Más Dewey: indagación, conocimiento y certezas

display_deer2
Imagen: Colección de herramientas neolíticas. Fuente: http://www.petergh.f2s.com/archaeology.html

José Pérez de Lama

Indagación, conocimiento y certezas según Dewey

Traducción de: Steven Fesmire, Epistemology reconstructed, en: Dewey, 2015, Routledge, pp. 88-90

Este post es una traducción de unas páginas del excelente libro de Steven Fesmire sobre Dewey, con algunos comentarios, al final, de José Pérez de Lama, autor de la traducción. Como siempre lo mejor es leer las obras originales, pero mientras tanto, igual esto resulta sugerente para alguien, como lo es para mí… Quizás lo más destacado sea el carácter situado con el que Dewey caracteriza el conocimiento, que ha sido subrayado más recientemente por autoras como Donna Haraway, y parte del movimiento feminista, entre otras. También, la condición siempre provisional que tendrá el conocimiento para Dewey, en buena parte derivada de su condición situada; aunque sin embargo no renuncie a una cierta objetividad, que deriva de su producción compartida y de su contraste empírico con la experiencia en las propias situaciones del que surge y en el que se pretende aplicar… El reconocimiento de la provisionalidad y de su vinculación a las experiencias concretas, supone además, como comentaba en un post anterior, una cierta actitud de simpatía tanto hacia otras posibles aproximaciones, como hacia la experimentación que cuestione y mejore lo aceptado…

Epistemología reconstruida (fragmento), Steven Fesmire sobre Dewey

Los recién llegados al debate filosófico suponen que los filósofos discuten acerca de diferentes conclusiones relativas a problemas comunes, sobre cuya pertinencia están de acuerdo. Pero los filósofos, y en esto no son diferentes de otros grupos, tienden a estar en desacuerdo sobre la naturaleza misma de las dificultades – es decir, de los problemas. Dewey señalaba sabiamente que “nuestro desacuerdo en cuanto a las conclusiones es trivial comparado con nuestro desacuerdo en cuanto a los problemas. Ver el problema que otro ve, desde la misma perspectiva y con el mismo ángulo – eso ya supone mucho… Experimentar el mismo problema que otro siente – eso quizás sea estar de acuerdo”. Los filósofos se ganan la vida planteando bien las preguntas, “y es verdadero lo que se dice: una pregunta bien planteada supone ya la mitad de la respuesta”.

Cuando intentamos tratar con una situación que nos hace sentir perplejos, se nos sugieren avenidas alternativas para recuperar la estabilidad, avenidas que ponemos a prueba en el pensamiento imaginándonos actuando en éstas. […] Este ensayo dramático (dramatic rehearsal) qe hacemos imaginando escenarios alternativos “continúa hasta que una de las soluciones sugeridas cumple todas las condiciones del caso y no va en contra de ningún aspecto que pueda descubrirse en el proceso.”

Como objeto de la deliberación, elegimos alguna de las sugerencias y rechazamos otras porque por medio de nuestra percepción sentimos que la vía elegida resuelve o armoniza la situación tratando prácticamente con los elementos o deseos en conflicto que nos lanzaron originalmente al camino de indagación (inquiry). Esto es lo que significa que una solución tenga o adquiera sentido (make sense). Este sentido con que percibimos uno de los caminos para estimarlo apoto, no es meramente un estado mental subjetivo; más bien, es una cualidad interactiva y tonal que permea la situación en desarrollo y conduce la deliberación hacia delante. Parafraseando el ensayo de Dewey, Qualitative Thought, […] esta cualidad intensa que se siente comienza con el “¡Oh!” dque nos hace exclamar una perturbación o ambigüedad, y se resuelve con el “¡Bien!” (Good) de la estabilidad reconstruida. Dewey enfatizaba que el “Oh” y el “Bien” caracterizan al objeto de indagación, que no son meros sentimientos personales.

La reflexión activa – la indagación (inquiry) en el argot de Dewey – ocupa entonces “una posición intermedia, de reconstrucción”, entre una situación inestable y otra temporalmente controlada. [Según se revelaba en el análisis de los mapas], los juicios o afirmaciones que marcan el final satisfactorio de una indagación son siempre provisionales. Si seguimos el método denotativo (el nombre que Dewey daba a su interpretación del método científico), estas afirmaciones conclusivas estarán siempre sujetas a rectificación y extensión a través de su aplicación (engagement) interactiva en un terreno existencial que siempre estará, sólo, parcialmente cartografiado.

De esta manera Dewey reconstruía la racionalidad, por tanto la “inteligencia”, como un instrumento experimental para tratar con situaciones que nos producen perplejidad. […], el objetivo de la indagación inteligente es tener mayor seguridad respecto de las cosas que hacemos y que éstas puedan ser más ampliamente compartidas. Dewey desmanteló la vieja noción de una Razón universal que trasciende la cultura, el contexto histórico, las relaciones sociales, la encarnación y la emoción. Sus propios ejemplos destacaban la combinación de múltiples esfuerzos individuales, como en el caso del desarrollo conjunto de mapas y otras tecnologías de navegación, “en las que un individuo usa los resultados facilitados por un incontable número de otros individuos, y los usa para añadir al depósito común y público”. Esta inteligencia social estará siempre históricamente situada, de manera que los problemas que nos preocupan a veces se disuelven en lugar de ser finalmente resueltos.

Con inteligencia Dewey no se refería al sentido común y objetable [… del término]: una capacidad propia de cada individuo que puede ser precisamente cuantificada como un único número (tal que el IQ / coeficiente intelectual) de una manera que permite medir científicamente a cada individuo y ordenarlo en un ranking de mayor a menor, con límites mentales inamovibles, que posiblemente serán traspasados a los hijos del individuo en cuestión. Aquí hay una nueva iteración de la búsqueda de permanencia y su hermana gemela la falacia de la hipostatización [0]. ¿Qúe diferencia práctica hay entre una capacidad inerte, que flota libremente desconectada de la necesidad de mediar contextos específicamente situados y absolutamente ninguna capacidad? La inteligencia es un “charlatán”, escribía Dewey, si se toma en este sentido hipostatizado como algo que está más allá de la presencia de “un organismo que vive, actúa (behaving) y conoce”. La inteligencia evolucionó a través del mismo proceso de supervivencia y reproducción diferencial que dio a los otros animales colmillos o conchas o garras. Tratar la inteligencia, el coeficiente intelectual o la mente como una entidad real es una ambigüedad (double talk), y la ambigüedad se queda en puro lenguaje”. (N. del T.: Hmmm, no se bien como traducirlo: el original: […] and double-talk doubles no facts).

Dewey redefine la lógica, mientras tanto, como la teoría de la indagación en situaciones problemáticas, produciendo juicios que son inseparables de los contextos difíciles que dieron lugar a las indagaciones. Dado el sentido popular de las palabras conocimiento y verdad como ideas infalibles con las que nos comprometemos irreversiblemente, Dewey terminó prefiriendo el término aseveración con garantías (warranted assertion) [1] para designar el resultado provisional de una indagación. En Logic: The Theory of Inquiry explicó: “El término aseveración con garantías es preferible a los términos creencia o conocimiento. Está libre de la ambigüedad de estos términos e implica la referencia a la indagación como aquella que garantiza la aseveración”. Contrariamente al relativismo epistémico se trata de una indagación comprometida, no de un punto de vista individual, aquello que garantiza las aseveraciones, pero de acuerdo con el falibilismo de Peirce [2], Dewey sostenía que la duda nunca puede ser completamente expurgada de nuestras aseveraciones.

Dewey sostuvo que el abandono de las ideas de razón, lógica y conocimiento en cuanto que distanciadas, trascendentes y descontextualizadas enuncia alegremente el fin de los pseudo-problemas fabricados por buena parte de la metafísica, la epistemología, la ética y la estética tradicionales. A la vez promueve la recuperación del compromiso de la filosofía con los problemas humanos prácticos de la experiencia, el conocer, la vida moral, y el arte.

#notas

[0] Hipostatización parece ser un concepto clave en Dewey, y que estimo de gran interés. Tiene un cierto parecido con el fetichismo de Marx. Para Dewey, hipostatización sería el proceso mediante el cual, pasamos a confundir una cierta abstracción intelectual que hacemos de la realidad con la realidad misma. El ejemplo que se me viene a la cabeza siempre es el del hombre económico propuesto por la economía neoclásica para estudiar los mercados, que pasa a confundirse con la realidad mucho más compleja de los humanos. Se podría interpretar como una especie de delirio de tipo quijotesco. Los arquitectos sin duda también lo padecen con harta frecuencia.

[1] Esto del warranted assertion no resulta fácil de traducir. Tiene una connotación de alguien que tiene un warrant, como un aviso, como en libertad condicionada o provisional. La traducción sería algo así como una aseveración con garantía provisional, pero resulta algo larga.

[2] Charles Sanders Peirce, – pronunciado como si se escribiera “Pers” -, (1839-1914), uno de los filósofos pragmáticos que antecedieron a Dewey. Parece ser que su duda sistemática respecto de la posibilidad de certezas le llevó a una vida bastante desordenada y a una obra muy fragmentaria, que sin embargo tuvo y sigue teniendo importante influencia en muchos pensadores.

#Comentario

Según creo que comentaba en otro post, Louis Menand, biógrafo de Holmes, Peirce, James y Dewey, los cuatro principales filósofos del pragmatismo clásico, construyeron este pensamiento escéptico respecto de dogmas y certezas como reacción a la Guerra Civil estadounidense, en la que el conflicto entre abolicionistas y defensores de la esclavitud, a la vez, servía para promover otros intereses económicos, de poder y de defensa del statu quo. Y en cuya controversia, los científicos más admirados de la época tomaron partido, con argumentos supuestamente científicos, pero que en realidad estaban fuertemente condicionados por sus situaciones e intereses particulares, y que hoy leemos con estupefacción. Esta referencia que me hizo interesarme por ellos por su paralelismo con el mundo actual, en el que también encontramos posicionamientos, basados en supuestos principios irrenunciables, e igualmente avalados por expertos de uno y otro bando, y que son  manifiestan como radicalmente irreconciliables.

La interpretación tanto de Menand como de Fesmire es que efectivamente el pragmatismo filosófico trata de pensar cómo conducirnos en la vida, individual y colectivamente, prescindiendo de los valores y principios absolutos, para tratar de generar situaciones en las que sea posible la pluralidad y la convivencia entre personas y grupos necesariamente diferentes.

Desde un punto de vista más próximo a la actividad intelectual, por ejemplo, en relación con los trabajos de investigación que trato de llevar adelante o en que colaboro como tutoro cosas así, también me parece de interés la manera de explicar los límites del conocimiento, y su validación en la experiencia, tanto como punto de partida, como en cuanto a sus resultados – provisionales. Suelo insistir en tratar de identificar los límites de lo que pensamos o producimos como instrumentos – en el lenguaje de Dewey sería quizás definir la situación: de dónde vienen las cosas, cómo y quién define los problemas, cuáles son precisamente y para qué sirven los modelos, instrumentos o herramientas que empleamos, qué alcance tiene la aplicación de nuestras propuestas, qué cosas son las que dejamos fuera de nuestros análisis, etc.

La idea de escenarios que ensayamos en nuestra imaginación, como si fuera una especie de partida de ajedrez, también me parece de gran interés, y muy próxima a la idea que tengo de lo que debería ser un proyecto en arquitectura o urbanismo.

Save

Save

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s