kerr es en efecto el gerente; entonces os diré algo. ¡Los profesores son un puñado de empleados y nosotros (los estudiantes) somos la materia prima! Pero somos una materia prima que no estamos dispuestos a serlo – que no estamos dispuestos ser objeto de ningún proceso. No estamos dispuestos ser convertidos en ningún producto. No estamos dispuestos… No estamos dispuestos a acabar siendo comprados por algún cliente de la Universidad, ya sea el gobierno, ya sea la industria, ya sean los sindicatos, ¡ya sea quien sea! ¡Somos seres humanos!”

“¡Llega un momento en el que la operación de la máquina se hace tan odiosa, te pone tan enfermo de corazón (sick at heart [2]), que ya no puedes tomar parte! ¡No puedes ni tomar parte ni siquiera pasivamente! ¡Y tenemos que poner el cuerpo sobre los engranajes y sobre las ruedas… sobre las palancas, sobre todo los aparatos, y tenemos que hacer que pare! ¡Y tenemos que mostrar a la gente que lo dirige, a la gente que son los propietarios, que a menos que seamos libres, impediremos que la máquina funcione en absoluto!”

Cincuenta años han pasado desde aquel día. El mundo ha cambiado exactamente en la dirección que Mario Savio presentía como una posibilidad aterradora.

En aquellas palabras, veo una sorprendente anticipación de las relaciones entre conocimiento y economía capitalista, del proceso de sometimiento y privatización de la universidad y la investigación, y también una suerte de premonición del destino del movimiento que, en 1964, empezaba a despertar: el movimiento estudiantil que se extendió por todo el mundo en el legendario año de 1968.

El primer punto del discurso de Savio que quiero enfatizar es su comprensión de que la universidad se estaba convirtiendo en una empresa, una entidad económica cuyo principio director era el beneficio. La relación entre el poder (militar y económico) y el conocimiento era un tema importante para los estudiantes, investigadores e intelectuales en el movimiento de los 60 y 70. Pero esta relación se ha convertido en absolutamente crucial durante los treintas años de la revolución digital.

El segundo punto de interés de su discurso es el sentimiento de enfermedad o dolor de corazón (sick at heart) del que habla Savio. El conocimiento, la creatividad, el lenguaje se han convertido en trabajo. El cerebro es la principal fuerza de trabajo en la red global de semiosis. [3] Simultáneamente, sin embargo, la actividad del cerebro se ha desconectado de la existencia social del cuerpo. El trabajo del cuerpo está sometido a la regla sin corazón de las finanzas, y este sometimiento pone a la gente enferma de corazón, de muchas maneras.

Mario Savio y sus colegas protestaban el sometimiento de la investigación a los intereses de la Guerra de Vietnam. Ahora la guerra está proliferando en los márgenes de la esfera cognitiva de producción, y la competición alimenta la guerra en cada nicho de la vida cotidiana.

El tercer punto que me impresiona es el gesto que Savio sugiere: pongamos nuestros cuerpos sobre los engranajes y sobre las ruedas, sobre las palancas, sobre todos los aparatos, para poderlos parar. Engranajes, ruedas, palancas. Esta era la idea que el movimiento del 68 tenía de la maquinaria del poder: la vieja fábrica y la vieja clase obrera era nuestra imagen del conflicto social. Era una imagen que tomábamos de las películas de Chaplin y del paisaje industrial.

Por esto es por lo que nos equivocamos. Esta es la razón por la que la ola cultural del 68, aunque transformara profundamente la vida social en muchos aspectos, no logró desmantelar la máquina de la explotación.

En aquella muchedumbre de la principal universidad de la Bahía de San Francisco, la gente joven estaba escuchando, participando y respirando junta. Muchos de aquellos se convirtieron desde entonces en animadores del proceso que llevó a la creación de la red global – Steve Jobs y Steve Wozniak posiblemente estaban allí. Pero el movimiento no comprendió que lo más importante habría sido hacerse con el control de la máquina cognitiva.

Debido a la imaginación industrialista que predominaba en la cultura política del movimiento, perdimos la oportunidad de empezar un proceso duradero de auto-organización del general intellect. [4]

En las décadas siguientes la dispersión del Movimiento, de la gente implicada (los flower children y militantes, anarquistas, budistas, weathermen, Black Panthers y otros similares) desempeñaron un rol relevante en la transformación general de la sociedad: como profesionales, construyeron la red de alta tecnología; __ pero como activistas, se quedaron atrapados en el imaginario industrialista del siglo XIX.

La única posibilidad de evitar el sometimiento del conocimiento al beneficio, que es lo mismo que el sometimiento del conocimiento a la guerra, era la conjunción del general intellect con las necesidades de la sociedad. Pero estábamos atrapados en el viejo concepto de revolución política.

Continuará, en breve:
Bifo, 2017, Automatización del trabajo & conocimiento / traducción y comentario

*
*      *

#notas

[1] El vídeo de la intervención original puede verse aquí: https://youtu.be/A_Evj799CQ4

Este es la versión que aparece, en inglés, en el libro de Bifo:

“The answer we received, from a well-meaning liberal, was the following: He said, “Would you ever imagine the manager of a firm making a statement publicly in opposition to his board of directors?” That’s the answer!”

“Well, I ask you to consider: If this is a firm, and if the board of regents are a board of directors; and if President Kerr in fact is the manager, then I’ll tell you something. The faculty are a bunch of employees, and we’re the raw material! But we are a bunch of raw materials that don’t mean to be – have any process upon us. Don’t mean to be made into any product. Don’t mean… Don’t mean to end up being bought by some clients of the University, be they the government, be they industry, be they organized labor, be they anyone! We’re human beings!”

“There’s a time when the operation of the machine becomes so odious, makers you so sick at heart, that you can’t take part! You can’t even passively take part! And you’ve got to put your bodies upon the gears and upon the wheels… upon the levers, upon all the apparatus, and you’ve got to make it stop! And you’ve got to indicate to the people who run it, to the people who own it, that unless we you’re free, the machine will ve prevented from working at all!”

Sobre Mario Savio (1942-1996)  puede leerse en la página que le dedica Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Mario_Savio

[2] Sick at heart, expresión muy expresiva, valga la redundancia, que no he sido capaz de traducir demasiado satisfactoriamente. Sick significa enfermo en su primera acepción, y por extensión nauseado – dice el traductor on line, hastiado con una dimensión en que se mezcla lo mental con lo físico; para mi, en esta acepción nos refiere a la somatización de algo más bien mental: esta persona o este procedimiento burocrático makes me sick, vg. Sick at heart enfatizaría la dimensión corporal y emotiva y la profundidad-intensidad del adjetivo.

[3] Semiosis quizás no sea un término demasiado común para muchos: podría definirse el proceso de producción de significados; en Bifo/Futurability, posiblemente de abstracciones, código, patrones…

[4] General intellect – a veces escrito con mayúsculas – es un concepto propuesto por Marx y recuperado tardíamente por los llamados posoperaístas (Negri, Lazzarato, Virno… el propio Bifo) que se refiere a la inteligencia, conocimiento, saberes y prácticas colectivas que jugarían un papel fundamental en los procesos de producción en una sociedad científica y tecnológicamente avanzada – como la actual. Puede verse en este mismo blog la explicación que hace Paul Mason del concepto: https://arquitecturacontable.wordpress.com/2018/01/28/general-intellect-marx-mason/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.