¿Qué país ostenta el récord mundial en tipos marginales sobre la renta?

owens3.jpg
Imagen: Jesse Owens, en el podio en Berlín. fuente:

https://thejewelerblog.wordpress.com/2013/11/11/jesse-owens-1936-olympic-gold-medal-could-fetch-more-than-1-million-when-it-hits-the-auction-block-later-this-month/

David Patiño Rodríguez

Como ha sido año olímpico, me he animado a escribir este post en el que comento un pasaje de la tantas veces citada y posiblemente menos leída obra de Piketty, El capital del siglo XXI[1]. En concreto, la parte que ha motivado la pregunta que titula el post y que vengo planteando a mis estudiantes y que ahora le hago al lector. Le puedo adelantar ya que la casi totalidad de los que me han respondido han errado y les invito a que se autoevalúen pues podrán comprobar si han acertado unos párrafos más adelante, cuando le revele la respuesta. Coincido con Piketty en que refleja un aspecto que, una vez superado la perplejidad que ocasiona su conocimiento, constituye una enorme lección de sociología de la imposición.

La realidad es que un sistema impositivo es el resultado del conjunto de valores que imperan en una sociedad en un momento determinado y su evolución explica igualmente los cambios en la ideología imperante en dicha sociedad. Estos cambios pueden producirse, como en el ejemplo al que me estoy refiriendo, de un modo impresionante.

El misterioso pódium lo encabeza, como podrá haber imaginado algún lector avispado después de haber leído los dos primeros párrafos, EEUU. Piketty cuenta como, de manera sorprendente desde la perspectiva actual del mundo, EEUU mantuvo el récord mundial desde una doble perspectiva[2], ambas igualmente asombrosas. Me refiero al nivel, que es increíble desde nuestra forma actual de concebir la realidad y al periodo de tiempo durante el que estuvo vigente, lo que denota que no fue una medida puntual por motivo de urgencia pues EEUU mantuvo dicha política durante las tres décadas que van desde la II Guerra Mundial hasta el principio de la década de los 80. Durante este intervalo de tiempo, el tipo impositivo marginal máximo no bajó del 90%. Es verdad que alcanzó un pico del 98%, explicado, en este caso, por la urgencia de la guerra, pero llama la atención la permanencia en el tiempo de la política cuando la comparamos con la polémica que generó en todo el mundo la propuesta de elevar el tipo máximo al 75% al inicio del mandato de Hollande…y que acabó considerada inconstitucional.

Igualmente sorprendente es la medalla de plata de esta peculiar competición. De nuevo, Dinamarca y Suecia fueron derrotadas por un país que no nos imaginaríamos como es Reino Unido. Y también sorprende que si bien no consiguió el primer puesto mantuvo una encarnizada lucha con el líder. Tras ellos se sitúan Alemania y Japón, no obstante, en su caso con trampa porque en ambos casos sí se consiguieron sus marcas de modo puntual, precisamente cuando estaban gestionados por la administración norteamericana que fue la responsable. En el resto del periodo considerado sus marcas fueron mucho más bajas, igual que el resto de países de Europa continental.

Una vez resuelto el misterio, se podrá imaginar el lector que los niveles actuales de la imposición personal sobre la renta en los países a los que nos referimos datan de principio de los años 80. En ese momento, las administraciones de Thatcher y Reagan procedieron a una bajada de tipos impositivos, igualmente increíble, que los llevó al 40%, nivel al que estamos mucho más familiarizados porque una década después se generalizó en todo el mundo y es el que ahora consideramos como “normal”.

Una vez hecha la pregunta a mis estudiantes y viendo sus caras de perplejidad paso a preguntarles por las razones por las que creen que el mundo anglosajón estableció tales tipos. Alguna mano se levanta para indicar que se haría para recaudar niveles elevados, a lo que yo respondo repreguntando si están seguros de que el Estado recaudaría algo con tales tipos. En realidad el impuesto no era “confiscatorio”, como lo califica Piketty, aunque su explicación es la adecuada. Tales tipos prohibían que nadie pudiera obtener ingresos a partir de un determinado nivel y eran el reflejo de una sociedad que limitaba la desigualdad permisible, estableciendo un límite a los ingresos, pues nadie trabajaría o exigiría un salario por encima del mismo si esos ingresos irían al Estado casi en su totalidad.

Desde luego tiene mucho interés el cambio producido en los años 80. Los valores de la sociedad habían cambiado hasta hacerla tolerante con desigualdades ilimitadas en los ingresos. Se popularizó la teoría del goteo según la cual, cuanto más rico fueran los ricos, mejor nos iría a los demás porque la prosperidad de los niveles altos de la distribución de renta revertiría a los niveles inferiores a través de inversiones generadoras de valor, empleo, etc. Los cambios en los valores imperantes se transformaron en cambios en la estructura del impuesto sobre la renta.

El historiador Fontana explica con detalle[3] cómo se forjó, o al menos aceleró el cambio ideológico que propició lo que Krugman ha etiquetado como “la gran divergencia” y que ha dado como resultado un espectacular enriquecimiento, aún más, de los ricos acompañado del estancamiento o retroceso de la situación de los trabajadores y las clases medias. Fontana describe cómo se gesta el programa político e intelectual que posibilitaría los cambios que se produjeron entre los que la enorme bajada impositiva que estamos analizando representaba un instrumento esencial. En esa génesis cita como hito el informe confidencial que Lewis Powell[4] hiciera para las Cámaras de Comercio norteamericanas en agosto de 1971. Dicho informe aboga por combatir las ideas contrarias al “sistema de libre empresa”, y establece la educación como principal campo de batalla. El informe defiende que las empresas influencien la política, lo que se tradujo en un incremento de financiación a los partidos y en particular al demócrata, pero sobre todo en una ofensiva hacia las amenazas al mundo de la “libre empresa” procedentes de la universidad y del mundo intelectual. En concreto, propone planes para limpiar las universidades y vigilar los libros de texto, en especial los de economía, ciencia política, y sociología y actuar con firmeza contra “los Nader, los Marcuse y otros que buscasen abiertamente la destrucción del sistema”. Es paradójico que, lejos de considerarlas como secundarias o “poco importantes”, el énfasis del programa se pone en las humanidades, la historia, la filosofía, la economía,… y en la práctica propició una campaña de financiación enorme que pretendía generar y difundir los principios del liberalismo económico y la ideología liberal en general. La coincidencia en el tiempo de este proceso y el principal que abordamos en post nos hace sospechar la más que probable relación de causalidad que se pudo producir entre ambos.

#referencias

[1] Piketty, T. (2014), El capital del siglo XXI, Fondo de Cultura Económica, Madrid.

[2] En el capítulo XIV, el impuesto confiscatorio sobre ingresos excesivos: un invento estadounidense.

[3] Fontana, J. (2011), Por el bien del imperio, Pasado y Presente, Barcelona, capítulo 11.

[4] https://en.wikipedia.org/wiki/Lewis_F._Powell_Jr.

 

 

Anuncios

3 comentarios en “¿Qué país ostenta el récord mundial en tipos marginales sobre la renta?

  1. Muy bueno Patiño!!!, quizás aclarar un poco más el tecnicismo para los no economistas… el tipo marginal, al menos al que te refieres aquí, era el que correspondería a las personas con los ingresos más altos, era así no? Más o menos…
    Leo esto: http://www.elblogsalmon.com/conceptos-de-economia/que-es-el-tipo-marginal-del-irpf

    Y lo de la educación, tremendo… Supongo que se limitarían a los principales centros del conocimiento y quizás a las revistas y congresos más prestigiosos, y a partir de ahí los demás seguirían/mos como corderitos… Hipotetizo sobre esto último…

    Saludos!! jpl

    Le gusta a 1 persona

  2. El marginal es el que se aplica a un euro adicional que cobraras…o al último que ganaste. Sorry podría haber empleado otro título.
    Lo de la educación fue en todos los niveles, que se lo digan a Francis Fukuyama si alguien hubiera pagado algo por su bodrio en otras condiciones y por ahí lo tendrás, millonario el tío…

    Me gusta

  3. David, muy interesante y necesario este post. Nos recuerdas que los datos históricos invalidan todos los mantras neoliberales, que por mucho que se repitan no son ciertos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s